PRO concentra interés en Córdoba: sólo De Loredo

El macrismo orgánico ultima el acuerdo con Ramón Mestre por la sucesión municipal, a cambio de apoyo en la elección provincial. El integrante del núcleo interno Marea Radical podría ser escoltado por un exponente de confianza del Intendente. Ya discuten las listas de concejales y legisladores.

Por Yanina Passero
[email protected]

El PRO orgánico dice tener la venia de la Casa Rosada para redondear la negociación con el expresidente de la UCR, Alberto Zapiola. La novela terminaría con el apretón de manos correspondiente y la presentación en sociedad de las nomenclaturas “Mestre, gobernador; Rodrigo De Loredo, intendente”.
En el otro polo, el diputado radical Mario Negri, pero en especial el amarillo díscolo, Héctor “La Coneja” Baldassi, insisten –a través de sus operadores- que no puede ponerse en duda el visado del jefe Marcos Peña en su determinación de unir fuerzas para la eventual interna de Cambiemos, prevista para el 17 de marzo.
Si ninguna de las partes miente, huelga preguntarse si el libre albedrío es la táctica de Nación para justificar, a la postre, un “dedazo” del presidente Mauricio Macri en la apuesta provincial y municipal, ante la evidente incapacidad de las partes de llegar al consenso. O bien, asoma con más virulencia la confirmación del límite territorial que habría prometido al gobernador Juan Schiaretti a cambio de gobernabilidad.
Al respecto, Negri y Baldassi dijeron el pasado sábado que “se puede ganar Córdoba”. Acaso, ¿Mestre y el macrismo dirigido por Darío Capitani no quieren lo mismo? La sentencia de los diputados pretende instalar una presunta carencia, la falta de vocación de poder.
Pero lo cierto es que la expectativa del macrismo local está centrada en lograr la candidatura del integrante del núcleo interno Marea Radical, Rodrigo De Loredo. Descargan culpas al afirmar que Baldassi, quien era su candidato único a la gobernación, se “apuró” al insinuar la fórmula con Negri en una ronda festivalera. El exárbitro reconoce a los suyos que la bendición que recibió del PRO orgánico no avanzó en un plan de trabajo en equipo cuando descubrió que a los armadores Nicolás Massot y Capitani ponían sus esfuerzos en aumentar el número de escaños en el Concejo Deliberante de la ciudad.
La respuesta a la pregunta si primero fue el huevo o la gallina no cambiará la realidad de que Baldassi volverá a jugar sin el respaldo del macrismo local y éstos están próximos a cerrar la alianza con Mestre, si es que no lo han hecho ya. Los más optimistas aseguran que no tardarán en oficializar el acuerdo interno antes de este viernes.
A continuación algunos detalles de la negociación del PRO con el núcleo radical Confluencia, mientras Negri y Baldassi pedían reglas claras para la interna.
Mestre encabezaría la fórmula provincial eventualmente acompañado por el diputado macrista Gabriel Frizza. La senadora Laura Rodríguez Machado habría quedado afuera de la terna porque, supuestamente, el exintendente de Jesús María tiene el valor agregado de ser fuerte en un bastión clave para cualquier elección: el departamento Colón.
Más abajo, asomaría la candidatura capitalina de Rodrigo de Loredo, la real apuesta del PRO al punto que estaría dispuesto a ceder la viceintendencia que asomaba cantada para la legisladora Soher El Sukaria. Trascendió que Mestre quiere ubicar por detrás de su rival interno a un dirigente de su riñón y los negociadores amarillos sólo bocharon a Diego Mestre.
Como muestra del avance de las conversaciones, los macristas deslizan que ya se está discutiendo las listas de concejales y legisladores, aunque mantienen las pretensiones en reserva para no anticipar “su precio”. Lo cierto es que en el PRO admiten que lograr la candidatura de De Loredo –a quien ven con chances de ganar, por ejemplo, si la peronista Olga Riutort jugara por afuera de Unión por Córdoba- y aumentar la presencia legislativa, son los objetivos de la pulseada doméstica de este ciclo. Por supuesto, adicionan la necesidad de mejorar el número de municipios gobernados por Cambiemos en el interior.
Baldassi repetirá que “se puede ganar Córdoba”, cuando todo parece indicar que la división de los aliados no hace más que favorecer las chaces del PJ en las dos compulsas más importantes del 12 de mayo. Desde la línea macrista fuertemente influenciada por los modos del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio “Rosca” Monzó, no se sientes cohibidos y aseguran que hay tiempo para negociar hasta el 23 de marzo, el último día para anotar las listas.
Todos coinciden en que ya no hay tiempo para una interna, aunque es el único camino para lograr un acuerdo en Cambiemos. O quizás, la (demonizada) injerencia del Macri.



Dejar respuesta