De Loredo se alió con Mestre para enfrentar a Juez

Mestre fortaleció su grupo para enfrentar a Negri. Nicolás, en desacuerdo con De Loredo, también se presentó como precandidato a intendente, pero apoya la lista provincial.



Por Alejandro Moreno
[email protected]

mestreRamón Mestre sumó un aliado en las últimas horas de las negociaciones previas a la presentación de las listas para la interna de Cambiemos del 17 de marzo. La novedad fue que llegaron a buen término las interminables conversaciones para que Rodrigo de Loredo sea precandidato a intendente. Molesto, Miguel Nicolás marchó al exilio municipal con una lista que encabeza él mismo, aunque apoya a Mestre para gobernador. Es una regla en las internas radicales -y básicamente esta es una de ellas aunque contaminada por macristas, juecistas y lilistas-, que nada es jamás lo que parece. Así que las tensiones y posiciones irreductibles manifestadas anoche, con el cierre del plazo para la presentación de las listas, pueden dar paso a un escenario de nuevas negociaciones a partir de la mañana de hoy. Ni siquiera puede creerse que las expresiones rupturistas sean inconmovibles cuando en sus manifi estos hacen llamados a la unidad y al consenso.
De Loredo pugnó por la precandidatura a intendente primero con el respaldo del PRO, a través de la formación del Grupo Tanti que reunió a macristas y a los radicales del núcleo Marea, que originariamente condujera Oscar Aguad hasta que en los hechos cedió el comando al ex legislador provincial. Pero cuando llegó desde la Casa Rosada la orden al PRO cordobés de jugar con Mario Negri versus Mestre, pareció que las chances de De Loredo se estrellaban desde lo alto del edificio de la célebre selfie de campaña, porque el entrerriano ya tenía como socio capitalino al inestable Luis Juez. Sin embargo, Mestre insistió con De Loredo, su antiguo rival interno, probablemente por consejo de las encuestas, de las que tanto renegó cuando Negri le pedía medirse con ellas. Los otros mestristas anotados en la carrera, su hermano Diego y Javier Bee Sellares no generaban la misma expectativa. Bee Sellares bajó sus pretensiones y no ingresó como vice de De Loredo, pese a que hubo muchas versiones en ese sentido durante horas. De hecho, el vice de De Loredo quedó “reservado”. De Loredo desoyó las instrucciones del macrismo nacional con toda lógica. Mauricio Macri lo eyectó de Arsat por ser el yerno de Oscar Aguad (en la movida demagógica impulsada para licuar el nepotismo de Jorge Triaca). La incorporación de De Loredo significó, al mismo tiempo, la salida de Nicolás del acuerdo municipal, aunque no del provincial. Nicolás dio el portazo presentándose a sí mismo como precandidato a intendente, si bien con invocaciones a la unidad. Su vice, quedó “reservado”, es decir en blanco. Otra regla de la interna radical es que cuantos más “reservados” hay en las listas, mayores son las chances de que se llegue a un acuerdo. El inconveniente de esta elasticidad partidaria es que, ahora, la paz debe llegar sin excepciones, o sea con una nómina común entre las cuatro partes, lo cual es bastante complicado porque para la Intendencia corren el “juecista” Luis Juez, el “deloredista” Rodrigo De Loredo, el “nicolacista” Miguel Nicolás y el angelocista Javier Orgaz (porque la Línea Córdoba rompió con Negri, como se informa en página 4).

Remedo del panmestrismo

Con la incorporación de De Loredo y la permanencia provincial de Nicolás, aunque con vínculos más ligeros y nuevos adherentes, se remeda un acuerdo de hace diez años: el panmestrismo. El panmestrismo fue la unión de los herederos de Ramón Bautista Mestre: su propio hijo, Ramón Javier, Oscar Aguad y Miguel Nicolás. En 2009 todos ellos cerraron la puerta a una alianza con Luis Juez para las elecciones legislativas nacionales, como quería Mario Negri. Mestre fue candidato a senador y el segundo puesto que consiguió lo catapultó a la Intendencia dos años después; Aguad ganó el tramo de diputados nacionales, con lo que logró una segunda oportunidad como candidato a gobernador. Aquel panmestrismo fue una expresión de intransigencia y de cálculo político: ninguno de los involucrados quería una alianza que lidere Juez y que lo conduzca, entonces inevitablemente, a un muy posible triunfo provincial en 2011. Los panmestristas rompieron su unión y trataron de reconstruirla luego, pero Mestre accedió al Palacio 6 de Julio y la destruyó por completo, cuando quiso “jubilar” a sus ex aliados. Ahora, la formación de un poderoso polo radical-macristajuecista, el Grupo Balcarce -llamado así porque sigue instrucciones y cuenta con el respaldo de la Casa Rosada- terminó por reunirlos, aunque con variantes respecto del equipo original. El principal cambio es que ya no está Aguad, sino su sucesor en la conducción del núcleo Marea Radical. El ingreso de De Loredo como candidato a intendente es el de un dirigente que, en realidad, siempre fue un opositor a Mestre, aún cuando su entonces jefe político, Aguad, llegaba a entendimientos con aquel. Es en el eslabón De Loredo donde la denominación panmestrista pierde algo de exactitud. También, en que Nicolás rechaza a De Loredo. Lo que los une es Mestre.
En este grupo también conviven, sin genética mestrista, los alfonsinistas Identidad Radical y Asamblea Radical, los grupos que lideran Dante Rossi y Sergio Piguillem, a quienes el rechazo al macrismo los llevó hasta Mestre.

Primeros lugares en las listas

En la lista de legisladores provinciales de Mestre-Briner, el número 1 quedó “reservado”, segunda es la mestrista Verónica Garade Panetta, tercero el alfonsinista Dante Rossi, cuarta Marisa Carrillo, y quinto el riocuartense Antonio Rins. Para concejales, la primera, tras la dupla De Loredo- “reservado”, es la secretaria de Gobierno municipal Cecilia Aro, y luego se ubican el presidente del Comité Capital, Pablo Romero y la secretaria de Educación, Daniela Sacchi. Todo muy mestrista.



Dejar respuesta