Orden de Nación sacude plan de PRO orgánico

Desde la Casa Rosada bajó la disposición para que el armador Nicolás Massot –que negociaba con el intendente Ramón Mestre- pidiera una reunión a otro precandidato a la gobernación, Mario Negri.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

La seguridad que exhibían algunos referentes del PRO orgánico se fue diluyendo en el transcurso de dos fines de semana consecutivos. El diputado macrista, Nicolás Massot, junto al presidente del partido, Darío Capitani, estuvieron a un tris de cerrar un acuerdo con el intendente de Córdoba, Ramón Mestre. El trato era sencillo: los amarillos apoyarían su precandidatura a la gobernación, a cambio de que el radical aceptara a Rodrigo de Loredo como cabeza de fórmula para la puja capitalina.
Desde las canteras del partido que fundó Mauricio Macri responsabilizan directamente a Mestre y exponen un presunto agotamiento a raíz de las negociaciones supuestamente infructuosas. Aunque lo cierto es que los referentes del PRO local recibieron un “pedido” explícito de la Casa Rosada para abrir las tratativas con el precandidato que iban a enfrentar en internas, si todo salía conforme a sus planes, el radical Mario Negri.
Defienden su autonomía al explicar que el diálogo con el vocero de Cambiemos en el Congreso fue la consecuencia natural de la falta de avances con Mestre. Suenan, también, las voces de quienes recomendaron mantenerse al margen de la interna radical. En concreto, hoy todas las miradas amarillas se posan en la dupla compuesta por Negri y Héctor Baldassi.
Oficialmente, negristas y macristas dijeron que el almuerzo del sábado pasado no se concluyó nada, aunque son estos últimos quienes reconocen que pidieron al ex vicegobernador que el PRO ser parte activa de la discusión de las listas legislativas y deslizaron que la Municipalidad forma parte, asimismo, de sus pretensiones.
¿Cuál habría sido el motivo el approach al rival de Mestre? Dicen que el inocultable enojo del presidente Macri con el gobernador Juan Schiaretti que explicaría el porqué de la orden. Las constantes referencias del peronista a los desaciertos de la gestión nacional, su protagonismo en Alternativa Federal y, el corolario de la carta donde la Provincia responsabilizada a la Nación por la quita de la tarifa social de la energía eléctrica, algunos de los motivos enumerados.
Pero altas fuentes del PRO afirman que “no ha bajado una preferencia operativa” de Balcarce 50, pese a que es vox populi que Negri es amigo de la casa y que cuenta con el beneplácito de dos de la mesa chica de Cambiemos a nivel nacional. También reconocen que con Mestre el dialogo continúa pero no en términos concluyentes, probablemente porque ya no tiene la exclusividad.
La ausencia de un guiño nacional y el fracaso del “plan A” del PRO (Mestre, gobernador; Rodrigo De Loredo, intendente) sacudió al macrismo que entendió, a la fuerza, que el mejor camino era la neutralidad. Tal es el pedido de las autoridades partidarias a sus miembros.
A la espera que la liga mayor les entregue la brújula, el macrismo dice tener la misión de sentar en una mesa a cada uno de los actores, situación improbable en virtud de la ausencia de diálogo entre Negri y Mestre. Como sea, y más allá del mensaje oficial, la dirigencia del PRO ya analiza la conveniencia de empezar a “porotear” en las filas de Negri.
Sucede que en las canteras del diputado radical, además de Baldassi, se encuentra apuntado “el que mejor mide en Capital”, el exembajador Luis Juez. Este medio tuvo acceso a varios informes y el presidente del Frente Cívico ostenta una intención de votos de 22 puntos en la Capital, varios escalones debajo del peronista Martín Llaryora, pero por encima del líder de Marea Radical, De Loredo.



Dejar respuesta