Fresneda con Schiaretti, una foto que libanizó tribus K

El legislador kirchnerista participó de un acto institucional en el Panal junto al mandatario, en el marco del programa de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPAs). Fue interpelado por los suyos. La interna, al rojo vivo.

Esta semana, el gobernador Juan Schiaretti encabezó un acto en el Panal por la entrega de cheques para 619 productores en el marco del programa de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPAs). Ante un auditorio colmado de productores, dirigentes ruralistas, profesionales del sector, funcionarios, intendentes y legisladores, Schiaretti entregó un total de 20,5 millones de pesos.
Sin embargo, esa actividad de Gobierno no pasó inadvertida para la micro galaxia kirchnerista de Córdoba ya que en la foto institucional, justo detrás del gobernador, aparecía uno de ellos: el legislador Martín Fresneda.
Justamente, uno de los dirigentes de Unidad Ciudadana al que se le imputa estar demasiado cerca de Unión por Córdoba (UPC), en la antesala electoral. El ex secretario de Derechos Humanos de la Nación, es uno de los cristinistas que no oculta su idea de avanzar en el diálogo con el peronismo cordobés para acercar posiciones y bregar por la unidad, de cara a los comicios provinciales del 12 de mayo.
Desde hace tiempo Fresneda públicamente sostiene que es necesario abrir la discusión con el peronismo que conduce Schiaretti para “ponerle un freno al macrismo”, y en esa línea viene manteniendo algunos gestos hacia el oficialismo desde la Legislatura.
Junto a la diputada Gabriela Estévez, fueron los kirchneristas cordobeses que mayores elogios tuvieron al recordar al ex gobernador José Manuel de la Sota tras su inesperada partida, producto de un accidente automovilístico.
Por todo esto, dentro del universo K cordobés desde hace tiempo sobrevuela la hipótesis de que, en cualquier momento, el legislador cordobés podría pasar a las filas del schiarettismo. Una teoría que, a rigor de verdad, por ahora es sólo eso.
Sin embargo, la presencia de Fresneda en un acto acompañando al gobernador disparó nuevamente todo tipo de conjeturas y crispó aún más la ya revuelta interna K.
El legislador presidente del bloque Córdoba Podemos, fue blanco de interpelaciones, algunas por las redes sociales, y sentencias que ya lo ubicaban dentro de Unión por Córdoba. Frente a ello, el cristinista explicó que su presencia en la entrega de cheques a productores agropecuarios se trató de una cuestión netamente institucional debido a su trabajo en la comisión de Agricultura en la legislatura.
Al posteo que subió el periodista Luis Rodeiro, quien supo integrar Carta Abierta y cercano al kirchnerismo, donde entre otras cosas le imputó pasar “del K popular, nacional y democrático a un peronismo amarillo”, el legislador respondió: “Hace más de dos años presenté un proyecto de ley de agricultura familiar y ese proyecto se convirtió en la única tarea fuerte de la Comisión de agricultura de la legislatura presidida por Abel Lino (si tenés la foto es el señor que está a mi izquierda), es un histórico dirigente de la UCR y no creo que los suyos afirmen lo mismo de él por esta foto institucional.
Lo cierto es que este contrapunto público es el reflejo de las fricciones y tensiones permanentes que cohabitan dentro de la fuerza política que todavía no logra capitalizar haber quedado tercera el año pasado, en la legislativas.
Desde hace tiempo las cosas no vienen bien dentro de Unidad Ciudadana. Los sectores que la componen funcionan como células independientes que parecen moverse con objetivos distintos.
Por un lado, el Consejo de Organizaciones de Unidad Ciudadana que presiona por una definición política ya, rumbo al 2019, y que respaldan la idea de presentarse a los comicios provinciales con una oferta electoral propia. Rechazan de plano cualquier intento de alianza con el peronismo de Schiaretti.
En el medio, los partidos políticos que, aunque con mayor tibieza, están más cerca de esa tesis; mientras que los legisladores provinciales y nacionales siguen sin un pronunciamiento claro.
Lo cierto es que con el reloj electoral corriendo y con el resto de las fuerzas políticas acelerando sus procesos de selección de candidatos y organización interna, el cristinismo cordobés no puede salir del lugar en el que está empantanado. Todo hace presuponer que las definiciones pasarán recién para el año que viene. Mientras tanto, el tiroteo interno sigue.



2 Comentarios

  1. Parece que los pro K, leen están demasiado atentos a los medios Porteños y se creen que la «sensaciòn» de voto pro CFK ALLA EN LA Pcia de Bs.As., se replica en Còrdoba. No se confundan, Fresneda con buen tino, es CORDOBES, y pretende resguardarse hasta que aclare y que mejor que ante «un palenque donde rascarse», como sería Schiaretti.

Dejar respuesta