Campaña sin candidatos en Instituto

A pesar de que no hay fecha exacta de los comicios y la renovación de autoridades, en Alta Córdoba las arenas políticas se mantienen calmas.



Por Federico Jelic
[email protected]

Mientras Instituto Atlético Central Córdoba termina de redondear una de las peores campañas en la B Nacional, el espectro político se mueve en silencio por Alta Córdoba. Sin fecha confirmada de acto eleccionario, hasta el momento no hay candidatos oficiales de aquellos que pugnarán en las urnas y en la consideración del socio en la renovación de autoridades. Porque incluso el actual presidente, Gastón Defagot, no volvió a dar indicios de su posible continuidad, aunque se presume que no intentará seguir en el poder.
En esa jungla de apellidos y de propuestas hay un amplio abanico pero poco se conocen sus alcances. Hasta el momento no hubo pronunciamientos ni nada, ni siquiera de parte del oficialismo, un tanto desgastado después de la floja temporada deportiva y después de afrontar un fuerte frente de tormentas con deudas al plantel y las arduas negociaciones con Futbolistas Argentinos Agremiados.
Sin embargo, todo sigue abierto y cualquier especulación puede darse como válida. En un primer momento Defagot había anunciado a los socios que los escrutinios se llevarían a cabo después de junio, aunque después deslizó la posibilidad de que se concreten en mayo, como para que la comisión directiva que asuma pueda armar el nuevo equipo. Pero no solo que no hay respuestas institucionales, en sintonía con la política, donde hay más gente que buscará apoyar al ganador que postulantes a poner la cara en el proyecto. Nombres hay de sobra, pero cabezas de alguna lista, nada.
Del lado del oficialismo, de los que hoy son gobierno en el club, quien había surgido con fuerzas y con toma de decisiones fue Roberto Castoldi, vocal de la comisión, siempre muy cercano a Defagot. No obstante su perfil público fue bajando después del incidente que le valió una denuncia policial por presuntas agresiones al ex directivo Gustavo Núñez al término del partido con Agropecuario. Más allá de su contradenuncia, la discordia de palqueros opacó su imagen y no volvió a tener más trascendencia, salvo algunas declaraciones dando la cara cuando ocurrió el paro del plantel ante los haberes retrasados en este mes.
Y está claro que ni Atilio Pedraglio, histórico dirigente, y Mario Cavagliatto, responsable del área básquet que hoy figura en los primeros planos de la Liga Nacional, quieren ser cabeza de ningún proyecto. Por eso sus respectivos hijos, Daniel y Juan Manuel, forman parte de la cúpula directiva y en la mesa chica. Pero en principio ellos tampoco aceptarían el cargo de presidente.
El ex mandatario del club Ricardo Morellato también se mostró contrario a la idea de presentar una lista, pero cada vez que tiene un micrófono por delante no deja de ungir a Tomás Roqué como una eventual opción de la oposición, por más que el propio Roqué aún no tuvo un pronunciamiento político.
Otro hombre que nunca pasa desapercibido en la escena es Gustavo Beggiato. El empresario de turismo, que fuera parte del proceso de Morellato, enfatizó en la necesidad de una unidad, sobre todo para generar recursos en los primeros meses de gestión. De su boca solo salió el apoyo total a la conducción elegida, pero de armar alguna fórmula, no quiere ni hablar.

El otro “camionero”
De acuerdo a trascendidos, un apellido que no habría que descartar es el de Edgar Lujan, hombre ligado al gremio de los camioneros, donde es secretario General tesorero en el sindicato de Córdoba y con fuerte influencia a nivel nacional, donde es tesorero. ¿Cuáles son los lazos que lo unen con Instituto? Precisamente los camiones, con estrecha relación con Cavagliatto, empresario y propietario de una firma importante en el rubro. Más allá de ser hincha y socio desde hace tiempo, no es noticia el hecho de que sea invocado su nombre en diversas charlas de café. Y como Cavaglitto es uno de los gurúes en armar candidatos a presidente junto con Pedraglio (ese binomio fue el que le dio el espaldarazo al propio Defagot), no se descarta de que pueda convencer a Luján a que presente oficialmente su candidatura, con los notables-palqueros de siempre apoyando desde las sombras y sin figurar en la lista.
De hecho, incluso había rumores que indicaban la convocatoria del ex delantero goleador Daniel “Miliki” Jiménez como manager deportivo o en otro cargo de poder. Luján tampoco dio declaraciones al respecto.
En tanto, no hubo novedades con Leonardo Limia (de la Secretaría de Equidad y Promoción de Empleo) , más abocado a la política en un año electoral, además de quedar herido después de caer en los comicios contra Defagot en 2016; ni tampoco de Adrián Brito, titular del gremio de los canillitas y también elemento del Justicialismo cordobés, en el Concejo Deliberante. Más allá de algunos amagues, finalmente se abstuvo de participar en otras ocasiones y en esta oportunidad tomaría la misma medida.
De esta forma, no hay grandes candidatos en danza. El oficialismo no suelta prenda y Defagot, máxima autoridad de la institución, aún no definió su futuro.

¿Se adelantan las elecciones?
En la reunión con los socios, Defagot clarificó el panorama al decir que según el estatuto, el llamado a los escrutinios debe darse después de presentar el tercer ejercicio económico de memoria y balance, es decir, después de junio. Esta situación motivó a ciertos cuestionamientos de parte de la oposición, ya que el plantel ya estaría conformado para esa fecha, sea agosto o septiembre, y las nuevas autoridades no habrían tenido injerencia en el armado del futuro plantel. Fracasó el plan de unir a todos los frentes políticos en la conformación de la base de jugadores, por eso ahora desde el oficialismo procuran la autorización de Sociedad de Personas Jurídicas en función de lograr adelantar los comicios para mayo. Hasta ahora, el permiso no fue aprobado.
Hay tiempo pero tampoco tanto como para descuidar los intereses del club. Instituto se encuentra en Concurso Preventivo, antes de fin de año debe abonar la primera cuota a los acreedores (sería una suma cercana de tres millones de pesos), mientras tanto, desde la comisión apuntar a cobrar los Mecanismos de Solidaridad por la venta y formación de Ramón “Wanchope” Ábila, Javier Correa y Silvio Romero. Ese auxilio económico significaría un ingreso de 4 millones de pesos, alivio financiero para poner en orden las cuentas del club al menos en el primer semestre del año.
Pero la noticia es que a menos de dos meses de las posibles elecciones, la arena política de Instituto se mantiene inmutable, sin reacción, con un oficialismo que no se decide a actuar y una oposición aún no conformada, sin bases ni postulantes. Lo único que los une son los colores, porque alianza y unidad no son palabras corrientes en la sede del club de Alta Córdoba por estos momentos.



Dejar respuesta