Para polarizar con Schiaretti, Negri denuncia acuerdo PJ-K

En el mestrismo aún calculan los efectos de la caída de la candidatura de Carro



Por Alejandro Moreno
[email protected]

El desbarranco de Pablo Carro fue la gran noticia del sábado, en el cierre de listas para la elección del 12 de mayo. El anuncio de que el kirchnerismo bajaba sus candidatos para colaborar con el peronismo envalentonó a los negristas, que creen beneficiarse por la diferencia entre lo que suma y lo que resta al oficialismo la decisión K.
En el mestrismo consideran que los kirchneristas se replegaron ante la certeza de que recibirían una paliza en las urnas, pero afirman no haber reflexionado sobre cómo les impacta en su futuro electoral inmediato. “Nuestro rival sigue siendo Schiaretti”, dicen. Incluso, Ramón Mestre se ha mantenido en silencio frente a la novedad.
Los negristas, en tanto, se muestran alertas. El propio Mario Negri hizo declaraciones públicas sobre el tema: “El kirchnerismo y Schiaretti hicieron público el acuerdo que tenían. No me asombra. Ahora las cosas están claras”. Para el candidato de Córdoba Cambia, la caída de Carro “es una prueba irrefutable del pacto que denunciamos y siempre negaron”. Y agregó: “los cordobeses saben quién es quién. El 12 de mayo esto va a quedar demostrado en las urnas”.
Negri recordó que “en 2011 el PJ de Córdoba bajó su lista de diputados nacionales para favorecer a Cristina Fernández de Kirchner, y en 2018 votaron juntos para excluirme del Consejo de la Magistratura”.
Además, señaló que el año pasado, en el Senado “impidieron el desafuero de la ex presidenta y modificaron la Ley de Extinción de Dominio para que no alcance a los bienes robados durante el gobierno anterior”.
El cálculo negrista es que la fórmula Schiaretti-Calvo no recibirá demasiado de parte de Carro. El voto peronista ya se había fugado y el progresista difícilmente vaya a la canasta peronista.
En cambio, el acuerdo PJ-K permitiría a Negri jugar más a fondo en el esquema de “doble campaña”, plan que consiste en disputar con Schiaretti en el escenario provincial y en el nacional también.
En el nivel provincial, los golpes irán por la necesidad de un cambio después de dos décadas en las que los principales problemas de Córdoba no se habrían solucionado; peor aún, estarían más complicados. Esto ya se viene ensayando en los primeros discursos de campaña.
En el nivel nacional, la denuncia de un acuerdo entre Schiaretti y Cristina Kirchner, entienden los negristas, permitiría atraer con mayor seguridad el voto anti-K que demostró ser tan numeroso en la provincia de Córdoba en 2015.
En el evento de presentación de los candidatos, que se hará esta tarde en el hotel Quorum, posiblemente Negri repiquetee con el pacto.
El objetivo de los negristas es polarizar con Schiaretti, intentando con ello que el tercero en discordia, el radical Mestre, no sume tanto como para impedir una lucha pareja por la Gobernación de Córdoba.



Dejar respuesta