Grupo Balcarce cerró listas parejas para superar una crisis

La elección de legisladores provinciales y concejales de la alianza entre Negri, Baldassi y Juez buscó limitar la disconformidad de los socios. El Frente Cívico ampliamente favorecido en el recinto de la ciudad.



Por Yanina Passero
[email protected]

elección-listasEl Grupo Balcarce –liderado por Mario Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez- despegó la lapicera del papel hasta que el plazo fatal para la presentación de listas ejerció su presión. En los minutos finales no hubo tiempo para la especulación y se confirmaba el rumor que repicaba en los mentideros de las líneas internas de Cambiemos: el radical Rodrigo de Loredo se unía a Ramón Mestre.
La oferta mestrista se robustecía, ahora, con la complicidad de quien se mostraba como un hombre orgánico del poder central. Comenzaba a moderarse la ilusión del trío ungido por la Casa Rosada. El consenso con el presidente del la UCR de Córdoba se buscará -con posibilidades reducidas- en la próxima instancia. Fue entonces cuando en el bunker montado en el hotel Amerian, frente a Patio Olmos, acusaron el primer golpe. La torta trató de repartirse con el objetivo de potenciar las boletas que se medirán con la de los rebeldes que rechazaron el dedo del presidente Mauricio Macri. Las tres horas de prórroga que autorizó la Junta Electoral llegó con la obligación de repartir los cargos aplicando una política de reducción de daños y en un clima de batalla campal. La interna podría ser reñida y la experiencia muestra que es mejor no subestimar el poder de daño de los heridos. De Loredo es un cabal ejemplo de los perjuicios colaterales de incumplir un trato. El aliciente no se encuentra en la exigencia de los operadores de Mauricio Macri que exigieron al PRO de Córdoba patear la mesa de negociación con Mestre para apoyar al rival. Los reproches entre los socios no cesaron. Sin embargo, el “factor De Loredo” no fue el único que calentó el espacio. La variable “FIAT 600” (somos muchos para pocos espacios) se tradujo en un tironeo que convirtió el auditorio del hotel en un ring de boxeo. Los macristas acusaban a Juez por no aceptar a De Loredo como su compañero de fórmula y el exembajador ratificó su veto, pero trató de sacar ventaja del fracaso del plan original del partido amarillo que no supo leer el plan original de sus jefes porteños. El “factor Schiaretti” y una probable victoria de Unión por Córdoba impidió prometer fantasías como ministerios, secretarías o cargos públicos. Imposible, a contrarreloj, multiplicar los panes para conformar a los miembros del Grupo Balcarce. Las expectativas eran tan altas que el trío tuvo que prio rizar a los socios originales en detrimento de otra línea interna de la UCR que presentará un candidato a intendente propio. Se trata de la Línea Córdoba que rechazó la oferta de Negri por considerarla irrisoria. En principio, el diputado estaba dispuesto a concederles un legislador en el lugar 15 como máximo, 10 por debajo de la CC-ARI. La elección de Carlos Briner como vice de Mestre generó entusiasmo entre los angelocistas por su afinidad con el intendente de Bell Ville y profundizó la contradicción que sienten con el macrismo a nivel nacional. Entonces, y pese a las afinidades, resolvieron que sus dirigentes tengan libertad de acción a nivel provincial, mientras que para el Palacio 6 de Julio postularon a Jorge Orgaz.

Concejo Deliberante

El primer frente acordado fue la Capital. La presidenta del PRO, Soher El Sukaria, logró colocar tres concejales (el segundo, cuarto y décimo de la boleta). La senadora Laura Rodríguez Machado a otro dirigente. Por su parte, el precandidato a vicegobernador, consiguió al noveno edil, Lucas Cruzado; mientras que Negri logró –a pedido de Juez, dicen- que Juan Negri encabece la lista y dos ediles más. El Frente Cívico aspira a tener siete escaños (el tercero, reservado para Juan Pablo Quinteros, el quinto, séptimo, octavo, entre los puestos más expectables). En tanto, el lugar 12 quedó para Yanina D’Angelo de la CC-ARI. Al cierre de esta edición, faltaba develar la incógnita más importante, el señuelo que el Grupo Balcarce colocó para Mestre antes que se conociera su contraofensiva. La presidencia del Concejo Deliberante, como se probó más tarde, no conformó al Intendente. Al inicio de la jornada del lunes se supo que Negri propuso a radicales históricos como Antonio María Hernández y Alfredo “Quico” Blanco, el delfín de Rubén Martí que declinó su aspiración municipal ante la ventaja del ahora jefe del interbloque Cambiemos en el Congreso. La idea no prosperó. El legislador mestrista Bee Sellares ingresó nuevamente en la ronda de nombres. Pero las versiones sobre la fórmula con De Loredo y la neutralidad que comunicó otro precandidato municipal, Felipe Lábaque, reactivaron a su par en el recinto, Orlando Arduh, autopostulado como compañero de fórmula del presidente del Frente Cívico. Aunque la decisión de reservar el nombre indica que la voluntad negociadora sigue intacta.

Legislatura

La nómina de precandidatos por distrito único a legisladores provinciales la abre el intendente de Río Cuarto, Juan Jure. La negrista Patricia de Ferrari ocupa el segundo lugar y el presidente del PRO, Darío Capitani, el tercero. La dirigente que responde a la titular del macrismo capitalino, El Sukaria, ganó el cuarto escaño. Se trata de Silvia Paleo, actual apoderada del partido. Baldassi ubicó en el quinto lugar a su asesor Alberto “Tucho” Ambrosio y la CC-ARI a Cecilia Irazuzta en el sexto. El peldaño siguiente quedó reservado y podría ser ocupado por el radical Arduh si es que no completa la fórmula municipal con Juez. La enumeración sigue con Daniela Gudiño (dirigente de Negri), Juez Daniel, Jackeline Range (PRO); Walter Nostrala (FC), algunos de los puestos más expectables. Las partes coincidieron que fue una lista equilibrada en el plano territorial y “respetuosa de las sensibilidades”, ironizó una fuente macrista.



Dejar respuesta