PRO dilata y pide arbitraje de Macri en Córdoba

Analizan proponer a los miembros de la alianza local posponer la interna del 17 de marzo.

Por Yanina Passero
[email protected]

El macrismo cordobés, ahora, debe trabajar con la consigna de la neutralidad. Así fue el pedido explícito que bajó de la Casa Rosada y que jefe del bloque PRO en Diputados, Nicolás Massot, se dispuso a ejecutar sin ánimos de contradecir la orden. La negociación que mantenían, casi exclusiva, con el intendente Ramón Mestre se abrió a su contrincante radical, el diputado Mario Negri.
Desde la vieja casona que la Ucedé presta al partido recoleto aseguran que su nueva misión es buscar el consenso entre los socios. Tienen el inmenso desafío de sentar en la misma mesa a los hombres boina blanca que sostienen una guerra fría por la misma oportunidad política, la candidatura a la gobernación provincial.
Ahora bien, en las canteras macristas ya son varios los que aseguran que la “opción Negri” es la que seduce, en esta instancia. Primero, por coherencia con la velada preferencia de varios expectables de Cambiemos como el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y la diputada de la Coalición Cívica, Elisa “Lilita” Carrió. El mandamás del gabinete Marcos Peña, y cráneo de la estrategia electoral de Cambiemos, ha mostrado mayor afinidad con su espada en el Congreso. Después, porque el presidente de la UCR de Córdoba habría desperdiciado la oportunidad de cerrar un trato rápido, según analizan desde el PRO.
Pero como el espacio que comanda Darío Capitani no puede permitirse un absurdo táctico -esto es, ser devorado por la interna radical- buscarán dilatar los plazos para evitar la interna del 17 de marzo. Lógico: el consenso mejoraría las chances del macrismo de mejorar su posición en la listas.
El plan tiene dos etapas. Capitani viajó a Buenos Aires ayer por asuntos habituales pero con el objetivo adicional de plantear la necesidad de imponer un arbitraje activo de la mesa nacional de Cambiemos en el asunto Córdoba. Cierto es que la plana mayor de la alianza nacional está bien informada sobre las escaramuzas domésticas, pero no sería suficiente, a esta altura, la sugerencia de practicar el diálogo a dos puntas. Implica riesgos para los amarillos cordobeses.
El macrismo necesita una brújula, la seguridad que sólo le daría un guiño explícito de la Nación porque solucionaría varios frentes internos. A modo de resumen: la esquizofrénica relación del PRO con el exárbitro y tres veces candidato, Héctor “La Coneja” Baldassi; la grieta que abrió la disyuntiva si es Gabriel Frizza o Laura Rodríguez Machado quien debe completar la fórmula liderada por algún radical; la posición que ocupará la presidenta del PRO Capital, Soher El Sukaria, hasta ahora sindicada como integrante de la fórmula que comparte con el aguadista Rodrigo De Loredo. Ni hablar de los que hacen cola para ocupar los renglones en las boletas para la Legislatura y el Concejo.
Aún no hay novedades sobre la formación de la mesa nacional de Cambiemos para atender el asunto Córdoba, aunque se da por descontado que empezará a funcionar luego del regreso del presidente del PRO a nivel nacional, Humberto Schiavone, quien terminó sus vacaciones ayer. Hasta que la sugerencia de Capitani no tome forma, pondrán el esfuerzo en la segunda etapa del proceso: evitar la interna del 17 de marzo.
El objetivo de trabajo no es nuevo. Ya se escuchaba antes de que la Nación pidiera a Massot que converse con Negri y ante la confirmación de que una salida consensuada entre todos los socios rayaba lo imposible. Independientemente de la logística y los gastos, la elección de Cambiemos dejaría heridos. La opción más sensata era esperar que el reloj hiciera su magia antes del último minuto del día fijado para la inscripción de listas, el 23 de marzo.
En ese carril, desde el partido que fundó Mauricio Macri no descartan proponer a los socios posponer la interna. “Si los peronistas lo hacen…”, bromean los macristas que paladean las conveniencias de la idea. Si esto sucede será lo mismo que decir que los aliados no se medirán en las urnas.



Dejar respuesta