El PJ pagará a cosecha en Capital

Mientras en la alianza que mueve los hilos desde Balcarce 50 sigue enredada en discusiones interminables para dirimir candidaturas a nivel provincial y municipal, Unión por Córdoba ya tiene definidos los nombres que encabezarán las boletas el 12-M y trabaja para resolver problemas menores.

Por Felipe Osman

Mientras en la alianza que mueve los hilos desde Balcarce 50 sigue enredada en discusiones interminables para dirimir candidaturas a nivel provincial y municipal, Unión por Córdoba ya tiene definidos los nombres que encabezarán las boletas el 12-M y trabaja para resolver problemas menores. Uno de ellos: moderar (y ordenar) las pretensiones de la tropa en capital. Martin Llaryora, diputado nacional y candidato a intendente que lidera las encuestas, recibió ayer a los principales referentes territoriales de la ciudad y bajó un mensaje claro: el PJ pagará a cosecha en capital. La aclaración viene al caso porque buena parte de los presidentes de cada seccional habían empezado ya a pedir lugares en la lista de concejales. Pero esta recompensa, por obvio motivos, no sería la más motivadora. Quién lograra un lugar medianamente expectable en la lista de Unión por Córdoba tendría ya prácticamente asegurada una banca, incluso ante una derrota. En lugar de esto, desde la mesa chica que preside el gobernador se mando a moderar las expectativas de los referentes territoriales y avisar que la suerte individual se mantendría atada al triunfo colectivo: los esfuerzos serán correspondidos con puestos en el gabinete municipal, victoria mediante. Sin embargo, las expectativas de los jefes territoriales de formar parte de la lista de concejales no deja de ser un síntoma de buena salud para las aspiraciones del justicialismo a desembarcar, por primera vez en mucho tiempo, en el Palacio Municipal. La militancia “se tiene fe”. Por otro lado, aunque el sanfrancisqueño aparece arriba en las mediciones (muy preliminares) que hasta ahora se han llegado a conocer, y aunque su candidatura es un hecho, Unión por Córdoba aún no la ha oficializado. Esto tiene una explicación sencilla: no hay necesidad de hacerlo. Se espera que el ahora diputado formalice su candidatura cuando Cambiemos haga lo propio, hacerlo antes podría llevarlo a quedar vedado por la ley electoral para compartir actos y spots oficiales con el gobernador, en los que juntos publicitan el ambicioso plan de obra pública en el que el mandatario provincial piensa asentar su candidatura a la reelección y la campaña de su otrora vicegobernador a la Intendencia.