Schiaretti destacó una “inversión histórica”; para Negri, “no tiene un plan”

El gobernador inauguró las sesiones de la Legislatura. Dijo que las obras se hacen sin apoyo nacional.

El gobernador Juan Schiaretti inauguró hoy el período ordinario de sesiones de la Legislatura con un discurso en el que habló como si ya hubiera sido reelecto, prometiendo obras a dos y cuatro años de plazo.
Como era previsible, señaló un crítico panorama de la economía nacional, a pesar de lo cual aseguró que la Provincia ha continuado con su pan de obras, que calificó de “histórico”. “Esta inversión es histórica, nunca vista en Córdoba, y menos con una Argentina en crisis”, agregó.
Las obras públicas fueron el eje central del discurso, quien destacó especialmente los gasoductos troncales, a la vez que anunció que en los próximos años desarrollará la extensión de la red domiciliaria. También mencionó la conectividad a internet, el cierre de la Circunvalación y trabajos en educación y salud.
Todo ello, aseguró, con fondos provinciales, porque “nadie nos aportó ni un peso”. Schiaretti insistió con que el gobierno nacional no ayuda a Córdoba, lo que provocó la reacción de los dirigentes de Cambiemos, que sostienen que el gobernador miente en ese punto.
El peronista, como suele hacer en sus exposiciones legislativas, acentuó el localismo, afirmando que su gobierno tiene “una bandera: los intereses de Córdoba no se negocian con nadie; jamás resignaremos nada”. “Ésta es la marca registrada de este gobierno: primero Córdoba, segundo Córdoba, tercero Córdoba y cuarto Córdoba”, afirmó.
La referencia a la crisis económica nacional fue casi permanente, responsabilizando de la pobreza en Córdoba a las decisiones de la Casa Rosada.
Asimismo, como hizo en muchas otras ocasiones, sostuvo que es un garante de la institucionalidad, concepto que también provocó la reacción opositora. “Cuidamos la institucionalidad del país”, dijo.
Schiaretti también manifestó una posición que coincide con la del peronismo no kirchnerista, al postular que “debemos dejar atrás la grieta y construir puentes”; lo de los puentes pareció una referencia a José Manuel de la Sota, quien apelaba a esa figura para manifestar que el país necesita superar enfrentamientos.
Uno de los anuncios más destacados que se iniciará la construcción de 25 viviendas, plan a lanzar en los próximos dos meses, pleno período electoral.
Schiaretti rindió un homenaje a los ex gobernadores desde 1983, Eduardo Angeloz, Ramón Mestre y José Manuel de la Sota, a quien seguramente quería llegar, pero con el detalle de mencionar antes a los radicales. La hija de De la Sota, la concejala Natalia, lo seguía desde uno de los palcos.
No hubo una sola referencia a la situación de EPEC, cuyos cortes de energía y su costo económico han merecido las críticas más fuertes de la oposición. En cambio, anunció un programa de generación de energía limpia en hogares y empresas.

La oposición
El principal dirigente opositor que siguió el discurso de Schiaretti fue el radical Mario Negri, precandidato a gobernador por Cambiemos (Ramón Mestre, como estaba previsto, no fue).
Negri declaró que “después de escuchar a Schiaretti supe definitivamente que voy a ser gobernador. Nada de lo que digo es mentira y demagogia. Una parte reconocieron hoy: en veinte años no hicieron viviendas y está detonado el sistema de salud provincial”.
Además, coincidió con el gobernador en que “para combatir la inseguridad hay que tener un plan, que este gobierno después de veinte años no tiene”.



Dejar respuesta