UNC: Ya no hay tiempo para que Juri diga que no

Aunque el mandato de Hugo Juri haya ido prorrogado de abril hasta el 31 de julio (más de tres meses), la elección directa del nuevo rector de la UNC apenas fue prorrogada 22 días (del 24 de abril hasta el 16 de mayo). Es decir, el calendario electoral ya está encima.

Mariela Marchisio – Enela Pèrez- Mirta Lutri


Aunque el mandato de Hugo Juri haya ido prorrogado de abril hasta el 31 de julio (más de tres meses), la elección directa del nuevo rector de la UNC apenas fue prorrogada 22 días (del 24 de abril hasta el 16 de mayo). Es decir, el calendario electoral ya está encima. Un no a su reelección sería “otorgarle” al oficialismo menos del tiempo necesario para sustanciar una discusión interna compleja en extremo y, encima, para estrenar el sistema de votación directa de la fórmula electoral.
Para insistir con su eterna fórmula del “no” ante la posibilidad de asumir en un cargo público, dentro y fuera de la UNC, ya es tarde. Sólo cabe una posibilidad: que evite la reelección provocando un serio problema a la casa de estudios que lo ha tenido dos veces conduciendo su destino. Juri ha sido siempre un hombre responsable y medido en sus decisiones, por lo que este gesto no va en línea con lo que ha sido su dilatada trayectoria.
Sin pronunciamiento expreso, ya en la UNC dan por hecho que irá por la reelección y ahora los movimientos que se han visto en el mes de receso, enero, es un sinnúmero de candidatos para el Vicerrectorado. Debe recordarse que desde el 16 de mayo se votará una fórmula, y no sus dos miembros en forma separada
Los nombres que se escuchan con más insistencia son los de tres decanas y el del actual vicerrector, Pedro Yanzi Ferreira. Durante la Asamblea Universitaria de abril de 2016, el ex decano de derecho debió superar algunas contingencias, pero igual fue elegido. Pero en elecciones directas de ponderación simple (por claustro) la situación puede ser bien distnta, tanto que en vez de sumar buena parte de los electores de su unidad académica de origen (Derecho). Esta vez, la fórmula debería balancearse del centro a la centro izquierda, dado el perfil del electorado universitario, en particular el claustro estudiantil.
Este requisito lo reúne una de las más nombradas, la decana Mariela Marchisio (Arquitectura), aunque con un reparo: su corto recorrido en el cargo (todavía no ha completado su primer mandato). Los casos de Mirta Lutri (Odontología) y Elena Pérez (Lenguas) son distintos: están en su segundo mandato, tienen un perfil más académico que político, y, en el caso de la lingüista, con un desmérito inicialmente condonado y ya olvidado, cuando apenas consiguió 9 de los 10 necesarios en su primera elección.
El Consejo Superior debería reanudar sus actividades el próximo martes 5 de febrero. En una de sus últimas sesiones, logró que se sancionase, ya a las puertas del receso estival, un nuevo reglamento para el sistema de elecciones directas que se estrenará en mayo. En esa ocasión se estableció la prórroga a los mandatos de Juri y del decano Pablo Recabarren (ingeniería), así como de sus respectivos vices, Yanzi Ferreira y Adriana Cerato.
Los mandatos de Juri y Yanzi Ferreira finalizarán el 31 de julio venidero y los de Recabarren y Cerato hasta el 31 de julio del 2020. Estas prórrogas completan el proceso de sincronización de mandatos de las autoridades unipersonales que se viene produciendo desde la reforma política, que se sancionó en la Asamblea Universitaria de 2016.
Además de sincronizar las fechas, esta prórroga ayudará a mantener la jornada de los comicios en mayo, cumpliendo con el mandato estatutario que exige la simultaneidad con las elecciones de consejeros y consiliarios.
En el caso de las autoridades de la Facultad de Ingeniería, la prórroga empujará el final de mandato hasta julio del 2020. Este año extra para Recabarren y Cerato responde a la prohibición de elegir rector y decano en el mismo año que establece el Estatuto de la UNC.



Dejar respuesta