Cambiemos se complica con nuevas denuncias

Hernández Maqueda fue a la Justicia a decir que Lábaque lo quiere “destruir”. Solo lo apoyó el juecismo.

labaque-cambiemosLa alianza Cambiemos no soluciona el dilema encuesta versus interna para definir la candidatura a gobernador mientras se profundizan las diferencias entre algunos de sus integrantes. Ayer se escribió un nuevo capítulo en el conflicto Hernández Maqueda-Lábaque, luego de que el presidente de la Coalición Cívica-ARI denunciara frente al fiscal federal Enrique Senestrari que el viceintendente presuntamente dijo que lo quiere “destruir”.

La acusación de Hernández Maqueda fue recibida en silencio por casi todo el espectro aliancista, con una sola excepción: el juecismo. Martín Juez, el hijo del presidente del Frente Cívico, celebró la denuncia del lilito: “Desde la Juventud del Frente Cívico te apoyamos en la lucha contra la corrupción”. Y lo alentó a continuar: “seguí adelante”.

hernandez-maqueda-cambiemosEn los últimos días del año pasado, Hernández Maqueda denunció a Lábaque del desvío de fondos del PAMI en beneficio de la clínica Sucre, que es de su propiedad. La cuestión provocó mucho ruido dentro de Cambiemos, pero trató de mantenerse dentro de los límites de las comunicaciones telefónicas. La idea de los principales dirigentes de la alianza fue reducir el impacto para no concederle el peronismo un nuevo argumento de la novela interna.

Lábaque, en su momento, negó rotundamente que sean ciertas estas denuncias.



“Felipe Lábaque me mandó a decir que me va a destruir”, señaló ayer Hernández Maqueda. Según afirmó el referente de Elisa Carrió en Córdoba, una dirigente del PRO le transmitió el mensaje que dijo haber escuchado de boca del propio viceintendente.

El alcance de “destruir” no está claro ni siquiera para el denunciante, quien de todas maneras pretende que quien supuestamente formuló ese aviso sea quien lo determine.

Ayer, entonces, se entrevistó con el fiscal Senestrari para llevarle su preocupación, junto con un nuevo testigo que, asegura, fundamente su denuncia inicial.

Sólo el juecismo rompió el silencio y no sería casualidad: Luis Juez acaba de anunciar que quiere ser el candidato a intendente de Cambiemos, y Lábaque es otro de los que aspira, por sí mismo o apoyando a su aliado el radical Javier Bee Sellares, a disputar por la continuidad oficialista en el Palacio 6 de Julio.

Claro que Juez no lo hizo él mismo, pero cuesta imaginar que su hijo vaya a jugar esa carta tan significativa sin consultar, por lo menos, a su padre; si es que directamente no siguió sus indicaciones. Estas especulaciones eran moneda corriente ayer en Cambiemos, donde saben, porque ya lo ha demostrado, que Juez juega fuerte cuando tiene un objetivo entre ceja y ceja.



Dejar respuesta