Género y obras sociales: Juri exprime último mes frente al CIN

El rector de la UNC transcurre el tramo final de su presidencia frente al consejo de rectores, e impulsa medidas que afectan a todas las universidades nacionales.

El rector Hugo Juri entró en la fase final de su mandato como titular del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que reúne a los rectores de todas las universidades nacionales del país.
El próximo 8 y 9 de abril se celebrará en la UNC el 81° Plenario de Rectores, que deberá elegir al sucesor de Juri. De acuerdo a los acuerdos y tradiciones que reinan desde hace años en el sistema universitario, la responsabilidad recaería esta vez sobre un rector del bloque peronista del CIN.
Sin embargo, Juri no se despide aún del cargo. Por el contrario, en el Comité Ejecutivo que se celebró esta semana en Buenos Aires, el médico cordobés se mostró con una agenda variada y propuestas concretas que impulsará durante este mes.
La adhesión de las universidades nacionales a la “ley Micaela”, la creación de un fondo nacional que evite el peligro de quiebra para las obras sociales universitarias, y la situación presupuestaria del Conicet fuero algunos de los temas sobre los que debatieron los rectores que conducen el CIN.
Sin vistas a iniciar ningún tipo de proselitismo en su propia universidad, el rector Juri se muestra decidido a marcar con su impronta hasta el último minuto de su presidencia al frente del CIN, en la que ya le tocó ser anfitrión principal de los festejos por el centenario de la Reforma Universitaria.

Ley Micaela
A fines del año pasado, el Congreso nacional sancionó la “ley Micaela”, una normativa que obliga a los tres poderes del Estado y a los organismos descentralizados a capacitar a todo su personal en prevención y abordaje de la violencia de género. La reciente normativa permite a cada entidad elaborar e implementar sus propias capacitaciones, y faculta al Instituto Nacional de las Mujeres para certificar la calidad de las mismas.
El rector Juri planteó en el Comité Ejecutivo de esta semana que las universidades nacionales deben adherir a la ley y comenzar a planificar y llevar a cabo las capacitaciones. Para esto, el cordobés estuvo acompañado por Analía Barrionuevo, titular del Programa de Género de la Secretaría de Extensión de la UNC.
Los rectores acordaron iniciar una campaña de concientización al respecto, y plantear próximas medidas en el plenario que se llevará a cabo a fines de abril. Esta línea de trabajo estará a cargo de Sandra Torlucci, rectora de la Universidad Nacional de las Artes y coordinadora de la Red Interuniversitaria por la Igualdad de Género y contra las Violencias (RUGE).
En el caso de las universidades, las capacitaciones abarcarían tanto al cuerpo de profesores, en todos sus cargos y dedicaciones, como a los empleados no docentes. Además, también tendrían que participar los funcionarios de todas las dependencias, quienes además son los que deben tomar decisiones cuando un caso de violencia de género toma lugar en su lugar de trabajo.

Obras sociales
Recientemente, un fallo de la Cámara Federal obligó a la obra social de la UNC, Daspu, a afrontar el pago del 30 por ciento del medicamento para la Atrofia Muscular Espinal (AME) indicado para un afiliado, cuyo costo ronda los 500 mil dólares. El 70 por ciento restante, en cambio, la Cámara dispuso que sea abonado por el Gobierno nacional.
Este caso fue el disparador para una de las propuestas que Juri planteó a sus colegas rectores. El Comité Ejecutivo decidió que solicitará al Congreso nacional que se modifique la ley de obras sociales universitarias, para permitirles contar con un fondo de cobertura de segundo nivel, con participación del Estado. Este tipo de fondo ya existe para las obras sociales sindicales, y de concretarse evitaría poner en riesgo de quiebra a sus pares universitarias.
Además, los rectores quieren que el Estado se ocupe de negociar con laboratorios para la compra de medicamentos, en un formato similar al que el Gobierno nacional implementó recientemente para el Pami. Una medida de estas características reduciría los costos tanto para las obras sociales como para sus afiliados.

Conicet
Otro de los funcionarios cordobeses que acompañaron a Juri en el Comité Ejecutivo del CIN fue su predecesor, Francisco “Pancho” Tamarit. Además de cumplir funciones en la UNC relacionadas a la Conferencia Regional de Educación Superior (CRES), el físico forma parte del directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) desde 2015, en representación del Consejo de Universidades.
El ex rector kirchnerista analizó la actualidad del principal organismo argentino de la ciencia, tras lo cual los rectores decidieron que se reclamarán los fondos que no fueron girados por el Gobierno nacional durante 2018, así como una partida presupuestaria extra que ya fue aprobada en el presupuesto nacional 2019. La fundamentación de estos últimos fondos se sustenta en que casi el 70 por ciento de los investigadores trabaja en universidades públicas, explicaron desde el CIN.



Dejar respuesta