Gremios cordobeses marcharon contra el ajuste

Los gremios de Córdoba se concentraron para marchar en contra de la política económica desplegada por el Gobierno Nacional.

Foto: Gabriel Alvelo

Los gremios se Córdoba participaron ayer de una jornada de protesta coordinada a nivel nacional contra la Administración encabezada por Mauricio Macri.
La CGT Regional Córdoba, liderada por José “Pepe” Pihen, concentró a sus cuerpos orgánicos frente a su sede de Avenida Chacabuco 464 a partir de las 18.30, y pasadas las 19 emprendieron su marcha hacia San Juan y Vélez Sarsfield, donde confluyeron todas las columnas. El Surrbac (recolectores) concentró en la esquina del Patio Olmos.
El sindicato de Luz y Fuerza, por su parte, llamó a sus representados a concentrarse en frente de su sede gremial, en calle 27 de abril, y desde allí se movilizaron hacia el punto de convergencia. También participó la CTA conducida por el kirchnerista Pablo Carro.
Las protestas enarboladas por los sindicalistas estuvieron casi privativamente dirigidas en contra del Gobierno Nacional. Tal vez la única excepción fue la de Luz y Fuerza, que difundió un extenso comunicado en el que cargó también contra la Provincia, a la que “acusa” pretender la privatización de Epec. El resto de los reclamos buscaron cuestionar las medidas económicas adoptadas por la Casa Rosada.
Las consignas detrás de la cual se encolumnaron los gremios cordobeses fueron el rechazo al ajuste, el aumento en las tarifas de los servicios públicos, el desempleo y la recesión.
Las columnas que se agruparon en la esquina de Patio Olmos estuvieron también conformadas por diversas organizaciones sociales y políticas.

Foto: Gabriel Alvelo

Participes
Participaron de la movilización: Luz y Fuerza, Camioneros, CTA autónoma, la CTA de los trabajadores, la CGT Regional Córdoba, UEPC, Ciudadanos Contra el Tarifazo, la Multisectorial 21 de Febrero, ATE, Consejo de Organizaciones de Unidad Ciudadana, Multisectorial Córdoba Contra el Ajuste y Unidad Ciudadana Córdoba.

Luz y Fuerza
El sindicato liderado por Gabriel Suárez responsabilizó a la Provincia, conjuntamente con la Nación, por el aumento de las tarifas de la energía eléctrica. Como es habitual, el gremio buscó posicionarse como un defensor de los derechos de los cordobeses, sin importar que uno de los principales conceptos que hacen onerosa la prestación es el Valor Agregado de Distribución (VAD) que se ve engrosado en buena medida por algunas cláusulas que prescriben desmesuradas ventajas para los empleados de la compañía estatal.
Los aumentos están en gran medida determinados por la quita de subsidios del Gobierno Nacional o por la suba del dólar, cuyo precio responde a las políticas monetarias desplegadas por el Poder Ejecutivo nacional. Y el precio de la energía eléctrica que la Provincia compra al Mercado Eléctrico Mayorista (Sistema Interconectado Nacional) tampoco es definido por El Panal.
A fin de cuentas, no resulta difícil advertir que el responsable –cuanto menos- principal del aumento en los costos de la energía eléctrica es el Estado Nacional. Sin embargo, dado el conflicto que hace meses enfrente al gremio con la Administración Provincial, al sindicato le resulta más provechoso apuntar hacia el Centro Cívico en busca de un “culpable”, para utilizar su presunta posición de “defensor de los cordobeses” (a los que perjudica exigiendo ventajas exorbitantes en su convenio colectivo) como un elemento de presión.



Dejar respuesta