Ruptura de Cambiemos, opción que suena en la Casa Rosada

Horacio Rodríguez Larreta insiste con sostener a Mario Negri hasta las últimas consecuencias, pero Marcos Peña –quien también coincide sobre la candidatura del diputado- prefiere velar por la cohesión de la alianza. Si la interna fracasa, el único escenario posible es la atomización de la oferta.

Por Yanina Passero
[email protected]

La interna de Cambiemos a nivel local derramó en la Casa Rosada. Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña se debaten entre la cohesión de la alianza o la ruptura.

Mario Negri no se baja. Ramón Mestre no se baja. Las contundentes definiciones de los operadores del diputado nacional y el intendente de Córdoba. La Junta Electoral de Cambiemos se declaró incompetente. Qué resuelvan los presidentes de los cuatro partidos que integran Cambiemos, UCR, PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica. Las empresas consultadas pidieron entre 17 y 20 millones de pesos por el servicio de logística para la interna del 17 de marzo, pero podrán cumplirlo a partir de los 30 días de celebrado el contrato, con viento a favor.
Tiempo, no ha lugar. Como paliativo, un creativo sugirió un plan de la época de las carretas: por qué no delegar a los dirigentes departamentales el traslado de las urnas a cada pueblo. Un bochorno que no tuvo asidero, naturalmente. Repicó la siguiente pregunta: ¿son los partidos o los miembros de las listas quienes tienen que solventar la primaria? Los fondos, mejor desembolsarlos para la campaña de la elección general. Negri y Juez lideran el grupo de los fervorosos ahorristas. Llegó la hora de los desbordes. Qué intervenga la Mesa Nacional de Cambiemos, exhortaron las autoridades partidarias, menos el mestrismo. Pocos párrafos resumen el dilema de los miembros de la entente durante la jornada de ayer. Los adláteres del internista más optimista sobre la viabilidad de la elección –Mestre-, afirmaron que la primaria es “factible”. En los mentideros políticos afirman que no se hará. Incluso, arriesgan que se comunicará la noticia entre “espanta suegras” y la nieve loca del feriado largo de Carnaval. Si no se hace la interna, y si Mestre y Negri persisten en sus posturas, ¿hay alguna salida posible? Que Negri decline su aspiración política por preservar la integridad de Cambiemos, a esta hora, no sería una opción. Se sabe que el gesto magnánimo no lo ofrecerá Mestre, quien lanzó su precandidatura con un pedido a la UCR nacional de mayor protagonismo en la puja nacional de octubre. Los popes de Cambiemos pecaron de inocentes al considerar que con un par de llamados persuadirían al radical que comanda la principal ciudad de interior del país, la nodriza que alimentó el sueño presidencial de Macri.

La interna cordobesa derramó sobre la Casa Rosada. El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, es uno de los fervientes defensores de Negri. Planteó que no puede dar un paso al costado porque sería el candidato más competitivo para enfrentar a Juan Schiaretti el 12 de mayo y, como se preveía, una eventual derrota a manos de Mestre significaría un campanazo nacional que impactará directamente sobre el liderazgo de Macri. Allí es cuando el fantasma de la ruptura se instaló por primera vez en los principales despachos de la Casa de Gobierno. “Si Mestre quiere, que se presente con la Lista 3; mientras que Negri sería el exponente orgánico de la alianza”, la frase la repetían a coro dirigentes de la entente. Sorprendieron por su crudeza. Cambiemos ya no sería una vaca sagrada. El jefe de gabinete, Marcos Peña, habría cruzado a Larreta, no porque quiera a Mestre la cabecera de la boleta, sino por el simple hecho que no puede soportar que algo amenace a su criatura: Cambiemos. Pedirá diálogo siempre, aunque la realidad cordobesa ingresó en un espiral sin salida inocua.

Las dos espadas políticas de Macri, en su gabinete y en la CABA, coinciden en que Negri es el mejor candidato, pero que si pierde, los problemas serán potentes. Está claro que Mestre peleará por medir fuerzas hasta agotar sus posibilidades, pero no controla totalmente a la Junta Electoral de Cambiemos. Negri, Juez y Baldassi insistirán con que la compulsa es inviable y no descartan judicializar el proceso si no se ejecuta conforme a derecho. Todos esperan un posicionamiento fuerte de Nación para las próximas horas, porque ahora en la Casa Rosada, sienten que pueden perder.



1 Comentario

  1. ¡Je,je! Parece que TODOS juegan para Schiaretti. Incluso, hasta de Buenos Aires, la cosa no estaba clara, no se comprende como Massot apoyaba a Mestre y de pronto dejò de hacerlo ¿Tambièn hay «internas» dentro del partido del Gobierno? Por otra parte, no se comprende como la Coaliciòn Civica, prefería apoyar a De Loredo sobre Juez y ahora están en listas «cruzadas». ¿Cómo harán?
    Y por ùltimo ¿Hay CERTEZA de que Schiaretti despuès de Còrdoba, no haya un «operativo clamor y renunciamiento», para competir en Octubre por la presidencia. Despuès de todo en Junio se cierran las listas de candidatos y con un muy buen triunfo en Còrdoba, «El gringo» podrìa «chapear» y aparecer como un CANDIDATO DE LA UNIDAD NACIONAL, entre PJTOTISTAS y hasta la gente de CAMBIEMOS, de Macri, en particular, tampoco lo verìa con malos ojos, dado el trato que tienen desde hace años. Ademàs cerrarìa la grieta ya sin Macri y obviamente SIN CRISTINA, que ahí si se las verìa fea. Por algo Schiaretti no quiere ceder antes los K Cordobeses que fueron ninguneados por lo que van solos.

Dejar respuesta