Una Navidad sin guerra

Para recuperar el legado de aquella activa dupla que conformaron hace 50 años John Lennon y Yoko Ono, Miley Cyrus y Marc Ronson presentaron en el programa Saturday Night Live su propia versión del tema “Happy Xmas (War Is Over)”, acompañados en la ocasión por Sean Lennon.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Ahora que las perspectivas están cambiando, la historia del rock amaga con reescribirse y, aunque parezca menos épica, seguramente será más aproximada a cómo las cosas sucedieron realmente. Uno de los capítulos que merce ser revisado es el que la ubica a Yoko Ono en el papel de una intrusa que, tras conquistar con supuestas malas artes el corazón de John Lennon, terminó por forzar la separación de los Beatles con su molesta presencia. A esta altura queda claro que las versiones parciales que brindan los relatos de este calibre, de ninguna manera reflejan la complejidad de las relaciones humanas.
La etapa que va desde su deslumbramiento con Yoko en 1968 hasta el nacimiento de su hijo Sean en 1975, es quizás una de las más prolíficas de John Lennon como artista musical, y al mismo tiempo, es el periodo en que se erigió en un referente político y social. Juntos, John y Yoko encabezaron actividades de protesta que, más allá de las sospechas acerca de una excesiva búsqueda de cobertura mediática, le costaron al ex Beatle una dura batalla para poder residir en los Estados Unidos, donde los servicios de inteligencia lo habían fichado como proclive a simpatizar con ideas antinorteamericanas.
La pareja se ganó esta condición a partir de sus encendidas críticas a la guerra de Vietnam, que por esos años concentraba la atención del mundo y era el blanco de un movimiento pacifista que se había extendido hacia distintos rincones del planeta. Este mensaje se trasladaba directamente a la tarea compositva de Lennon, como por ejemplo ocurre en su canción “Give Peace a Chance” (Dale una oportunidad a la paz), grabada en junio de 1969 e incluida en un álbum junto a la Plastic Ono Band, el proyecto que compartía con Yoko y otros músicos, en paralelo a los Beatles.
Ya separados los Fabulosos Cuatro, Lennon acrecentó aún más su producción personal. Y en octubre de 1971, afrontó junto a Yoko Ono una iniciativa que era la continuidad de una campaña antibélica que habían realizado dos años antes, cuando las principales ciudades del mundo amanecieron repletas de carteles que decían: “War is over! (If you want it)” (La guerra se acaba si vos lo querés). Evocando ese eslogan, la pareja se propuso enviar un mensaje navideño que promoviera la paz mundial, para lo que grabó un tema titulado “Happy Xmas (War Is Over)” (Feliz Navidad, la guerra se acaba).
Semejante derroche de optimismo recién se cumpliría cuatro años más tarde, cuando las tropas estadounidenses abandonasen Vietnam, a pesar de lo cual las guerras siguieron siendo hasta la actualidad el método que emplean las naciones cuando no pueden llegar a un acuerdo en una disputa. Por ese mismo motivo, “Happy Xmas (War Is Over)” no ha perdido vigencia casi medio siglo después, y se ha convertido ya en una canción más dentro del repertorio navideño, que era uno de los propósitos de John y Yoko al componerla, hartos como estaban de que año tras año se reflotaran los clásicos villancicos.
Para recuperar ese legado –y luego de haber lanzado juntos el single “Nothing Breaks Like a Heart”- Miley Cyrus y Marc Ronson presentaron en el programa Saturday Night Live su propia versión de “Happy Xmas (War Is Over)”, acompañados en la ocasión por Sean Lennon. En tiempos en que la belicosidad gana adeptos en la política estadounidense, este gesto no parece ser gratuito. Y, de paso, replantea el valor cultural de una dupla legendaria, cuya unión viene siendo malinterpretada desde hace 50 años, pese a que desde el siglo veintiuno deberíamos empezar a mirar su acciones con otros ojos.



Dejar respuesta