Juez, útil a Negri para raspar a Mestre en Capital

El candidato a intendente de Córdoba Cambia aprovechará la limitación de su rival, el radical Rodrigo de Loredo, para marcar sus objeciones a la gestión mestrista. El núcleo de la campaña se concentrará en la ciudad.



Por Yanina Passero
[email protected]

El consenso en Cambiemos sigue siendo una bandera que flamea, cada vez más lejos. Aún se escuchan clamores por la unidad aunque ya nadie duda de que la interna radical se terminará dirimiendo el 12 de mayo, con el gobernador Juan Schiaretti como único observador. La artillería pesada comienza a prepararse y en esos acopios ya asoman las estrategias de campaña.
Puede esperarse que las facciones que hasta hace poco conformaron Cambiemos en Córdoba comiencen a plantar candidatos para rasparse en el interior. Dan por descontado que Ramón Mestre (Lista 3) y Mario Negri (Córdoba Cambia) chocarán en enclaves estratégicos. En consecuencia, habrá “dos candidatos de Cambiemos”, expresión que corresponde al presidente Mauricio Macri, pero en cada pueblo. La pelea territorial pondrá en peligro el mayor capital político de la UCR. La ciudad de Córdoba no será la excepción no sólo por su caudal electoral ineludible en cualquier compulsa, sino porque negristas y macristas creen que su candidato a intendente cuenta con un valor agregado.
A diferencia del exponente radical Rodrigo de Loredo, el exembajador Luis Juez tiene una lengua viperina que pondrá sobre relieve los problemas de cualquier gestión, pero que en la oportunidad, tendrán al actual titular del Palacio 6 de Julio como blanco. El resto de los integrantes del Grupo Balcarce no meterá las manos en el lodo.
Juez, a fuerza de encuestas, terminó siendo un aliado útil en el contexto actual. Su potencial se desprende de la imposibilidad del expresidente de Arsat de plantear objeciones a la gestión mestrista, pese a su nutrido conocimiento de los puntos flacos. Deberá plantear su campaña como un proceso de mejora de lo que está hecho, mientras Juez se servirá del material más atractivo del manual proselitista.
Sin duda Mestre estará entretenido con el presidente del Frente Cívico haciendo campaña en su coto de influencia, pero también el peronismo que está dispuesto a no desperdiciar la que definen como una oportunidad inigualable. Ahora bien, los dardos de Juez se enmarcan en un plan macro que, como era de esperarse, toma por base encuestas de confianza del Grupo Balcarce.
El trabajo estadístico que Córdoba Cambia expuso en su acto del sábado pasado en un reconocido hotel de la ciudad aporta otros elementos para concentrar el trabajo medular en el centro del mapa provincial. Del estudio de Poliarquía se desprende que podría hablarse de empate entre el gobernador Juan Schiaretti y Negri en la Capital; incluso, la supuesta posición de desventaja de Mestre en el sector analizado (dicen que quedaría cuarto) terminaría perjudicando a su delfín De Loredo.
Mestre se burlará de las encuestas recordando algunos papelones recientes de sus autores; el Grupo Balcarce montará en ellas su próximo eje discursivo. La pérdida de competitividad no es producto de la ruptura de Cambiemos, sino de la presunta obstinación de candidatos “poco competitivos”. Justificarán con el supuesto techo de Schiaretti en torno a los 40 puntos en todas sus performances electorales y la hipotética corta distancia a la que se ubica Negri (sólo 7 tantos, contra los 18 de Mestre). La caza del voto útil ha comenzado.



Dejar respuesta