Baldassi defiende su juego apoyándose en la Nación

El compañero de fórmula de Mario Negri aseguró que se guía por la coherencia. Legitima su alianza con el precandidato radical a la gobernación y confirma que cada uno de sus movimientos se hicieron con pleno conocimiento de los popes de la Casa Rosada.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

baldassiEl presidente del PRO, Darío Capitani, firmó la incorporación de su partido en la alianza Cambiemos. La marca tendrá un espacio en el cuarto oscuro el domingo 12 de mayo cuando las miradas se concentren en la puja por la Provincia y la Municipalidad de Córdoba. La foto del macrista con el intendente Ramón Mestre fue interpretada por los conmilitones como un paso fundamental en las tratativas que mantienen los amarillos con el responsable del Palacio 6 de Julio.
Capitani se esmera en despejar las elucubraciones y pretende celebrar que la alianza existe, que están próximos a comenzar a discutir un programa de gobierno con sus actores. Cierto es que las desconfianza se impone entre los miembros y, pese a que el PRO apuesta todas sus fichas al combo “Mestre, gobernador; Rodrigo de Loredo, intendente”, con la oficialización de la coalición se profundizaron las fisuras, indisimulables a esta altura.
Fue el compañero de fórmula del radical Mario Negri, el diputado Héctor “La Coneja” Baldassi, quien ratificó que la dupla tiene una decisión tomada, pese a que no tienen garantías sobre su futuro políticos.
“Fui coherente y voy a mantener la coherencia hasta el final del proceso, sea cuál sea”, la contundente respuesta de quien fuera tres veces candidatos del macrismo en la provincia. La alianza con Negri –continuó en diálogo con Alfil- es un acuerdo cuya evolución “nunca estuvo bajo el desconocimiento de la Nación”.
De esta forma se aleja de la línea de fuego de los aliados que pedían a gritos la interna, pero que claramente apuestan a zafarse de este mecanismo, negociar a contrarreloj la unidad e inscribir los nombres de los candidatos el mismo sábado 23 de marzo. El consenso, naturalmente, evitaría que el rencor de los heridos se desnude en la campaña, aunque en realidad el consenso beneficiaría a los macristas –en menor medida a los juecistas- que ahora apuestan en una sola canasta: De Loredo.
El nombre del radical habría sido el factor central para que Baldassi desestimara el apoyo de Capitani y el armador del PRO, Nicolás Massot. La hipótesis extendida situaba el presunto reparo en otro hombre del centenario partido, el intendente Mestre.
Cierto es que Baldassi habría deslizado a sus íntimos, en varias oportunidades, que no sería su compañero de fórmula. Entonces, la separación de los caminos del PRO y el diputado ocurrió el mismo día que oficializaron que sería el candidato amarillo. Horas después, los macristas fundaron la sociedad con el expresidente de Arsat, dando a luz la línea interna que se llamó Marea Amarilla, puertas adentro, o Grupo Tanti, en homenaje al lugar que escogieron para la reunión.
Ahora, Baldassi no piensa ser parte ni de los éxitos o los fracasos de la fuerte sociedad entre Massot y De Loredo. Ambos tienen la responsabilidad de asegurar que sus espacios no se vean mermados en el nuevo turno electoral, pues entre ambos deben mantener o elevar sus 10 cargos en Concejo, Legislatura y Tribunal de Cuentas. Un acuerdo holístico, dicen desde otras canteras, significarían pérdidas.
Con la intensificación de la estrategia de trabajo, Negri y Baldassi intentarán separarse de estas presuntas fruslerías: el objetivo real es “ganar Córdoba”. La respuesta del día de la formación de Cambiemos fue virtual, pero prometen sacudir estanterías la semana que viene.
“Cambiemos quedó inscripto como alianza en la justicia electoral de Córdoba. Ya tenemos el instrumento. Ahora debemos lograr el objetivo: ganar la Provincia para que el cambio llegue a todos los cordobeses. Este es nuestro objetivo con Héctor Baldassi”, tuiteó Negri.
La dupla no se rompe. Es decisión tomada, aseguran desde el círculo de confianza del legislador nacional del PRO.



Dejar respuesta