Mestre se aferra a la interna; Negri, la impugna

El intendente defendió la factibilidad del proceso interno para la elección de candidatos de Cambiemos. “No estamos del lado del cacareo”, disparó. Su rival interno le respondió que la organización se basa en el “modelo de Maduro”.

Por Yanina Passero
[email protected]

El intendente de Córdoba, Ramón Mestre, viralizó a las 00 horas del jueves su primer spot de campaña con el objetivo de desdramatizar la interna de Cambiemos. Apenas comenzó a circular en las redes, luego en los medios audiovisuales, se afianzaba la opinión de que la ruptura de Cambiemos era la única salida posible a este dilema que encuentra al diputado radical Mario Negri en el extremo opuesto. “Te quieren hacer creer que tu voto no cambia nada, que es sólo una interna. Que no es necesaria”, la primera oración de la pieza publicitaria que pretende ubicar al también presidente de la UCR como el único defensor de una herramienta democrática para la selección de candidatos. De esta manera respondió al Grupo Balcarce –liderado por Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez- quienes dejaron trascender que la interna era inviable por su costo y falta de tiempo para su logística. Mestre reafirmó su intención política, pese a que la Mesa Nacional de Cambiemos insiste con que no concentra capital electoral suficiente para medirse, y ganarle, al gobernador Juan Schiaretti.

Hombres de su mesa chica se encargaron de superar los límites naturales de una pieza publicitaria para defender la postura del mestrismo. El asesor de Mestre, Alberto Zapiola, aseguró que una interna “bien controlada” cuesta alrededor de $2,5 millones. Para zanjar una polémica abierta, reiteró que son los candidatos y no los partidos los que deben poner el dinero. Según sus cálculos, la UCR y el PRO deberían poner un millón de pesos cada espacio, mientras que el Frente Cívico unos $300 mil. La factibilidad de la interna del 17 de marzo, tal como la exhiben desde el sector que lidera Mestre –o Grupo Panal, como los bautizaron sus adversarios-, choca con el escepticismo del jefe del interbloque Cambiemos en Diputados. Desde el entorno del negrismo, apenas inició la jornada de ayer, ya comenzaban a evidenciarse indicios de la impugnación de la primaria, antes que aconteciera. Sin vueltas, pusieron en duda la legalidad del proceso porque la Junta Electoral de la entente manifestó sus impedimentos para realizarla en virtud de los tiempos acotados y la imposibilidad de las empresas consultadas para garantizar la movilidad y escrutinio transparente en menos de dos semanas. “Se está proponiendo llevar a cabo una elección con un control casero y altamente dudoso; no somos responsables de lo que está sucediendo ya que carecemos de un representante en la junta electoral, porque los dos pertenecientes a la UCR son del sector mestrista y denegaron aceptar uno de nuestra lista cuando lo solicitamos oportunamente”, se desvincularon para afirmar que las autoridades de la UCR quieren perjudicar a Negri. Pero fue entrada la tarde que Mario Negri le puso su voz a la catarata de reproches que circulaban desde sus filas. “Como yo no integro la Junta Electoral, en diciembre del año pasado pedí a la conducción de mi partido, que el presidente Mestre era candidato no oficializado, que las instituciones que se armaran para regir un proceso de la coalición estuviésemos en paridad de condiciones. No se puede pensar que los procesos internos en nombre de la democracia se organicen al modelo de Maduro. Hasta el día de hoy no me contestaron nunca y el partido designó en la Junta Electoral a dos militantes que representan a Mestre”, disparó munición gruesa Negri, en una entrevista que brindó a Infobae, momentos antes de reunirse con el presidente Mauricio Macri por el ágape habitual con legisladores, previo al inicio de las sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación.

Seguidamente se desvinculó del mote de ser el elegido por el dedo de Macri para ratificar la legitimidad de su postura basada en las encuestas: “A mí la Casa Rosada no me ungió como candidato. Eso es una mentira planetaria. La Mesa Nacional de Cambiemos, según me informaron a mí, se había comunicado con el doctor Mestre, cosa que me ratificó él, que le habían manifestado que la fórmula más competitiva era la que integraba yo y Baldassi, que hace rato es así, les guste o no, la tengan en cuenta o no”. Finalizó: “Me llamó la atención. Nunca fui a la Casa de Gobierno a pedir una candidatura. Es una chicana barata. Si hay alguien, cualquier persona de Cambiemos, que sea un punto más competitivo que yo, dejo de ser candidato en el acto”. El macrismo, al medio, insiste en que la interna caerá este fin de semana e insisten con la intervención de la Mesa Nacional de Cambiemos. En la Casa Radical, las urnas ya se iban apilando.



1 Comentario

Dejar respuesta