Juecismo apoya maniobra PRO para demorar alianza

El senador Ernesto Martínez respaldó la decisión del macrismo de no firmar aún su incorporación a Cambiemos, pese a la intimación de la Justicia electoral.

Por Yanina Passero
[email protected]

juecismo
Ernesto Martínez

La Justicia Electoral intimó al PRO para que regularice su situación en la alianza Cambiemos. Los macristas dirigidos por Darío Capitani levantaron la lapicera del acta como parte de su estrategia de negociación con los aliados, en medio de una maraña de condiciones superpuestas, de escasa aplicación práctica, pergeñadas para lograr la interna.
En este segundo grupo se inscriben los precandidatos radicales Ramón Mestre y Mario Negri. No están dispuestos a dar el brazo a torcer, mientras que los dirigentes amarillos –de aspiraciones moderadas- pujan por colar al exintendente de Jesús María, Gabriel Frizza, en la fórmula provincial y subir a la categoría de candidato a intendente al expresidente de Arsat, Rodrigo de Loredo.
Sólo en los reductos de la vieja casona que la Ucedé presta al PRO se escucha que se sigue trabajando por el consenso. Incluso, afirman que la alianza podría inscribirse esta semana (el jueves), si los radicales aceptan las modificaciones sugeridas por Capitani, como por ejemplo, utilizar el método de las encuestas como una herramienta vinculante, entre otras menudencias técnicas.
Como se señaló desde estas páginas, el macrismo espera saltar la interna del 17 de marzo y negociar a contrarreloj el día de la fecha de presentación de listas, el 23 de ese mes. Un método radical.
Para que no queden dudas de lo revuelto que viene el río en Cambiemos Córdoba, la encendida defensa del Frente Cívico a la legalidad de la decisión del PRO, observada por la jueza electoral Marta Vidal, aporta un elemento probatorio.
Sucede que el presidente del Frente Cívico, Luis Juez, se plegó a la línea interna que componen los diputados Negri y Héctor “La Coneja” Baldassi. La decisión los alejó del mestrismo y el PRO orgánico que, de prosperar la interna, terminarán uniendo esfuerzos bajo la máxima “Mestre, gobernador; De Loredo, intendente”. El exsenador ostenta buenas mediciones en las encuestas, según los chismes de pasillo de aliados y peronistas. Tal fue el tributo que hizo a la fórmula provincial ya oficializada, carente de un candidato para la pelea municipal.
De todas maneras, el brazo derecho de Juez en las negociaciones con los miembros de la entente, el senador Ernesto Martínez, fustigó contra la jueza Vidal, su vieja enemiga.
“No seremos funcionales a actuaciones ilegales porque la jueza no tiene ninguna facultad para emplazar a fuerzas políticas sobre su modo de funcionamiento interno”, dijo a Alfil en referencia a intimación de la Justicia Electoral.
“El PRO, que es el único partido que no ha firmado su incorporación a la alianza, tiene hasta el 14 de marzo, recién después de ese día la Justicia puede interceder”, alertó sobre la contradicción con la ley de partidos políticos de Córdoba que expresa en su artículo 26 que “la constitución de una alianza debe ser puesta en conocimiento del Juzgado Electoral Provincial, por escrito y mediante solicitud formal de reconocimiento e inscripción, con no menos de sesenta (60) días antes de la elección en que aquella se proponga intervenir”.
Martínez calificó de “payasada jurídica” la presunta urgencia judicial porque, supuestamente, el PRO tendría que apuntarse esta semana. El expresidente del Frente Cívico se pregunta de manera capciosa “¿cuál es la pena sino lo hace?”. Según su análisis, ninguna, porque sobra tiempo para conformar Cambiemos Córdoba.
Como sea, el Frente Cívico toma distancia de las urgencias radicales de tener al PRO adentro, pese a que saben que no se permitirán la herejía de la ruptura bajo apercibimiento de los laderos del presidente Mauricio Macri. Probablemente, la necesidad de buscar el equilibrio responda a lo que Juez prometió a los suyos: que el espacio no pierda representatividad en 2019. En ese plan, se esperaba el resultado de una reunión entre Juez y De Loredo prevista para anoche.



Dejar respuesta