Grupo Balcarce impugnó interna (para el mestrismo es inocuo)

La Mesa Nacional de Cambiemos convocó para el lunes a los precandidatos, dos días antes del vencimiento del plazo para la presentación de alianzas.

Por Yanina Passero
[email protected]

Las coincidencias no abundan en las filas de Cambiemos de Córdoba. En medio de la desopilante interna entre el diputado Mario Negri y el intendente Ramón Mestre, asoma una única conclusión entre los socios: el peronismo tendrá un gran domingo electoral el 12 de mayo. “Córdoba está perdida”, se escucha en los mentideros de los cuatros partidos que integran la coalición (UCR, PRO, Frente CC-ARI), también en influyentes despachos porteños.
El compañero de fórmula de Mestre, Carlos Briner, sugirió ayer que el candidato del presidente Mauricio Macri es el gobernador Juan Schiaretti. La declaración descolocó, incluso, al titular del Palacio 6 de Julio. Lo cierto es que la idea comienza a tomar fuerza, mientras esperan alguna definición de la Mesa Nacional de Cambiemos, el próximo lunes, luego de la reunión pautada para las 11.30 con los precandidatos.
Precisamente, la posibilidad de un contundente triunfo de Unión por Córdoba producto de la atomización cambiemita fue el concepto principal de la impugnación que presentó el presidente del Frente Cívico, Luis Juez, a la interna prevista para el 17 de marzo.
Con el respaldo de Negri y su compañero de fórmula, Héctor “La Coneja” Baldassi, el partido de ese sector que integra la Junta Electoral ironizan sobre la “alegría del Gobernador” por la interna que acorta los tiempos para instalar un candidato y difundir la propuesta política. Y, peor aún, plantea el temor por la ruptura de una marca que por sí sola mide 20 puntos en la provincia.
“En el medio del avance de las conversaciones para lograr una lista única y fuerte, a fin de competir contra el oficialismo provincial, intentamos organizar un proceso selectivo serio, dirigido a la totalidad de la ciudadanía independiente e incuestionables en sus resultados”, afirman en el documento los firmantes del Grupo Balcarce.
Y continúan: “Si se podía arribar a acuerdos políticos, formular una sola propuesta era la mejor opción para afrontar la anticipada elección general del 12 de mayo próximo, pero la hora de la grandeza nunca llegó y el Gobierno de Córdoba lo festeja, pues la lucha intestina de la oposición nucleada en Cambiemos, que siempre es útil promover, le resulta ampliamente beneficiosa”.
Ya sin rodeos, responsabilizan a Mestre. “Algunos deberán explicar si la alegría del gobernador parte de la actitudes caprichosas o conductas inconfesables de nuestros propios dirigentes”, se preguntan.
Como expusieron sus miembros, la interna no puede realizarse porque no estarían dadas las garantías para preservar la voluntad de un padrón de 2.5 millones de electores. La negativa de las empresas de logística para ser parte del proceso es el principal argumento de la impugnación, que cierra con un expreso pedido de intervención de la Mesa Nacional de Cambiemos.
La guerra de bibliotecas jurídicas ganará terreno. En concreto, fuentes mestristas anticiparon a Alfil que la impugnación es, a su entender, “totalmente inocua”. En otras palabras, no impactará en la preparación de la primaria de Cambiemos porque –continúan- “no puede impugnarse un proceso que ya comenzó”.
Desde la UCR insisten en que una vez que las listas de candidatos fueron oficializadas, con la correspondiente firma de los apoderados de cada espacio, no habría jurisprudencia que avale una interrupción de la instancia electoral. Insisten con que la Junta funciona con normalidad a pesar de que el Frente Cívico se levantó de la mesa.
“La interna no se hace”, repetían confiados los adláteres de Negri desde San Francisco. El mestrismo contesta que es viable, mientras deslizan la nueva contraofensiva.
El 13 de marzo vence el plazo formal para la presentación de las alianzas, dos días después de la reunión de los precandidatos con la Mesa Nacional de Cambiemos. Mestre les dirá que él no se baja, que competirá dentro de Cambiemos. La Lista 3 no sería un recurso que tengan en mente los integrantes del núcleo interno Confluencia. No se espera que Negri juegue por afuera de la marca creada por el jefe de gabinete Marcos Peña y el asesor Jaime Durán Barba. La pelea por el sello es la pelea que se viene si el arbitraje previsto fracasa.
Después de la elección de Neuquén, el desafío de los popes de Cambiemos será intenso.