En enero la recaudación cordobesa cayó 12% en términos reales

La baja de Ingresos Brutos, el de mayor participación en los ingresos globales, fue de 18%. Impactaron la recesión y las bajas de alícuotas por el pacto fiscal.

Los efectos de la recesión se registran en la recaudación. En enero, la de Córdoba alcanzó $16.196 millones, lo que implica un crecimiento nominal interanual del 31,5% pero si se descuenta la inflación anual cordobesa la caída interanual es de casi el 12% en términos reales. Los ingresos  provinciales bajaron en términos reales 18% mientras que los nacionales se redujeron 7% con respecto a enero del año 2018.
La recaudación por Ingresos Brutos en enero –que representaron el 71% del total de recursos de origen provincial–, registraron un incremento nominal del 22,2%, lo que en términos reales implica una caída de casi un 18% respecto al mismo mes del año anterior. Este desempeño está asociado al contexto macroeconómico adverso y al cumplimiento de las bajas de alícuotas previstas en el Consenso Fiscal.
Por el lado de los impuestos patrimoniales (16% del global de los recursos de la Provincia) aumentaron 34,6% en términos nominales (Inmobiliario 32,3% y Automotor 43,1%), lo que implica una caída de casi un 10% en términos reales.
Estas variaciones interanuales se explican principalmente –según un comunicado oficial- porque la actualización para el 2019 de las bases imponibles, en la mayoría de los casos, estuvieron por debajo de la inflación y por la modificación en el esquema de vencimientos para este año. En el caso del Inmobiliario Rural, a los fines de facilitar el cumplimiento por parte de los productores agropecuarios, el vencimiento del pago único se fijó para el mes de mayo en lugar de febrero.
Esta “flexibilidad”, dicen desde Hacienda, provoca una caída del 26% en la recaudación corriente de enero. En cuanto al Inmobiliario Urbano, a pesar de que a partir de este año se mensualizan los vencimientos para quienes no optan por pago único, la recaudación corriente aumentó un 55% con respecto a enero 2018 gracias a que la administración digital del impuesto sigue induciendo mejoras en el nivel de cumplimiento y a mayor proporción de pagos únicos.
El impuesto de Sellos es el que muestra peor desempeño con una variación nominal interanual del 6%, lo que en términos reales implica una caída de casi un 29%. Esto se explica fundamentalmente porque hubo una brusca caída en la base imponible de este impuesto.
Por ejemplo, el stock de créditos hipotecarios (expresados en UVAs) creció tan sólo un 7,4% interanual; la transferencia de automotores (incluyendo inscripción de 0 km) se desplomó un 64,9%, mientras que el stock de créditos por consumos con tarjeta de crédito se incrementó menos del 30%, bastante por debajo de la inflación.
Por el lado de los tributos nacionales, la dinámica en el primer mes del año se explica por la evolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y de Ganancias que en conjunto representaron el 90% de los coparticipados.
En enero, el IVA representó el 53% del total de recursos nacionales recibidos y presentó un crecimiento interanual del 39,6% en términos nominales y una caída del 6% en términos reales. El componente interno (IVA DGI) creció a una tasa del 49,4%, es decir en línea con la inflación. Para ello fueron claves cambios de política tributaria (inclusión de servicios digitales, reducción de cargas sociales como pago a cuenta de IVA, entre otros) y la forma de imputar la recaudación proveniente del régimen de facilidades de pago.
Por su parte, el componente externo mostró un incremento nominal de apenas el 2,5%, bastante por debajo del crecimiento de los precios. Esta dinámica se explica principalmente por la caída en las importaciones -producto de la devaluación y la recesión económica-, y por efecto de la reducción de alícuotas de los anticipos de IVA aplicada sobre ciertos bienes importados, principalmente insumos.
Ganancias registró una variación interanual del 47,9% en términos nominales levemente por debajo del crecimiento de los precios.
Por el Fondo de Compensación creado por el Consenso Fiscal ingresaron $123 millones durante el mes de enero. Este Fondo se destina a inversiones de infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, productiva, de vivienda o vial, tanto por parte de la Provincia como por sus municipios y comunas.
Por su parte, el Bono Nación Consenso Fiscal significó el ingreso de $115 millones durante el mes de enero. Estos fondos, que también son coparticipado a los municipios, tienen por objeto compensar a las provincias por haber desistido de los juicios por deudas tributarias iniciados contra el Estado Nacional en el marco del Consenso Fiscal.



Dejar respuesta