PJ pone en marcha operativo clamor por Llaryora

El diputado Paulo Cassinerio, hombre de estrecha confianza de Juan Schiaretti, ubicó al vicegobernador en uso de licencia, como “la persona que puede darle el triunfo a Unión por Córdoba en esta ciudad”.

Por Yanina Soria
[email protected]

llaryoraComo ahora la pelota pica en la cancha del intendente Ramón Mestre, el peronismo espera para mover sus piezas en la Capital.
Conocida la fecha de los comicios provinciales, aún resta saber qué día elegirá el radical para que los vecinos vayan a las urnas y voten al próximo jefe comunal. Con ese misterio develado el principal tablero de la política cordobesa quedaría completado.
Recién entonces, Unión por Córdoba (UPC) decidirá con qué carta jugar para buscar desbancar al radicalismo tras ocho años de gobierno municipal.
Por ahora, hay una sola certeza. Si efectivamente Mestre decide que las elecciones locales se celebren también el 12 de mayo, el PJ aportará su mejor hombre: el vicegobernador en uso de licencia, Martín Llaryora.
Curiosamente, el sanfrancisqueño no sólo es el dirigente mejor posicionado dentro del lote de los justicialistas de Capital sino que también corre con ventaja dentro del pelotón total, así lo demuestran los números que manejan propios y extraños aunque, a rigor de verdad, con algunos matices.
Desde el Panal aseguran que la diferencia es abismal mientras que desde Cambiemos sostienen que el margen es mucho estrecho. Lo cierto es que tanto de un lado como del otro, todos asimilan que el diputado nacional es quien hoy lleva la delantera en la carrera rumbo al Palacio 6 de Julio.
Paradójicamente, el actor en cuestión aún no prestó su consentimiento en público; sin embargo, los aliados ya lo ubican como rival.
Es más, hasta hace no mucho, desde su entorno dejaban trascender que el diputado no tenía ningún interés en competir por la Municipalidad de Córdoba aclarando que su verdadero proyecto político estaba anclado en la sucesión de Schiaretti en la gobernación.
Sin embargo, ahora el escenario es otro y esa negativa inicial se convirtió en un “quizá” que en política puede leerse como un “sí”.
Desde hace tiempo se sabe que Llaryora es el as bajo la manga con el que cuenta el gobernador para imponerse en la Capital.
Además de medir bien cuenta con otras dos condiciones que lo convierten en el favorito: tiene la venia del mandatario provincial y exhibe varios pergaminos en la función pública. Dos veces intendente de San Francisco, ministro provincial, vicegobernador y parlamentario nacional.

Estrategia
La cosa es simple. Si Mestre junta la elección municipal con la provincial, el mandatario que va por su reelección, estará obligado a jugar fuerte para traccionar a su favor, en el principal bastión electoral de la provincia.
El objetivo supremo sigue siendo retener el poder en Córdoba por lo que un triunfo en el distrito Capital serviría, sin dudas, al resultado general. En esa tesis, la apuesta es Llaryora.
Otro, en cambio, sería el escenario si Mestre, lanzado ayer como candidato a gobernador, decide fijar la fecha más allá del 12 de mayo. En los planes del oficialismo provincial, para entonces Schiaretti ya habría sido reelegido. Por lo que el diputado nacional ya no sería quizá el candidato seguro de UPC para la Capital donde hoy, hay otros tres anotados: Daniel Passerini, Gabriel Bermúdez y Miguel Siciliano.
Lo cierto es que preparando el terreno para lo que se viene, el peronismo puso en marcha una especie de operativo clamor por quien supo ser el líder del movimiento “El peronismo que viene”.
El diputado Paulo Cassinerio, un hombre de estrecha confianza del gobernador Juan Schiaretti y su esposa Alejandra Vigo, referente del PJ Capital, ubicó a Llaryora como “la persona que puede darle el triunfo a Unión por Córdoba en esta ciudad”.
En diálogo con Cadena 3 sostuvo: “El objetivo es ganar, es un proyecto en conjunto, si estuviesen dadas las condiciones de ganar la ciudad siendo Martín el candidato, él no escaparía a esa posibilidad”. Y agregó, “es muy prudente, nunca le sacó el cuerpo al peronismo cuando ha tenido que dar las batallas”.



Dejar respuesta