La meta fiscal se sobrecumplirá este año

La mejora en el resultado primario nacional en relación con 2017 fue factible gracias a un crecimiento de los recursos nacionales (tributarios y no tributarios) por encima del que mostró el gasto primario. En el acumulado a diciembre de 2018, el gasto primario crecería un 24,4% con respecto al ejercicio 2017, y los ingresos totales a una tasa equivalente al 31,4%.

En función de los resultados obtenidos hasta ahora es posible proyectar un déficit primario igual al 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) este año lo que implica un sobrecumplimiento de 0,2 puntos porcentuales del PIB respecto a la meta pautada en 2,7%. Sin embargo, este mes presenta ciertos compromisos fiscales que podrían “exigir un mayor esfuerzo”, según señala un trabajo del Iaraf.
Por ejemplo, el Gobierno deberá afrontar un mayor cargo en Prestaciones Sociales fruto de la actualización de haberes jubilatorios, el pago de aguinaldo a los empleados de la Administración Nacional, y el refuerzo de la Asignación Universal por Hijo.
La mejora en el resultado primario nacional en relación con 2017 fue factible gracias a un crecimiento de los recursos nacionales (tributarios y no tributarios) por encima del que mostró el gasto primario. En el acumulado a diciembre de 2018, el gasto primario crecería un 24,4% con respecto al ejercicio 2017, y los ingresos totales a una tasa equivalente al 31,4%.
A noviembre, según datos del Ministerio de Hacienda, el resultado primario alcanzó el 1,7% del PIB, lo que implica la existencia de un margen de 0,9 puntos porcentuales del Producto este mes para alcanzar la meta de déficit primario anual, que en el presupuesto nacional recientemente aprobado se estimó en 2,6% del PIB.
El rojo financiero rozó los $73.000 millones, trepando 58% interanual (+7% en términos reales), producto de un fortísimo incremento del pago de intereses (+139%  respecto a igual mes de 2017.). En el acumulado del año, el resultado financiero llega a un rojo de $535.000 millones, equivalente a un déficit de 3,9% del PBI (-4,1% considerando gastos en PIP).
De esta manera, el gasto primario nacional tendría que crecer a un ritmo igual al 38%  este mes y los ingresos totales experimentar un crecimiento en torno al 40,2% para alcanzar precisamente la meta fiscal de déficit primario y cumplir con las proyecciones de cierre incorporadas en el presupuesto 2019.
Por lo tanto, dado que el crecimiento promedio del gasto primario y los ingresos totales a lo largo del año fue igual al 22,1 y 30,4%, respectivamente, aparece como posible un sobrecumplimiento de la meta fiscal de déficit primario en 2018.
Por su parte, Ecolatina de cara al año próximo, proyecta que los impuestos a las exportaciones dinamizarán los ingresos tributarios, de la mano de una mayor competitividad cambiaria y la ampliación de las retenciones al resto de los bienes y a los servicios. Al mismo tiempo, la transferencia de parte de los subsidios económicos a las provincias alivianará las cuentas del Tesoro Nacional y el recorte en obra pública reducirá el peso del gasto primario en la economía.
Sin embargo, producto de un nivel de actividad por debajo de lo presupuestado y un posible aumento de la informalidad, será difícil alcanzar el equilibrio primario en 2019. Además, el pago de intereses seguirá creciendo el año que viene: se ubicaría en torno a 3,5% del PBI y tendrá un peso creciente sobre el presupuesto, pudiendo alcanzar casi 15% de la recaudación nacional.
En el penúltimo mes del año el gasto primario creció sólo 32% respecto a noviembre del 2017 retrocediendo 11% en términos reales (descontada la inflación). Asimismo, los ingresos redujeron su ritmo de expansión (+35%) exhibiendo una caída de 9%  en términos reales, tras haber empardado a la inflación en octubre.
Analizando en términos reales las erogaciones se observa que: los subsidios treparon 36% en relación a un año atrás (los energéticos se duplicaron); los gastos de capital avanzaron 13% interanual (por segunda vez consecutiva, luego de 14 meses de caída); y las prestaciones sociales se derrumbaron 18% .
Asimismo, en términos reales la mayoría de los ingresos se contrajeron. Las excepciones fueron: derechos de exportación (+131%) por el nuevo esquema de retenciones y el salto cambiario; rentas de la propiedad (+68%) por la prefinanciación del programa financiero; y el impuesto a los créditos y débitos (+20%).



Dejar respuesta