Schiaretti, confiado, ya elucubra para el 27-O

Con el camino supuestamente allanado para convertirse gobernador por tercera vez no consecutiva, teje alianzas nacionales que lo ponen en línea con la candidatura presidencial de Roberto Lavagna en el PJ Federal, en un armado junto al socialista gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz y el GEN de Margarita Stolbizer. El acercamiento tiene impacto en la alianza UPC, que sumaría al GEN y al Socialismo.

Por Bettina Marengo

Alejandra Vigo y Margarita Stolbizer compartieron una picada y algo más el viernes pasado en el Pana.

La crisis de Cambiemos Córdoba, con la judicialización de la interna y las amenazas de Mario Negri y Ramón Mestre de competir en listas separadas para las elecciones del 12 de mayo, no sólo es una buena noticia para Unión por Córdoba y el gobernador Juan Schiaretti, sino que impacta directamente en la constelación política cordobesa y en los lugares relativos que ocupan los candidatos. De hecho, la tranquilidad del actual mandatario en el plano provincial le permite tejer acuerdos nacionales con las miras puestas en octubre.

Es que salvo Aurelio García Elorrio, que tiene un nicho de votos muy definido y prácticamente sin cruces con otros espacios, el resto llega al cierre de esta etapa preelectoral atravesado, cuando no lesionado, por la alta autoestima del oficialismo provincial.

En Unidad Ciudadana los canales siguen abiertos para acercar posiciones con Unión por Córdoba, aun cuando quedan tres días hasta el cierre de listas. “Nosotros tenemos la actitud de buscar la unidad con el peronismo para evitar que Cambiemos gane la provincia y este triunfo sea un espaldarazo para Macri, pero en el marco de un acuerdo nacional. Pero las señales de Schiaretti están cada vez más alejadas de  esta posibilidad”, dijeron cerca del candidato a gobernador del espacio, Pablo Carro.  Por lo bajo, el “carrismo” admite que sus acciones bajaron ante Unión por Córdoba en forma inversamente proporcional a las complicaciones de Cambiemos.



Schiaretti tiene otros planes. Con el camino supuestamente relajado en la provincia, está trazando alianzas de cara a las elecciones de octubre. Estos acuerdos alejan por completo la posibilidad de que el PJ Córdoba juegue cerca de Cristina en las elecciones nacionales y lo ponen en línea con la candidatura de Roberto Lavagna en el PJ Federal, junto al socialista gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz y el GEN de Margarita Stolbizer. Eso fue parte de lo que se conversó con la diputada nacional el viernes, en una reunión en el Panal y de la que participaron Schiaretti, Alejandra Vigo y Martin Llaryora, además de la propia Stolbizer. A su vez, el socialismo local admitió que está esperando “los buenos oficios” de Lifschitz ante Schiaretti para fortalecer la tercera vía en Córdoba.

El acercamiento tendrá repercusiones domésticas. Una fuente encumbrada del PJ admitió a Alfil que “se está hablando” para que el socialismo y el GEN se sumen a la coalición gobernante de Unión por Córdoba, que incluso algunos dicen podría cambiar de nombre y mutar a “Haciendo Córdoba”. “Es una posibilidad, pero no es lo importante”, dijo el jefe partidario consultado. Está claro que no se trata de un acuerdo por los votos que pueda obtener UPC de sus nuevos aliados, sino que apunta al rol que Schiaretti quiere ejercer nacionalmente.  El “pago” sería un lugar en las listas de legisladores para Doris Mansilla, la esposa del presidente del GEN Córdoba, Fernando Machado.

Hasta ahora, el socialismo venía trabajando para un eventual acuerdo electoral entre el intendente de Villa  Carlos Paz, Esteban Avilés, y el concejal ex ADN Tomás Méndez. Esta línea de trabajo no habría prosperado porque ambos pretenden la candidatura a gobernador, con el ulterior objetivo de convertirse en legisladores provinciales. La pregunta es qué lugar le quedará a Avilés, quien llegó a ser mencionado para secundar a Schiaretti como candidato a vicegobernador,  en este nuevo escenario. “Ni loco”, respondió el capitoste peronista que habló con este medio, cuando se le preguntó si el acercamiento al socialismo y al GEN incluye un lugar interesante para Avilés.  Sin embargo, desde el espacio del intendente carlospacense mantienen sus expectativas.

El nuevo ecosistema podría ser el motivo final por el que Méndez decida no convertirse en candidato a gobernador (aunque en el seno de su partido no descartan que vaya como candidato a intendente, con una boleta “corta”, decisión que es sigilosamente esperada por el schiarettismo-llaryrorismo).  Una fuente segura del movimiento ADN adelantó que, antes de tomar una decisión, el periodista de C5N “tenía que hacer algunas últimas consultas con sus socios políticos”, que ahora parecen haberse ubicado en otra vereda.

En cuanto a Unidad Ciudadana, si bien entienden lo disfuncional que les resulta el fortalecimiento de UPC alimentado por la crisis de Cambiemos, creen, en términos del viejo funcionalista Robert Merton , que la situación tiene elementos manifiestamente funcionales. Los peronistas de corazón K o filo K que iban a apoyar a Schiaretti como voto útil para evitar el triunfo de Cambiemos, pueden convertirse en unidades sumables para Carro. No solo porque el PJ no los necesitaría, sino porque las decisiones nacionales del gobernador los espantan.



Dejar respuesta