Para cerrar, Riutort espera llamado de Schiaretti

La ex concejala cree que si efectivamente el PJ tiene voluntad de unir todas sus partes, el que debería convocarla para discutir es justamente el jefe político del PJ, o sea, el gobernador. Por ahora, las negociaciones las lleva el propio Martín Llaryora.



Por Yanina Soria
[email protected]

Mientras la interna de Cambiemos se profundiza y con el correr de las horas todo tipo de final asoma como posible, en la vereda del frente el peronismo cordobés sigue sin poder resolver un punto que, para el plan capitalino, resulta clave. Qué hacer con Olga Riutort.
Cuando después de la muerte de José Manuel de la Sota y tras el llamado a la unidad realizado por Juan Schiaretti todo hacía suponer que uno de los primeros regresos al PJ sería el de la ex concejala, las cosas finalmente no se dieron en esa dirección.

La ex secretaria General de la Gobernación sigue fuera de la estructura oficial del partido y, a menos de un mes del cierre de las listas para el 12 de mayo, aún no se sabe si el peronismo logrará ir junto o terminará nuevamente divido en el frente municipal. La experiencia en ese sentido de las últimas tres elecciones muestra reiterados fracasos en ese sentido.
Ese segundo escenario sería mucho más cómodo para Cambiemos, aunque desde Unión por Córdoba (UPC) confían en que esta vez el diputado nacional Martín Llaryora podría imponerse de cualquier modo.
Claro que también reconocen que en dupla con Riutort, los riesgos se acortarían drásticamente y las chances de desembarcar en el Palacio 6 de Julio se multiplican. Con esa tesis en mano, el propio vicegobernador en uso de licencia encarnó junto a su mesa chica, el “operativo seducción” para convencer a la dirigente capitalina de ser su candidata a la viceintendencia.
Como ya se comentó desde estas páginas, hubo varias reuniones entre operadores de ambos sectores y luego un encuentro de los protagonistas.
El reparto de lugares en la lista para el Concejo Deliberante y el Tribunal de Cuenta fue parte de la mesa de discusión que además incluye pactar roles de poder dentro del Ejecutivo municipal. Desde ambos sectores destacan que sobre la cuestión programática es donde mayores coincidencias hay.
Mientras desde el llaryorismo creen que aún están a tiempo de encausar por buen camino la negociación (incluso algunos esperaban tener cerrado el acuerdo a esta altura), desde el olguismo se muestran más escépticos respecto a la posibilidad de alcanzar un entendimiento político.
Riutort, decidida a jugar por fuera si no encuentra la contención que busca dentro de UPC, espera para avanzar y eventualmente cerrar el trato, un gesto del gobernador Juan Schiaretti.
Considera que si efectivamente el PJ tiene voluntad de unir todas sus partes para arrebatarle el Palacio 6 de Julio a Cambiemos y hacerse con el triunfo municipal después de varias décadas de estar marginado del poder municipal, el que debería llamar para negociar es justamente el jefe político del PJ, o sea, el propio gobernador.
O en todo caso, dice, el presidente del partido, el senador Carlos Caserio, cómo máxima autoridad del PJ Córdoba.
La ex concejala sabe que sin la presencia de De la Sota, quien tiene ahora la lapicera es Schiaretti, único cacique del justicialismo cordobés, y quien terminará tomando las decisiones más importantes.
Seguramente, con el hombre más poderoso que hoy tiene el justicialismo local podría negociar concesiones que con el candidato aún no oficializado no. Desde el Panal imaginan que la ex edila podría pedir lugares también en la lista legislativa provincial. No obstante, por ahora nadie llamó el Centro Cívico y las negociaciones siguen circunscriptas al radar de acción del sanfrancisqueño.
Si finalmente hay fumata blanca o no, es todo un misterio por ahora. El 23 de marzo vence el plazo para el cierre de listas pero diez días antes, el 13, deben inscribirse las alianzas con lo cual esa será la fecha que podría marcar el retorno o no de Riutort a las filas del PJ.



1 Comentario

  1. Es lo mejor que podrìa pasarle a Juez, de que reaparezca la Sra de los 50millones de lecor, es decir Olguita Ruitort ,mas si lo hace pegada al «foraneo» Llaryora.
    Como dirìa el ex diplomàtico…..¡Se la dejan chanchito para hacer el gol!

Dejar respuesta