Negri-PRO más cerca, pero falta resolver la Capital

Hoy, reuniones clave en la Casa Rosada



Por Yanina Passero
[email protected]

En la hermosa casona que la Ucedé presta al PRO se apostaron ayer los hombres que manejan los hilos del macrismo cordobés. El titular del sello, Darío Capitani; los diputados Nicolás Massot y Gabriel Frizza; y el presidente de la Comupro, Oscar Tamis, recibieron a los presidentes de las juntas departamentales para que expusieran sus pretensiones electorales. La escucha activa se realizó con esmero por la importancia del objetivo que escondían: validarse como los interlocutores oficiales en la mesa de negociación que componen los aliados de Cambiemos. .
En la mañana del martes, ya circulaba la noticia que el también miembro de la Cámara baja, Héctor “La Coneja” Baldassi, había convocado al mismo público del partido para sumarlos a la cruzada que protagoniza con el precandidato a la gobernación, Mario Negri. Junto con la buena nueva se adjuntaba el presunto enojo de Capitani por la “osadía” del ex árbitro de programar una reunión por fuera de los circuitos oficiales del partido.
Pero la reunión en la mañana del miércoles con los macristas del interior no es una respuesta explícita a la apuesta del hombre del PRO que mejor mide. Sería una imprudencia reducir a una guerra de egos la meta del encuentro de los que se adjudican el atributo de macristas orgánicos. Porque en la sede de Deán Funes quedó claro que Massot y Capitani responden, ahora, a la bajada de línea directa del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.
Si hay que pensar en un radical que combine con esos nombres, la respuesta es Negri. Son ellos quienes ordenaron hablar con el diputado y, a partir de ese momento, no cesaron las operaciones que ponían en desventaja al intendente y precandidato Ramón Mestre. De boca de varios macristas, en el estricto off de record, se animaron a deslizar que se desluce la posibilidad de cerrar un trato con el presidente del centenario partido.
Massot y el resto de la escudería se mostraron ante la tropa como “orgánicos nacionales”, por más que la fórmula “Mestre, gobernador; Rodrigo De Loredo, intendente” los seducía. Invitaron a trabajar a todo el PRO a trabajar por la candidatura de Negri a cambio de bregar por sus lugares en las listas como compensación política al trabajo territorial.
Pero, ¿por qué nadie sale a gritar a viva voz que hay entendimientos? Fuentes cercanas al exvicegobernador de Córdoba aseguraron que escucharon de boca de Massot decir que el acuerdo con Negri era asunto cerrado. El compromiso habría sido manifestado en una cena que contó como testigos a Capitani y Baldassi.
Pero en el macrismo relativizan la versión al reconocer que desde la Casa Rosada ya se manifestó la preferencia por el entrerriano, aunque la Capital sigue siendo el punto sin acordar que impide la oficialización del trato. Los integrantes del partido recoleto insisten que los números del expresidente de Arsat son mejores que los del exembajador Luis Juez, alineado en el equipo Negri-Baldassi. Quieren participar activamente de las listas, pero no abandonan su objetivo de recalar en la Municipalidad. Al parecer, no habría factor para mover al exembajador de su lugar de privilegio, inexplicable, por cierto.
La jornada de hoy será más vertiginosa que la de ayer. Trascendió que el intendente Mestre se entrevistaría con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, al regreso de su viaje a Brasil. También, Massot tendrá una serie de entrevistas para exponer los resultados del trabajo que le encargaron y ejecutó hace una semana cuando Negri se interpuso en su plan inicial.
Otras fuentes señalaron que, en cuestión de horas, los popes de Cambiemos designarán a un árbitro nacional para atender el “caso Córdoba”. Cabe recordar que Capitani pidió la mediación y un posicionamiento explícito para ordenar el trabajo en el territorio que no sólo se reduce a las fórmulas más importantes



Dejar respuesta