De manual: FETAP presiona a Provincia por más subsidios

La entidad que nuclea a las empresas de transporte locales denunció que el Gobierno realiza una distribución “arbitraria” de los fondos no reintegrables que repartirá en 2019 –pese a que no le corresponde- para cubrir la quita planificada por la Nación.



Con la crisis de comienzos del nuevo milenio, las empresas de transporte de todo el país encontraron en los subsidios nacionales al servicio no sólo una salida transitoria a la hecatombe financiera que marcaron la caída del gobierno del expresidente Fernando de la Rúa. Con el kirchnerismo, y la presunta discrecionalidad en el reparto de recursos, edificaron un modelo de negocio peligroso para la sustentabilidad de una prestación esencial, al punto que pareciera que sin subsidios en cantidad las firmas no pueden sostenerse.
La gestión de Mauricio Macri planteó la contracción de los subsidios al transporte. Primero, congelando las partidas para que la inflación hiciera el trabajo sucio. Después, con el achique al mínimo (sólo en el interior porque en CABA y AMBA se mantendrán en volúmenes considerables) y la transferencia de la carga económica al gobierno de Juan Schiaretti.
El mandatario peronista prometió cubrir los subsidios para la Capital y populosas ciudades del interior. Incluso, a lo largo del mes se suscribieron los acuerdos formales para que el precio del boleto no se dispare y se reajuste conforme a la evolución de la inflación.
La Nación transfirió un problema, con todas sus aristas, como el juego de presiones con las transportistas que se resignan a operar sin subsidios. Ayer, desde la Fetap funcionaron acorde al manual: generaron alarma para apurar decisiones del gobierno.
En un comunicado, la Cámara advirtió que “el esquema dispuesto recientemente por el Gobierno provincial para subsidiar a empresas que cubran tramos de hasta 60 kilómetros, además de ser discriminatorio y arbitrario, pone en peligro a más de 30 pyme de transporte que conectan alrededor de 300 localidades del interior y emplean a más de 1500 personas”. Explica que las pequeñas compañías “deberán compensar la suspensión del aporte con una suba en las tarifas, imposible de absorber por los usuarios del sistema”.
Cabe recordar que con la intención de compensar la suspensión del subsidio de la Nación, vigente a partir del próximo 1º de enero, la Provincia resolvió aportar más de mil millones a empresas interurbanas que recorran tramos de hasta 60 kilómetros.
“Actualmente y hasta el próximo 31 de diciembre, las firmas con tramos superiores a 60 kilómetros reciben de la Nación sólo un subsidio parcial del costo del gasoil, que se suspenderá desde el primer día de 2019 y que no será compensado por el esquema provincial”, exponen desde Fetap.
“La situación es por demás preocupante, ya que un incremento tarifario es imposible de afrontar por parte de los usuarios, lo que implicará una drástica caída en las ventas y un colapso financiero en más de 30 Pyme de transporte, la mayoría de origen familiar, con un fuerte impacto en las economías regionales, afectando a pasajeros y localidades que quedarán virtualmente aisladas”, remarcó Enzo Noriega, presidente de la Fetap.
“Apelamos a la sensibilidad de las autoridades provinciales, teniendo en cuenta que está en juego nada menos que la continuidad de un servicio público esencial y la continuidad de miles de puestos de trabajo directos e indirectos”, destacó el directivo.
“Las empresas que deban cobrar más tarifa para poder subsistir, inevitablemente van a tener baja de pasajeros, que no podrán afrontar las subas, lo que implicará una adecuación de la oferta, reduciendo los servicios, con su consecuente impacto en los empleos”, insistió.
Como era de esperarse, Fetap recurre al aumento de los costos para justificar su reclamo: “El sistema del transporte interurbano de pasajeros de Córdoba atraviesa una situación de emergencia económico–financiera, dado los aumentos de los costos en la masa salarial, y su descalce respecto de sus ingresos”.
Un estudio realizado por la consultora local EconomicTrends, liderada por el economista Gastón Utrera, muestra que, entre diciembre de 2017 y diciembre 2018, los costos totales subieron 54%, mientras que los ingresos se incrementaron 19%, en el mismo período, apuntalados en gran parte por los subsidios de la Nación.
El estudio prevé un incremento de 31,4% en los costos, entre este mes y junio de 2019, entre suba salarial,  mantenimiento de unidades, combustible y costos indirectos como electricidad, alquileres y telefonía, entre otros.



Dejar respuesta