Tapón generacional, criterio que pesa en casting de vices

El mejor posicionado para escoltar al Gobernador sería el titular de Alta Gracia y probable rival a futuro del exponente para la ciudad, Martín Llaryora. La emergente Natalia de la Sota irá a la lista legislativa. Ramón Mestre tentó a una famosa y Mario Negri eligió al macrista Héctor Baldassi.

Por Yanina Passero
[email protected]

En el peronismo el candidato siempre elige a su compañero de fórmula. Es ley. En esas escaramuzas se encuentran los anotados para escoltar al gobernador Juan Schiaretti en su inevitable –aunque no confirmada explícitamente- búsqueda de la reelección.
Si será un veterano de su mesa chica (la experiencia y lealtad) o apostará a un dirigente con proyección (para favorecer el recambio generacional), son dos elementos que se imponen en el casting de vices.
Unión por Córdoba ya tiene la fecha, el 12 de mayo, y los exponentes que estarán ubicados en el escaparate de la boleta provincial y municipal respectivamente: Schiaretti y el diputado Martín Llaryora. Es natural que las deliberaciones se enfoquen en el terreno del segundo renglón. El viaje del mandatario provincial a España y la invitación del titular del bloque peronista en la Legislatura, Carlos Gutiérrez, inclinó la balanza hacia la opción de la escudería permanente del jefe de peronismo cordobés.
¿Cuál fue la función del legislador en la misión cultural y turística de la Provincia por Madrid?, la pregunta que se hacían, contrariados, algunos operadores con despacho en El Panal. Inmediatamente se respondían: “seguro, hablarán de las fórmulas”.
Pero, en los mentideros del PJ, también de otras fuerzas que conviven en el territorio, advierten que hay un tercer elemento que terminará incidiendo. Se refieren a la necesidad de poner un coto a la precipitada carrera por la sucesión de Schiaretti en 2023, si es que logra imponerse a Cambiemos en mayo. En términos directos, imperaría la necesidad de poner un tapón generacional a los emergentes.
Es por eso que las operaciones que colocan al intendente de Alta Gracia, Facundo Torres, como el referente que tiene todos los números comprados para acompañar a Schiaretti no tienen otra misión que sosegar el ego de Llaryora. El sanfrancisqueño es el que mejor mide, después del Gobernador, y si logra alzarse con el Palacio 6 de Julio para poner el broche de oro al cuarto de siglo de UPC en el poder no quedarán dudas de su carrera política entrará en un espiral ascendente. La Municipalidad capitalina más que un trampolín es una picadora de carne, pero la experiencia enseña que las mejores gestiones locales coincidieron con gobiernos del mismo signo político.
Como sea, la reubicación de la concejala Natalia de la Sota en la lista legislativa es un elemento de peso que nutre la hipótesis. Tras la inesperada muerte de su padre, José Manuel de la Sota, la joven dirigente logró centralidad en el peronismo, incluso se habló de la fórmula Schiaretti –De la Sota, aunque también se combinó su nombre con el del vicegobernador en uso de licencia.
Según trascendió, y como indica la regla, Llaryora elegirá a un dirigente de su confianza para delegar la responsabilidad legislativa. Sí la versión se verifica, la corriente de miembros de la línea delasotista que pide pista deberá esperar una nueva oportunidad política para reclamar espacios o activar mecanismos de presión. Desde estas páginas se cronicó, al respecto, la decisión de Daniel Passerini de ratificar su pretensión de pelear por la intendencia pese a la noticia de que Llaryora es ya en candidato puesto. “En el peronismo nunca hay internas”, repite un avezado dirigente. ¿Se equivocará?

Panorama en Cambiemos
Las combinaciones y especulaciones no cesarán hasta que los candidatos de UPC revelen las listas ejecutivas y legislativas. Ahora bien, en Cambiemos también se observa una cierta mezquindad con las futuras generaciones, con el agravante que la fórmula es todavía una incógnita.
Hace unos días, comenzó a circular el fuerte rumor que el intendente y precandidato a gobernador por la UCR, Ramón Mestre, piensa en un extrapartidario para acompañarlo en su batalla por la Provincia, que aún espera la venia interna de la entente que comparte con macristas, juecistas y lilitos. Hace una semana, el líder de Confluencia habría tentado a una mujer con fuerte presencia en los medios locales, aunque la incursión terminó con un a negativa.
¿Se resiste a abrir el juego a hombres y mujeres que ya han manifestado su intención de sucederlo? Por caso, el legislador Javier Bee Sellares, mestrista paladar negro, prefirió ganar tiempo uniendo fuerzas con el viceintendente Felipe Lábaque. Mientras, el PRO orgánico pretende cambiar su apoyo en una eventual interna a cambio de cerrar la candidatura del radical Rodrigo de Loredo. Nada concreto aún.
Lo cierto es que el diputado Mario Negri también prefiere reducir riesgos a futuro con su elección. Esta semana, como adelantó a Alfil, oficializarán la fórmula mixta con su par en la Cámara baja, Héctor Baldassi.



Dejar respuesta