Lábaque se baja: la interna de Cambiemos será radical

El viceintendente acordó escoltar al hombre boina blanca, Javier Bee Sellares, en la pulseada interna del 17 de marzo.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

Vacaciones premeditas (o necesarias, ¿por qué no?) es la excusa oficial de los socios de Cambiemos para justificar la ausencia de fórmulas de consenso, a 100 días de la elección provincial y municipal. Como trascendió, el intendente capitalino y precandidato a gobernador, Ramón Mestre, estará fuera del país hasta el lunes. El macrismo, cansado, espera que en la primera reunión de la semana próxima se registren avances. Los amarillos ya mastican las amenazas que lanzarán durante el fin de semana.
La interna asoma como el único camino real, entre la maleza de las operaciones políticas que no cesan entre sus miembros. Cierto es que las negociaciones son inexistentes, pero hay dirigentes que corren con una mayor desventaja: Felipe Lábaque y Javier Bee Sellares.
El viceintendente no es el candidato oficial del PRO orgánico. Por el contrario, el preferido de los macristas es el aguadista Rodrigo de Loredo. Mestre, por su parte, no bendijo el sueño municipal de un leal durante las sus gestiones municipales. El legislador no tuvo más remedio que forjar su camino y, en ese plan, fundó su sociedad con el también presidente de Atenas.
Fue así que hace menos de 10 días, Lábaque y Bee Sellares anticiparon a este medio que resolvieron formar la primera dupla municipal de cara a la interna de Cambiemos, prevista para el 17 de marzo. Ayer, a través de los potentes micrófonos de Cadena 3, oficializaron la estrategia, dejando la primera foto de la unión ante la mirada del influyente Mario Pereyra. Esperarán, con paciencia, los ecos de su plan.
“Se está trabajando en tratar de generar consensos. Hay varios precandidatos a intendente en Cambiemos y en este proceso notamos muchas individualidades por eso con ‘Felo’ tratamos de mostrar un binomio que piense en un proyecto Córdoba y un esquema superador”, precisó Bee Sellares en la mencionada entrevista.
“La decisión que tomamos es mostrar una dupla que salga de la dicotomía ‘yo no quiero ser vice tuyo y vos no querés ser vice mío’”, otros de los apuntes del integrante del centenario partido. Lábaque asintió.
Ahora bien, se da por descontado que uno de ellos deberá ocupar el escaparate de la boleta. Sorpresa: este punto fundamental ya fue acordado.
En diálogo con Alfil, Bee Sellares reconoció que será él quien estampará su nombre en el primer renglón, si es que las candidaturas terminan cerrándose a través del mecanismo del voto de afiliados y extrapartidarios, como todo parece indicar.
Obedecería a una decisión táctica. Si se toma por cierto que el PRO empujará por la suerte de De Loredo, Lábaque no tendría más remedio que depositar su confianza en los niveles de participación de extrapartidarios el día de la puja democrática. Un nivel bajo de participación podría ser perjudicial.
En tanto, Bee Sellares confía en la capacidad de su estructura dentro del radicalismo capitalino, aunque, repite que no tendría inconveniente de escoltar a su compañero si las chances de éxito se elevaran. Están dispuestos a mostrarse magnánimos frente a las menudencias de los popes.
Aún a la espera de la resolución de otro anotado para la intendencia, el titular del Frente Cívico, Luis Juez, pareciera que la interna de Cambiemos tendrá color radical. Mestre se mediría con el diputado Mario Negri; escoltado por el macrista Héctor “La Coneja” Baldassi.
Es probable que el titular del Ente de Intendentes Radicales escoja a un macrista como adlátere. Sonaban el diputado Gabriel Frizza y la senadora Laura Rodríguez Machado, aunque desde estas páginas se reveló que trató de sumar a una extrapartidaria, la reconocida periodista Fabiana Dal Prá.
El versus municipal, hasta ahora, sería Bee Sellares-Lábaque contra De Loredo en compañía de la legisladora amarilla Soher El Sukaria. Es, por supuesto, un borrador porque además de Juez resta ver que hará el hermano del intendente, Diego Mestre, cuyas pretensiones políticas siguen intactas.



Dejar respuesta