Riutort no pasó el filtro del PJ (pero Llaryora insiste)

Por Yanina Soria
[email protected]

A cuatro días del plazo fatal para anotar las candidaturas que competirán el próximo 12 de mayo y después de casi dos meses de negociación, ayer en el PJ dieron por derrumbado el principio de acuerdo que existía entre Olga Riutort y Martín Llaryora.
Desde allí trascendió que, finalmente, la ex concejala no sería la compañera de fórmula del diputado nacional en los comicios municipales y, por ende, como viene ocurriendo desde hace muchos años, el peronismo cordobés otra vez terminaría compitiendo divido. “Síndrome Cambiemos”, ya comenzaron a quejarse algunos hacia dentro del pejotismo. Según había trascendido desde el entorno de la ex concejala y del vicegobernador en uso de licencia, después de muchos idas y vueltas y de tires y aflojes, las conversaciones habían llegado a buen puerto, tanto que la expectativa estaba en poder oficializar ese acercamiento justamente entre hoy y mañana. La rúbrica final debía venir del jefe político máximo de la ex UPC, el propio gobernador Juan Schiaretti. Sin embargo, frente a esa supuesta “fumata blanca”, en horas de la siesta de ayer desde el Centro Cívico hicieron saber que la ex concejala finalmente no había logrado sortear el filtro final: la estructura del PJ desaprobó su candidatura. Según se indicó, más precisamente, tanto desde el comando de campaña como los consultores que trabajan con el Panal consideraron que Riutort terminaría restando más de lo que podría sumar en una eventual fórmula junto a Llaryora. Por eso, la bajaron. La resistencia que la ex esposa de José Manuel de la Sota genera en algunos sectores del peronismo cordobés es un dato que Llaryora maneja desde el momento en que comenzó la negociación. Desde su entorno siempre sostuvieron que el candidato (aún no oficializado) tenía la venia del gobernador para elegir y cerrar a su vice a intendente, incluso, si se trataba de Riutort. Por eso, ayer después de que se diera por caída la operación con la ex edila, el diputado nacional mantuvo una reunión con su círculo más íntimo para ver cómo seguir. Mientras que la mujer no sólo reconoció públicamente ese diálogo sino que además dijo: “Yo sigo pensando que con Martín seríamos una fórmula muy fuerte, pero no está en mi esa decisión (…) Mi buena voluntad siempre estuvo. El volver a casa siempre estuvo. El volver a eso me entusiasma”, señaló en declaraciones a radio Mitre. Desde el lado de la ex funcionaria provincial dejaron la pelota picando en la cancha de Llaryora mientras que, de manera preventiva, sus equipos retomaron a contrareloj el armado de la lista y comenzaron a preparar todos los papeles que hagan falta para anotar la candidatura de la titular de la “Fuerza de la Gente” el próximo sábado. Con o sin el PJ, Riutort tiene decido jugar fuerte el próximo 12 de mayo. Sin embargo, el dato político al cierre de la jornada fue lo que trascendió de la reunión de Llaryora con los suyos. Se conoció que el diputado nacional no da por caída aún las conversaciones con la ex concejala y, excepto que sea el máximo conductor del PJ quien se lo pida, seguirá trabajando por la unidad de todos los sectores del peronismo. La esperanza de acordar, sigue en pie. A rigor de verdad, de la grilla de posibles compañeras de fórmula que sonaron para el sanfrancisqueño, la única con capacidad de traccionar algo de votos que hoy no están en la canasta del PJ, es Riutort. De allí la insistencia del vicegobernador en uso de licencia. Ni siquiera, la hija del ex gobernador, la concejala Natalia de la Sota podría sumar votos nuevos, básicamente porque ya está dentro de la estructura partidaria. Anoche, en el mar de especulaciones que generó esta situación, la no asistencia de Llaryora a la reapertura del Teatro del Libertador San Martín disparó todo tipo de hipótesis, entre ellas, la posibilidad de que se bajara de la candidatura. Cosa que fue inmediatamente desmentida desde su entorno. La realidad es que en el peronismo cordobés se comenzaron a vivir horas de tensión que prometen extenderse durante la jornada de hoy. El desafío de la conducción partidaria será evitar que la sangre llegue al río.



Dejar respuesta