Tribus K preparan fórmula progre pero con lista peronista

Si bien los nombres se formalizarán el 23 de marzo, la grilla de candidatos comenzó a tomar forma.

Por Yanina Soria
[email protected]

Mientras Cambiemos recoge sus pedazos intentando recomponer lo que ya está roto y el peronismo cordobés prepara los fuegos de artificios para festejar, el kirchnerismo local puso primera.
La fuerza que tributa a Cristina Fernández de Kirchner (CFK) en la provincia mediterránea sigue adelante con la idea de jugar con lista propia el 12 de mayo y prepara la estrategia con la que esperan terciar en la pulseada entre los aliados y Unión por Córdoba (UPC).
Calculadora y lápiz en mano, las tribus K apuntan a mejorar el casi 10 por ciento cosechado en las elecciones legislativas del 2017 con el gremialista y diputado nacional Pablo Carro encabezando la boleta.
Tal como se anticipó desde estas páginas, el espacio se inscribirá finalmente como Frente Córdoba Ciudadana (igual que en los últimos comicios) ya que la decisión es no usufrutuar el sello por el que la ex presidenta se convirtió en senadora. La idea es, justamente, blindar a la jefa política ante una posible derrota y evitar lecturas que compliquen el camino rumbo a octubre próximo.
Ayer hubo una reunión de la mesa institucional K donde se acordaron algunas cuestiones de cara a la contienda electoral. La primera es que los nombres que completarán la fórmula y la lista de legisladores no se oficializarán hasta el 23 de marzo, cuando venza el plazo de inscripción estipulado en el cronograma electoral. Es la misma lógica que siguen en el peronismo cordobés frente al caos en que se convirtió su principal rival. Para qué blanquear los jugadores cuando todavía no se sabe contra quiénes se peleará.
No obstante, hacia adentro del cristinismo cordobés ya comienzan a asomar con mayor claridad algunas cuestiones que anticipan por dónde irá el armado de la boleta. Por ejemplo que, casi seguro, la fórmula de Carro se completará con una mujer y allí se barajan tres nombres potables: Carmen Nebreda, Cecilia Merchán y Malvina Tosco.
La balanza hoy parece inclinarse por la diputada del Parlasur y referente del Frente Patria Grande ya que la idea de Unidad Ciudadana Córdoba sería llevar una fórmula de exponentes progresistas y encabezar la lista de legisladores con dirigentes peronistas K. Si hay una canasta de donde el cristinismo espera raspar votos es la del peronismo cordobés.
De allí que posiblemente el sindicalista del Surrbac y actual legislador de Córdoba Podemos, Franco Saillén, sea quien ocupe el tercer renglón de la boleta y podría seguirle la parlamentaria provincial y titular del Partido para la Victoria, Carmen Nebreda. Por ahora, esa sería la idea de lo que se pretende para los primeros lugares de la lista provincial con la expectativa de poder contener a todas los núcleos que conforman el universo K en Córdoba.
Por otro lado, en los últimos días y a partir del encuentro de delegados cordobeses K en el Congreso partidario del PJ que presidió José Luis Gioja en Buenos Aires, hubo conversaciones con el ex secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda, para que vuelva a participar activamente del espacio de la delegación local de Unidad Ciudadana. Desde hace tiempo, el legislador que fue uno de los más enfáticos en bregar por la unidad del peronismo cordobés, no estaba yendo a las reuniones aunque siempre aclaró su pertenencia y acompañamiento al proyecto de CFK.

Capital
Para la pulseada por la ciudad de Córdoba el kirchnerismo también prepara su jugada. En las últimas horas tomó mayor fuerza la posibilidad de que el empresario, ex concejal ADN, y actual edil por el Frente Federal de Acción Solidaria, Marcelo Pascual, podría ser el candidato a intendente por Córdoba Ciudadana. Nota al pie: el cristinismo cordobés debe buscar sumar a su estructura dirigentes que además puedan sponsorear la campaña.
El nombre de la hija del histórico dirigente Agustín Tosco, Malvina Tosco, podría ser el que cierre el binomio municipal. Vale aclarar que, por ahora, se trata sólo de conjeturas y fotos del momento que podrían cambiar con el correr de las horas.
Pero lo cierto es que el cristinismo cordobés, con la venia de Buenos Aires, trabaja a todo vapor con intenciones de armar una lista que sea competitiva. Mientras tanto, en el peronismo cordobés no pierden las esperanzas de que finalmente esa boleta no juegue el 12-M.



2 Comentarios

  1. La verdad es que es hora de que dejen el «chamanismo Cristinista» y se ocupen de algún proyecto político VIABLE. Las recientes elecciones en Neuquén demostraron que aùn en la peor crisis del Macrismo no suman mas votos, incluso perdieron puntos respecto a 2015. Ni siquiera el hecho de usar la consigna «GUTIERREZ ES MACRI» les resultó. ¡A Cristina NUNCA le importò Còrdoba! Cómo dirìa Pichetto, sean libres de pensar. Ademàs el mismo Pichetto despuès de conocido los resultados de Neuquén se «avivó» que se cayó la careta y los porcentajes que DICEN avalan a Cristina, no son tantos.

  2. Saillén, Nebreda… nada cambia, nada cambia…no?

    Pascual? No deben saber quién es… voto todas las ordenanzas del ejecutivo mestrista pro que facilitaron los negocios con las inmobiliarias, voto todas las ordenanzas que ayudaron al mestrismo pro a esconder sus negociados… voto el endeudamiento en millones de dólares del municipio… No creo que las tribus k caigan tan bajo…

Dejar respuesta