Lavagna en busca de la bendición de Schiaretti

El ex ministro de Economía y precandidato presidenciable, llegará a Córdoba la semana que viene.



Por Yanina Soria
[email protected]

La gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, una de las mandatarias que integra la mesa de Alternativa Federal, pasó ayer por Córdoba. Invitada a participar del ciclo “Mujeres liderando la política” impulsado por Lideresas, fue recibida por la diputada Alejandra Vigo y luego mantuvo un encuentro político con el gobernador Juan Schiaretti.

La nueva coalición política lanzada por el gobernador Juan Schiaretti para los comicios provinciales que implicó el engorde del peronismo local y hasta el cambio de nombre del frente con el que competirán, tiene de fondo un entramado netamente nacional.
La incorporación del socialismo y el GEN a la estructura del oficialismo cordobés fue, en verdad, parte de un pacto político macro. Trabado por el propio mandatario provincial pero en su rol de articulador y principal armador del polo peronista no K, Alternativa Federal, con el que junto a grupo de dirigentes, busca construir una tercera vía electoral rumbo a octubre. Una oferta amplia sin resaca cristinista que, justamente, pueda terciar entre la pulseada macrista y kirchnerista.
Ese polo de poder cuya piedra basa fue puesta por el cordobés junto a su par salteño, Juan Manuel Urtubey, el senador Miguel Ángel Pichetto y el líder del Frente Renovador Sergio Massa, busca expandir sus fronteras ahora. Y Schiaretti es uno de los principales defensores de la necesidad de tejer relación con todos aquellos sectores progresistas del abanico nacional con los que se pueda construir consensos políticos. Adentro del universo de Alternativa Federal ya hay 10 gobernadores del PJ.
En más de una oportunidad, el mandatario provincial mencionó entre los aliados potables al gobernador de Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz, a la titular del GEN Margarita Stolbizer y a la porción del radicalismo encolumnado en Ricardo Alfonsín.
Es en ese contexto es que la nueva alianza cordobesa debe inscribirse. Porque, a rigor de verdad, las delegaciones locales del Partido Socialista y el GEN no son precisamente dos partidos que puedan aportarle al PJ mediterráneo un volumen considerable de votos. A rigor de verdad, tras la muerte del ex gobernador José Manuel de la Sota primero, y luego por la terrible mala praxis de Cambiemos, Schiaretti aparece más fuerte que nunca en las encuestas. Con lo cual, el gobernador tendría amplias chances de ganar su reelección igual, sin la necesidad de sumar nuevos socios.
Entonces, se entiende que el acuerdo local es una consecuencia de lo que se está por gestar a nivel nacional. Es decir, Schiaretti lanzó en Córdoba el modelo de coalición que pretende exportar a la escena central rumbo a las presidenciables. Dentro de Alternativa Federal tanto Urtubey como Massa se mueven con traje de precandidatos.
La semana que viene, llegará a Córdoba otro anotado para suceder a Mauricio Macri en la Rosada, Roberto Lavagna. Si bien la excusa forma es una disertación en la Fundación Mediterránea, la realidad es que esta provincia resulta un distrito fundamental para el ex ministro de Economía por dos razones: la primera, porque es gobernada por un hombre clave en el armado nacional del espacio no K del que pretende respaldo; y la segunda, porque es la jurisdicción donde le ganó a Cristina Fernández de Kirchner en las presidenciales de 2007, pese a que la actual senadora se impuso en todo el país en aquella ocasión.
De allí que en su recorrido territorial nacional, Córdoba aparece como una de las prioridades en su armado. Lavagna coincide con Schiaretti en la necesidad de trabajar en una gran coalición de unidad nacional. Solo que el cordobés sigue creyendo que una gran PASO entre todos los anotados es el mejor camino; mientras que el ex funcionario nacional espera una acuerdo macro en torno a su postulación. Ya logró acercamientos con un sector de la CGT nacional, con el conductor Marcelo Tinelli, buen diálogo con Pichetto y ahora espera la bendición de Schiaretti que ya sumó a su estructura local, a los mismos aliados que busca el economista (Lifschitz y Stolbizer).



1 Comentario

  1. ¡Ummm! Hay que estar muy atentos a quién Schiaretti designa como vicegobernador, si se trata de una figura de peso propio, es muy probable que la estrategia, sea que de sacar una buena diferencia en Mayo, se genere “espontánemente” un operativo clamor para que haga un “renunciamiento”histórico por su Pcia en favor de la Naciòn y se presente como candidato a Presidente de la UNIDAD, tomando el modelo de su nueva coalición, a la que se sumaría Radicales enojados con Cambiemos y Lavagna serìa el ministro de Economìa, posición que le queda mas cómodo al Economista. Es decir un candidato experimentado en GESTION como “el gringo” y un economista experimentado para malos momentos en Lavagna..¡Ah! Ninguno de los dos conteniendo a CFK y sus huestes “frepasistas”. ¡Total, afuera de Còrdoba, no saben todo lo “pendiente” que tiene el Gringo!

Dejar respuesta