Desertores de Mayo alegrarían la semana de Mestre y Negri

El domingo, los radicales podrían celebrar muchas victorias locales

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El próximo domingo, los dos candidatos radicales, el oficial y el disidente (Ramón Mestre y Mario Negri), celebrarán las victorias municipales que les ofrenderán los muchos candidatos a intendente y a jefes comunales que anticiparon los comicios locales.
El domingo vecinos de 127 municipios y comunas elegirán sus gobiernos locales, y la ocasión será ideal para que los principales opositores al peronista Juan Schiaretti celebren muchas victorias.
La gran mayoría de esas localidades son administradas por radicales, pero también algunos hay macristas, vecinalistas y peronistas. Por ello, se prevé que sea un súper domingo para la UCR, que intentará imponer la provincialización de los resultados, algo así como un “anticipo” de lo que podría suceder el 12 de mayo, cuando se vote gobernador. Naturalmente, desde el oficialismo provincial señalarán el dato de que se trata de comicios municipales y que no corresponde extrapolar a todo el mapa de Córdoba lo que suceda en algunos municipios y comunas.
La mayoría de los intendentes y jefes comunales del radicalismo que convocaron para el domingo buscan sus reelecciones, y lo hacen despegando su suerte de los candidatos a gobernador surgidos de sus filas. Ni por asomo quisieron exponerse al efecto arrastre de los protagonistas de la lucha provincial.
Esa actitud individualista, aunque llena de lógica política, es una constante en los jefes locales de la UCR, que desde hace dos décadas hacen padecer a los candidatos a gobernador.
Los desertores de la elección del 12 de mayo perjudican a sus candidatos a gobernador, ya sea Mestre o Negri, al eludir el compromiso. No obstante, el domingo les darán a los dos la posibilidad de alimentar el ánimo triunfalista, un ingrediente fundamental en cualquier campaña electoral.
Mestre podrá celebrar con Myrian Prunotto, en Estación Juárez Celman; con Oscar Saliba, en Huinca Renancó; pero también en Villa del Rosario, Luque o Balnearia.
Negri, en tanto, lo haría seguramente en General Cabrera, con Marcos Carasso; porque más imprevisible es lo que podría suceder en Capilla del Monte con su hermana Gabriela (además de que sería un festejo muy endogámico).
Incluso el candidato a intendente de la UCR, Rodrigo de Loredo, tendría motivos de alegría en Río Primero, con Guillermo Crucianelli, si bien el resultado no tiene relación alguna con su futuro en la ciudad de Córdoba.

Protagonismo
Las fotos levantando los brazos de los ganadores son un insumo imprescindible para los candidatos en el recorrido hacia el 12 de mayo, más aún cuando la campaña comenzó con Schiaretti copando el escenario. El gobernador que va por su reelección tuvo un alto protagonismo con el Congreso de la Lengua y la inauguración de un tramo de la Circunvalación; y más podrá ofrecer cuando estrene el puente que curza el lago San Roque.
Fuentes radicales admiten que Schiaretti sacó más ventaja con todo ello, pero confían en que ahora les toca reducirla con el triunfalismo que emanaría de una amplia victoria, aunque previsible, el próximo domingo.



Dejar respuesta