Aristas inagotables

Bajo el título de “Mystify”, y con la dirección del realizador australiano Richard Lowenstein, responsable de muchos de los videoclips más recordados de grupo INXS, se estrenará en el Festival de Cine de Tribeca un documental que se centra en el cantante Michael Hutchence, fallecido en 1997.



Por J.C. Maraddón
[email protected]

Por más que costó horrores que la producción llegara a buen término, la excelente performance de la película “Rapsodia Bohemia” ha disparado un sinnúmero de proyectos de filmes biográficos sobre estrellas de rock, un fenómeno que se había insinuado ya en las plataformas de streaming y que ahora se potencia en la gran pantalla. Para mayo, se anuncia, por ejemplo, el estreno del filme “Rocketman”, donde el actor inglés Taron Egerton representará en la ficción a Elton John, héroe indiscutido de la música pop de todos los tiempos que, al igual que Freddie Mercury, puso en jaque los tabúes sexuales de su época. Sin embargo, antes de que llegue a las salas cinematográficas ese largometraje dirigido por Dexter Fletcher, será presentado en el marco del Festival de Cine de Tribeca un documental que se focaliza en un cantante fallecido en 1997 a los 37 años: Michael Hutchence. Al frente de la banda australiana INXS, el vocalista impuso su estilo desfachatado, que contrastaba con la elegancia reinante entre las figuras que se imponían en los años ochenta. Surgido de los escenarios de los bares de Sydney, Hutchence supo brillar tanto en los reductos musicales más pequeños como en los grandes estadios. El proyecto fílmico, del que ya se ha conocido un fragmento de 20 minutos, lleva por título “Mystify”, el mismo que identifica a una canción de INXS que fue el último single extraído del que quizá ha sido su álbum más emblemático, “Kick”. Y la iniciativa está a cargo del realizador australiano Richard Lowenstein, responsable de muchos de los videoclips más recordados de aquel grupo, como los que acompañaron en su momento la difusión de los temas “What You Need”, “Listen Like Thieves”, “Need You Tonight”, “Never Tear Us Apart”, “New Sensation”, “Suicide Blonde”, “By My Side”, “Bitter Tears” y “Heaven Sent”, entre otros. La autoría de la mayor parte de esas canciones correspondía a la dupla conformada por el cantante Michael Hutchence y el tecladista Andrew Farris, verdaderos artífices de esa máquina de fabricar hits que reinó durante más de una década en los rankings de ventas mundiales. Tras el deceso de Hutchence, la formación continuó con la participación de diversos cantantes, aunque jamás se pudo reponer de semejante pérdida. Durante 15 años intentaron sobrevivir a la tragedia, hasta que en 2012 anunciaron su despedida. “Nuestra música seguirá viviendo y siempre seremos parte de eso”, señalaron en su comunicado final. Esa infructuosa búsqueda de una continuidad que nunca terminó de consolidarse, se basaba en que INXS siempre había funcionado como un conjunto perfecto de músicos que habían logrado complementarse de acuerdo a las habilidades que poseía cada uno. Aunque podía haber miembros más o menos importantes en cuanto a su participación en la composición y en la puesta en vivo, siempre mostraban un trabajo colectivo que potenciaba el lucimiento de todos sus integrantes. El desequilibrio que provocó el fallecimiento del vocalista, no encontró nunca una solución atinada, y eso derivó en la disolución de la banda siete años atrás. Que ahora se estrene un documental centrado en la personalidad de Michael Hutchence y en su inspiración como responsable de las letras de una gran cantidad de éxitos, puede resultar un acierto de taquilla, si pensamos en el magnetismo del cantante y en el morbo que generan las circunstancias que rodearon su muerte. Pero de ninguna manera podría un enfoque así agotar las aristas que presentó la carrera de una agrupación musical cuyo repertorio es la banda sonora de las vidas de todos aquellos que fueron jóvenes durante la segunda mitad de los ochenta y la primera de los noventa.



Dejar respuesta