Largó Mestre llamando a derrotar al populismo

El intendente inició su campaña por la candidatura a gobernador. Dijo que Schiaretti es un mal administrador.

Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

mestreRamón Mestre aseguró que ayer fue “el día cero del cambio”, en el acto que encabezó en Sociedad Belgrano para lanzar su candidatura a gobernación por la alianza Cambiemos, título que debe definir aún con otros aspirantes, fundamentalmente Mario Negri.
El discurso de Mestre tuvo dos ejes principales: señalar al gobernador peronista Juan Schiaretti como un populista y un mal administrador, y levantarse a sí mismo como el hombre indicado para realizar el cambio en la provincia de Córdoba.
El radical recordó los últimos triunfos electorales de Cambiemos, cuando “le dimos una paliza al populismo en Córdoba” para envalentonar a los dirigentes y militantes que lo acompañaron. “Córdoba siempre fue el motor del cambio: lo fue en el 2015, y lo hicimos también en el 2017”, afirmó.
El populismo en Córdoba, dijo, se observa en “una concentración de poder inédita; no hay división de poderes, los legisladores levantan la mano y se acaba la discusión, se cambian a gusto las reglas de juego, inclinando la cancha a su favor”. Además, sostuvo que “populismo quiere decir inseguridad” y también “impunidad, porque parece que la corrupción en Córdoba es menos corrupción que en otros lados”. Para Mestre, el populismo se expresa también en la falta de recambio y en los altos impuestos.
“Populismo -subrayó- quiere decir peronismo o kirchnerismo”, y con esa frase se ganó una de las mayores ovaciones de los radicales en Sociedad Belgrano.
“Si queremos frenar el populismo debemos empezar el cambio, y aquí estamos”, invitó.
Mestre criticó la situación de la EPEC, empresa que el gobierno peronista la ha llevado “al colapso”. “Es cara, ineficiente y corrupta; EPEC está fundida”.
“Córdoba está primera en el ranking de endeudamiento del país, cuenta con los peores índices de analfabetismo de todo el país”, detalló. Asimismo, consideró que “se es mal administrador si cuando todos estamos ajustando las cuentas, el gobernador decide pasar 4.200 empleados a planta permanente”. “Es la provincia con mayor cantidad de empleados públicos de la argentina”, aseguró.
Mestre puso en la mira a las denuncias por corrupción que afectaron al Panal, como por ejemplo las construcciones del Camino del Cuadrado, de la nueva terminal de ómnibus y del hotel Ansenuza. “Costaron tres veces más de lo que estaban presupuestadas”, enfatizó.
Entre otros males que encuentra en la provincia de Córdoba, el aspirante a la Gobernación indicó el desempleo, que es “record nacional” y el achicamiento del Paicor. “La mitad de los niños en zonas vulnerables tiene malnutrición, y superamos la media nacional”, puntualizó.
Otras críticas fueron la falta de viviendas, las inundaciones de los campos del sur y del este provincial, y la gran cantidad de cocinas de narcos.

El cambio
Mestre se colocó en la posición de mejor representante del cambio en la provincia de Córdoba. En ese sentido, expresó que pondrá “énfasis en la recuperación del tejido social”, en que “los municipios hagan las obras con los recursos que le corresponden”, y en recuperar la competitividad.
El precandidato de Cambiemos expuso la necesidad de que Córdoba sea “una provincia que siga el camino que el presidente Macri ha iniciado, de orden y de verdad, enfrentándose a las mafias”.
Finalmente, trajo de la historia que allí, en Sociedad Belgrano, en 1983, largaron sus campañas electorales Eduardo Angeloz y Ramón Bautista Mestre, su padre, para convertirse poco después en gobernador e intendente de Córdoba.



Dejar respuesta