García Elorrio busca ampliar su electorado con inclusiones de centro

El creador de Portal de Belén quiere superar su nicho de votantes católicos y antiaborto, que casi nadie podría disputarle. Aspira a quedar como tercera fuerza provincial con incorporación de “sorpresas” en las listas, y en base a que (según cree) el kirchnerismo y la izquierda disputarán en las mismas aguas.



Por Bettina Marengo

El legislador provincial Aurelio García Elorrio dice que su partido, Encuentro Vecinal Córdoba, se va a convertir en las elecciones del 12 de mayo en la “tercera fuerza de la provincia”, obviamente contando como al radicalismo como uno solo, y cree que desplazará de ese lugar al kirchnerismo de Unidad Ciudadana y al Frente de Izquierda, que salió cuarto en 2015.
Para dar ese batacazo y ampliar su superficie electoral, promete que las listas que presentará el próximo 23 de marzo traerán sorpresas. Una de ellas sería la incorporación de un ex juecista con perfil laico y de centro, con presencia en los medios de comunicación y perfil “anticorrupción” para que ocupe un lugar expectable en el armado.
Es que el creador de la ONG antiabortista Portal de Belén tiene como banco propio un nicho de votos bien consolidado y definido: los sectores católicos conservadores y antiaborto de Córdoba. Con ese perfil, obtuvo en 2015 unos 35 mil votos que nadie podría disputarle. Y en esa misma línea suma el abogado Rodrigo Agrelo, actual titular de Portal de Belén y uno de los números puestos del espacio.
García Elorrio quiere arrimar radicales y peronistas de centroderecha, enojados con sus respectivos partidos, pero sobre todo a un electorado “no ideológico” que busca “nuevas formas de política porque está desengañada con todos”. Para esa ampliación de márgenes, apostará a determinados nombres y a hacer trabajar sus acciones como legislador y su perfil opositor, cincelado con varias denuncias judiciales contra medidas del oficialismo provincial.
Resulta raro, pero el votante que apuesta a sumar García Elorrio es similar al que en algún momento fidelizó Luis Juez y al del periodista Tomás Méndez, que no jugaría en este turno electoral. Claro que el legislador tiene incidencia en las capas medias blancas, mientras que Juez y Méndez se sostienen en sectores más populares y morenos. La posible adquisición de la que se habló arriba encajaría perfectamente con los objetivos políticos electorales de Elorrio porque representa un perfil similar a los mencionados, en su escala.

Dilema
El partido que nació en las elecciones de 2011 presentará por primera vez candidatos a gobernador y vice, porque hasta ahora sólo llevaba lista de legisladores. Este año, según la ley de “doble candidatura” aprobada en 2018 en la Unicameral, los integrantes de la fórmula para el Ejecutivo pueden asumir sendas bancas parlamentarias, si llegan al piso que marque el sistema D’Hont.
Pero García Elorrio votó en contra de la reforma política impulsada por la ahora ex Unión por Córdoba, lo que condicionaría el uso de esa ventaja por parte de su fuerza. En cualquier caso, es una contradicción en la que caerían todos los espacios políticos que rechazaron los cambios en la ley electoral, como el Frente de Izquierda y Juntos por Córdoba. En el partido vecinalista admiten estar “evaluando” qué hacer al respecto.
A García Elorrio lo acompañará en la fórmula, como postulante a vice, la ex delasotista riocuartense (ex peronista, si cabe) Marisa Arias, quien fuera la primera directora del Centro Cívico de Río Cuarto, cuando la ciudad del sur fue designada capital alterna de la provincia por el fallecido ex gobernador José Manuel de la Sota.



Dejar respuesta