Calvo vicegobernador, contrapeso político a Llaryora

Finalmente, Juan Schiaretti ungió a Manuel Calvo como su compañero de fórmula. Al igual que Martín Llaryora, Calvo es oriundo del departamento San Justo, y es de esperarse que su postulación haga subir sus acciones en la circunscripción.

Por Felipe Osman

La definición de la fórmula provincial se hizo esperar, y al llegar, sorprendió. Durante los meses previos barajaron muchos nombres. Se habló, en algún momento, de una posible candidatura de Natalia de la Sota para contener al delasotismo tras la trágica muerte de su fundador. Se especuló luego que quién acompañaría a Juan Schiaretti en la contienda electoral del 12-M sería alguien de la mesa chica del propio gobernador y cobraron fuerza los nombres de Ricardo Sosa, ministro de Obras Públicas y Financiamiento, y Carlos Gutiérrez, principal espada legislativa de justicialismo cordobés. E incluso se pensó en la hipótesis de que Facundo Torres, intendente de Alta Gracia, podía formar parte del binomio como una especie de “tapón generacional” al crecimiento de Martín Llaryora.
Aunque ninguno de estos nombres fue finalmente el elegido, esta última teoría parece haber quedado –cuanto menos- parcialmente justificada. Schiaretti eligió como candidato a vicegobernador a Manuel Calvo, un funcionario joven (41 años) que se desempeña actualmente como secretario de Comunicación y Conectividad, y que al igual que Martín Llaryora es oriundo del departamento San Justo, bastión desde el cual el sanfrancisqueño construyó su carrera política y reducto que espera sostener fiel a sí.
Aunque de origen delasotista, Calvo ocupó su primer lugar de relevancia en el gabinete provincial durante el primer mandato de Schiaretti, cuando fue designado como secretario de Gobierno. Formó parte, luego, del gabinete de José Manuel de De la Sota para volver a recalar en El Panal en la actual gestión provincial.
Con un traje de candidato que, si las encuestas no se equivocan, seguramente cambiará por uno de vicegobernador, las acciones de Calvo en el departamento San Justo suben considerablemente. El funcionario –que en 2011 fue electo como legislador departamental- ha crecido a la sombra de Martín Llaryora, pero el sanfrancisqueño quedará avocado a la gestión municipal de la capital si logra conquistar el Palacio 6 de Julio en los próximos comicios.
Con Calvo en la fórmula provincial, el peronismo pone un contrapeso político al crecimiento de Llaryora, que sin este “balance” y llevando adelante una buena gestión del Palacio 6 de Julio se vería, en el 2023, parado sobre el primer y el cuarto departamento de Córdoba. Sumando la población de cada uno, ésta representa poco menos que la mitad de la población de la provincia.

Vigo, gran ganadora en Capital
La primera dama provincial, Alejandra Vigo, es sin lugar a dudas una de las grandes ganadoras que dejó el cierre de listas. La actual diputada nacional competirá como legisladora departamental por la capital y, además, consiguió posicionar en la lista de concejales de Hacemos por Córdoba a cuadros que le responden fielmente.
Trascartón, la ausencia de Olga Riutort en la fórmula municipal implica para Vigo la ausencia de una competidora directa por el liderazgo en la capital, y el ungimiento de Manuel Calvo, un contrapeso para las expectativas de crecimiento del candidato a intendente después de 2023.
En una campaña en la que el peronismo buscará dejar de lado las encuestas que lo muestran como el claro favorito para concentrarse en el recorrido del territorio, los candidatos desdoblarán sus agendas en la capital para intensificar su presencia en cada actividad proselitista. Allegados a quienes diseñan la campaña del justicialismo aseguran que Vigo se mostrará acompañada por Calvo durante su participación en cada actividad.



1 Comentario

  1. Considero que no resulta acertada la elección de calvo como candidato a vicegobernador. En su lugar hubiese elegido a otra persona más capaz y de sexo femenino. Calvo ha ocupado casi todas los espacios del gobierno de la provincia y no se le conoce nada que pueda sobresalir, y como subsecreatrio del Ministerio de agua, servicios, públicos, etc, no tenía ni la menor idea de lo que sucedía en los diques de la provincia. Un fiasco. Mejor que a Juan no le suceda nada en su salud, porque resultaría poco confiable quedar en sus manos!!

Dejar respuesta