Docentes debatieron reclamo salarial sin oferta de la Provincia

Sin una oferta formal de El Panal, los docentes analizaron una propuesta que circula extraoficialmente y consistiría en igualar su paritaria a la de los empleados públicos.



Por Felipe Osman

El gremio docente se reunió ayer en una asamblea provincial de delegados departamentales para discutir una oferta paritaria que, en realidad, nunca llegó desde el Centro Cívico. Aún así, los educadores aprovecharon la ocasión para analizar una propuesta que circula extraoficialmente, y que no es otra que igualar para UEPC la paritaria firmada con el SEP a fines del año pasado, para el primer semestre de 2019.
En resumidas cuentas, un 5 por ciento de reajuste en febrero más la aplicación de la cláusula gatillo hasta junio. Con esta fórmula la administración liderada por Juan Schiaretti sellaba la paz con el SEP de José “Pepe” Pihen por los primeros seis meses de 2019 a fines del año pasado. Junto a este acuerdo –vale decirlo- el SEP logró el paso a planta permanente de 4800 contratados: 4201 el año pasado y otros 591 que lograrían la estabilidad en febrero.
Pero el gremio docente no aceptó extender un acuerdo paritario por el primer semestre de 2019 y solo acordó, a fines del año pasado, un reajuste paritario similar al del SEP. Es decir, 36 por ciento de aumento para todo 2018 más un bono de fin de año de 5.000 pesos.
Los docentes entienden entonces que durante 2018 perdieron 10 puntos contra la inflación, que se situó alrededor del 46 por ciento y esperan lograr ahora un reajuste del 10 por ciento más cláusula gatillo. Esta sería la postura de la oficialista lista Celeste. Sin embargo, algunos delegados presentes en la asamblea de ayer destacaron que no se especificó a partir de cuándo empezaría a regir la cláusula gatillo.
Delegados de otras agrupaciones ajenos a la lista Celeste, por su parte, demandan un aumento mayor. En algunos casos de hasta el 25 por ciento.
Al término de la reunión la asamblea resolvió pasar a un cuarto intermedio a la espera de una propuesta salarial para ser analizada y debatida por los docentes. Además, se decidió elaborar un documento para poner a consideración de todos los docentes los días 18 y 19 de febrero, con las reivindicaciones consensuadas en la asamblea para llevar a la mesa de negociación salarial, y se aprobó la necesidad de reformar el estatuto social del sindicato designándose los miembros de la comisión por parte de la asamblea.
Puesta en movimiento después del receso estival, la UEPC ya ha lanzado una advertencia hacia el Centro Cívico. Como siempre, la amenaza es entorpecer el inicio de clases. Este es el principal elemento de presión con el que cuenta el gremio docente al momento de entablar negociaciones con la Provincia, y es por esto que el sindicato no firmó –como sí lo hicieron el resto de los sindicatos públicos- una paritaria cuya aplicación excediera de diciembre de 2018.
A esto debe sumarse la proximidad de las elecciones provinciales, fechadas para el 12 de mayo. El Centro Cívico prefirió curarse en salud cerrando las paritarias por el primer semestre de 2019 con los gremios públicos el año pasado. Pero el gremio docente, consiente de que hacerlo le restaría probabilidades de lograr un acuerdo más ventajoso, fue el único sindicato estatal que rubrico el pacto.
Por otro lado, debe tenerse en cuenta que la UEPC se encuentra federada dentro de Ctera, que ya ha anunciado un paro por 48 hs la semana en la que empieza el ciclo lectivo que sólo levantaría si todas las provincias acordaran con sus docentes una paritaria satisfactoria.
El gremio docente de Córdoba, vale recordar, suele adherir a todas las protestas convocadas por Ctera y, sin ir más lejos, el año pasado postergó dos días el inicio de clases en la provincia para acompañar la huelga de otras jurisdicciones que no lograban pactar con los ejecutivos provincias. Tal fue el caso del extenso conflicto docente sostenido por Roberto Baradel y María Eugenia Vidal.



Dejar respuesta