Gobierno paralelo



A esta altura, nadie sabe cual será el destino electoral de Olga Riutort: si será la viceintendenta de Martín Llaryora, si irá sola con la lista corta, si se quedará en su casa.

En eso pensaba un operador del olguismo cuando se topó con el periodista.

Periodista: No me diga que estamos a horas del cierre de alianzas y ustedes con el pescado sin vender.

Operador: Se lo digo, así estamos, y creo que nadie, ni mi jefa, sabe que sucederá

P.: Ups, que momento. Le doy el pésame

O.: Por ahora si, pero nunca se sabe. Lo único que le puedo decir, y que tengo claro, es que el gobernador no la quiere, aunque le dará a Martín la libertad para tomar la decisión. Aunque con reservas, le digo.

P.: ¿Por qué lo dice?

O.: Escuche esta conversación que me contó un testigo privilegiado: “Si la querés a Olga, sumala. Pero prepárate para tener un gobierno paralelo a los dos meses”. ¿A usted le parece?

P.: ¿Qué qué me parece? Que efectivamente, el gober no la quiere.



Dejar respuesta