Preocupa presuntos casos de acoso en la UNC

Los episodios que ya se investigan tuvieron lugar en la cátedra de Anatomía Normal y circulan como ráfaga en las redes sociales. Inicialmente, profesores y ayudantes de alumnos hicieron y difundieron por WhatsApp de la referida cátedra comentarios e imágenes sobre alumnas que parecen incurrir en la figura de acoso. Juri y Pizzi pidieron una inmediata investigación.



A la UNC concurren alrededor de 150 mil personas, mayoritariamente jóvenes y profesores. Es una cantidad lo suficientemente expresiva para que allí ocurra lo que ocurre en el resto de la sociedad, más allá de algunos comportamientos díscolos y singulares propios de la Universidad, como es de público conocimiento. Esta es la lente, entendemos, para enmarcar lo que ha sucedido en la cátedra de Anatomía Normal de la Facultad de Ciencias Médicas. Es decir, por más reprochable que sea lo que a continuación describiremos, el caso no es excepcional.
El viernes de la semana pasada comenzaron a circular por las redes sociales episodios propiamente escandalosos que se originaron en un grupo de WhatsApp de la referida cátedra, que determinaron a que hoy el rector, Hugo Juri, y el decano de Médicas, Rogelio Pizzi, emitieran un comunicado conjunto, en el que expresaron su “máximo repudio a este tipo de accionar”
Los mensajes y las imágenes en las redes van más allá de los límites para reproducirlos pero, genéricamente, caen directamente en la figura del acoso, por lo menos, entre docentes y alumnos que fungen de adscriptos en la cátedra (ayudantes de alumnos), y que tienen como blanco y objeto de comentarios a alumnas, en los que elogian su belleza, aunque de manera bizarra, y divulgan planes o algo así. Debe tenerse presente que son personas que tienen a esas jóvenes como alumnas o, incluso, como examinadas en el momento de rendir parciales o finales.
“Ante los transcendidos en las redes sociales relacionados con supuestos casos de acoso en el ámbito de la Facultad de Ciencias Médicas, el rector de la Universidad Nacional de Córdoba y el decano de la Facultad de Ciencias Médicas han encomendado al Director de Asuntos Jurídicos de la casa, que de inmediato se aboque a la investigación de los sucesos de que se trata”, dice el comunicado en un tono hermético y casi pudoroso.
Continúa diciendo que “sin perjuicio de ello, quienes se sientan afectados por hechos de esta naturaleza podrán concurrir ante el Decanato de la Facultad de Ciencias Médicas o la Defensoría de la Comunidad Universitaria a formular su denuncia, garantizándoles la confidencialidad conforme a la normativa vigente”.
Rápidos de reflejos y con la energía que un asunto de estas características requiere, Juri y Pizzi corrieron el tema a Asuntos Jurídicos de la UNC. El tema preocupa y más aún en tiempos electorales.
El secretario de Asuntos Jurídicos, Marcelo Ferrer Vera, dijo que tras el pedido del rector y el decano comenzó a recabar información y que hasta ayer a la tarde se había reunido con funcionarios de la Defensoría de la UNC y de la Facultad de Médicas, pero remarcó que aún no había recibido denuncias, requisito indispensable para la investigación en presuntos delitos de instancia privada.
No obstante, aclaró que aun sin denuncia el caso bien podría encuadrarse en “falta ética” de los docentes involucrados, pero se negó a dar mayores precisiones.
Es probable que el tema llegue a tribunales federales, la jurisdicción natural de una dependencia nacional como la UNC. De cualquier manera la diligencia tiene garantizada una velocidad razonable por el peso del pedido rectoral y decanal, porque si bien tanto Juri como Pizzi están muy distantes de la controversia pero muy interesados en su resolución.



Dejar respuesta