Preventivo: Riutort inscribiría su alianza (sigue negociando)

Esta semana vence el plazo para anotar las alianzas que competirán el 12 de mayo. Todo indica que la ex concejala se anotaría por un lado, y UPC por el otro; sin embargo, la discusión para llegar a un acuerdo sigue adelante. Optimismo en el llaryorismo.

Por Yanina Soria
[email protected]

riutortLa semana que arranca no sólo será clave para los aliados locales de Cambiemos que esperan alguna señal externa que evite la tragedia final que todos ya imaginan.

Es que más allá de la interna partidaria prevista supuestamente para el domingo 17, el cronograma electoral provincial fija otro plazo fatal para estos días: la inscripción de las alianzas que competirán el próximo 12 de mayo.

Con ello el tablero final de competencia comenzará a tomar forma ya que se podrán anticipar algunas maniobras rumbo al partido decisorio aunque, a rigor de verdad, el misterio mayor que son las candidaturas con nombre y apellido se develará recién a fin de mes, el 23 de marzo concretamente.



No obstante, el peronismo cordobés también tiene su propia expectativa más allá de saber qué harán los socios locales de la alianza nacional respecto a si lograrán reencauzar las relaciones y presentarse con una sola candidatura y el sello de Cambiemos, o por el contrario, si finalmente la sociedad termina explotando por los aires y en mayo se jugarán dos listas encabezadas por radicales.

Es que además de seguir articulando la incorporación de algunos sectores del progresismo provincial a Unión por Córdoba (UPC) que podría derivar en la suma de otros partidos a la alianza peronista y el cambio de nombre (podría llamarse “Haciendo Córdoba”), el foco de tensión sigue puesto en cómo se resolverá la fórmula en Capital.

Aunque aún sin oficializarlo, se sabe que el PJ competirá rumbo al Palacio 6 de Julio con el diputado Martín Llaryora como cabeza de lista; se trata del dirigente peronista más taquillero después de la figura del gobernador Juan Schiaretti.

Aunque esa es una certeza hacia adentro del oficialismo, el nudo de la cuestión pasa por saber quién completará el binomio municipal. Para el llaryorismo el plan A sigue siendo la ex concejala Olga Riutort con quien el propio sanfrancisqueño encarna negociaciones.

Desde su entorno aseguran que superada la etapa de discusión para arribar a un entendimiento programático y la perspectiva de gobierno municipal que ambos imaginan si logran desplazar al radicalismo del poder, se abrió la fase de negociación política; es decir, la pelea por los cargos. Y en eso están.

El tire y afloje pasa ahora por la expectativa que la mujer tiene sobre la cantidad de concejales y tribunos de cuenta que dice merecer, y los que UPC estaría dispuesto a ceder. Y si bien desde ambas veredas existe cierto optimismo respecto a la factibilidad de sellar un pacto político, desde el entorno del diputado nacional pareciera que la expectativa (o necesidad, en realidad) es mayor.

Si bien Llaryora sigue encabezando las encuestas frente a los candidatos de Cambiemos, desde el PJ reconocen que una fórmula conjunta con la ex secretaria de la Gobernación le permitiría llegar al ex intendente de San Francisco mucho más tranquilo a la competencia. Por eso, reconocen que los intentos persistirán hasta último momento.

Y como se señaló más arriba, el reloj electoral marca esta semana como uno de los días claves. La pregunta que se abre entonces es si Riutort inscribirá su alianza o si será posible que antes del miércoles que ese acuerdo con Llaryora ya esté cerrado.

Por ahora, todo indica que la titular de la Fuerza de la Gente podría moverse en dos direcciones: 1- anotar su alianza propia el miércoles (cuenta con toda la estructura para hacerlo); 2- O dejar pasar esta fecha e ir directamente con un solo partido el día 23 cuando venza el plazo para las candidaturas.

Al parecer, la dirigente de Capital seguirá adelante con el plan político que definió al otro día de los comicios municipales de 2015 tras el fracaso de alianza con Luis Juez: ser candidata a intendente de Córdoba. Eso hace suponer que, aunque a modo de acción preventiva, finalmente Riutort inscribiría su propia alianza esta semana. Eso no implica de ningún modo que ya dé por cerrada las conversaciones con el llaryorismo. Todo lo contrario.

Desde el sector del diputado, los que son más proclives a acordar, leen que lo que terminará sucediendo es que esta semana finalmente habrá fumata blanca pero estiman que ese acuerdo recién se daría a conocer cuando estén obligados a notificar las candidaturas frente la Justicia Electoral, es decir el 23 de marzo.

En resumen, siguiendo ese hilo, en las próximas horas entonces Unión por Córdoba (o “Haciendo Córdoba” como podría llamarse) inscribiría su alianza partidaria por un lado, mientras que Riutort haría lo propio por su cuenta. Una jugada que, frente al adversario, permitiría seguir manteniendo la incógnita sin mostrar las cartas con las que el PJ pretende arrebatarle la ciudad a Cambiemos.



Dejar respuesta