El FIT arma listas provinciales pero tiene la cabeza en octubre



Por Bettina Marengo

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores versión Córdoba espera el acuerdo nacional entre las tres fuerzas que lo integran (Partido de los Trabajadores Socialistas, Partido Obrero, e Izquierda Socialista) para defi nir el reparto de lugares en las listas para las elecciones de gobernador y legisladores provinciales, y de intendente y concejales. Pero la puja de fondo entre Liliana Olivero de la IS y Eduardo Salas del PO, las dos caras más conocidas del Frente, será por la primera candidatura a diputado nacional en las elecciones de octubre. Ambos aspiran a convertirse en el primer representante de la izquierda clásica cordobesa en el Congreso de la Nación. Lo más cerca que estuvo el espacio de llegar a Diputados fue en 2013, cuando Olivero denunció a la UCR de “robarle” la novena banca por Córdoba, que fi nalmente fue ocupada por Diego Mestre. En esa oportunidad, el FIT pidió la apertura de 2.260 mesas donde se anularon votos de las PASO que supuestamente eran válidas para las generales. La Cámara Electoral denegó el pedido.
En cuanto a Laura Vilches, referente del PTS, su intención es repetir mandato en la Legislatura y quedará afuera de la pelea de octubre porque su partido tendría la candidatura presidencial con Nicolás del Caño. En ese escenario es posible, aunque recién esta tarde se definiría en el marco de la Mesa Nacional del FIT, que Olivero encabece la lista a la Gobernación del Frente y que la secunde Salas. Pero el acuerdo es que ninguno de ellos utilizará la chance de la doble candidatura aprobada el año paso, por lo que no asumirían como legisladores en la Unicameral. En tal caso, cobra relevancia la lista de legisladores. Si hubiera seguridad de que el Frente repetirá la buena cosecha de los comicios provinciales del 2015, cuando obtuvo en el tramo legislativo unos cien mil votos y pasó de una a tres bancas en la Unicameral, no habría dificultades en el orden de los nombres que integrarán la nómina unidistrital, porque quedaría una banca para cada partido. Entre Ezequiel Peressini de la Izquierda Socialista, Soledad Díaz García, Cintia Frencia o Jorge Navarro del Partido Obrero, y Vilches del PTS estarían los tres primeros candidatos a parlamentarios cordobeses. En caso de que se reduzca la representación, los referentes aseguran que se mantendrá el sistema de rotación de bancas que vienen aplicando desde 2011, cuando Olivero (que fue cabeza de lista) tras ejercer como legisladora por dos años, dejó el lugar para que ingresaran Frencia y Vilches, un año cada una. No se los nota muy convencidos a los caciques del FIT de replicar la buena elección provincial de 2015. No tanto porque en la Boleta Unica de Sufragio habrá otras dos ofertas de izquierda, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) con la candidatura de Luciana Echeverría y el Nuevo MAS, con la postulación de Eduardo Mulhall, sino por el escenario en general, donde algunos prevén una fuerte polarización entre el oficialismo de Hacemos por Córdoba y las dos opciones que pondrá la UCR-Cambiemos. Sin embargo, un schiarettismo aparentemente consolidado a nivel gobernación es visto por algunos como un aliciente para que el electorado no utilice el llamado “voto útil” con el fin de detener un supuesto mal mayor y busque poner un límite al oficialismo en la Legislatura. A ese voto “libre” o mejor dicho “líbero”, habitualmente reacio a los partidos tradicionales, apostará el FIT. Olivero, Vilches y Salas, en respectivos diálogos con Alfil, coinicidieron en destacar que el elector de esa izquierda sabe que “lo que vota, es”. “Voto coherente y programático”, definen. En ese sentido, pero en las antípodas de la colorimetría ideológica, es similar al de Aurelio García Elorrio, el candidato de Encuentro Vecinal Córdoba. Por otra parte, en el Fit también creen que pueden pasar el cedazo entre filoradicales enojados por la ruptura, peronistas que no gustan del acuerdo con lo que llamaron “la pseudo izquierda” (por el Socialismo y el GEN), y kirchneristas que desconfían de un ulterior acercamiento de Unidad Ciudadana con el PJ. Transversalmente hablando, apuntan a un voto de mujeres, a partir del trabajo en relación al #Niunamenos y al debate por la legalización del aborto, y a un voto de jóvenes y de trabajadores. En cuanto a las elecciones en la ciudad de Córdoba, si bien el FIT quedó en 2015 relativamente cerca de ubicar a un concejal, se trata de un escenario menos prometedor que el legislativo provincial. Vilches sonó en algún momento para ir como candidata a intendenta (con el objetivo de llegar al Concejo si le da el D´Hont) pero eso estaría desinflado. El sistema electoral del municipio indica que el ganador se lleva la mitad de los concejales (son 31 más el viceintendente) y la otra mitad se reparte entre segundas, terceras y cuartas fuerzas. Con casi 23% de los votos, por caso, Tomás Méndez obtuvo ocho escaños hace 4 años. El FIT, en esa misma elección, logró el 3,5% de los votos y no tuvo lugares. Más allá de las dificultades, la idea es presentar lista, al igual que en ocho municipios que eligen intendente el 14 de abril y en una decena de los que votan el 12 de mayo próximo.



Dejar respuesta