Semana clave para Mestre: se lanza y presiona en Cambiemos

Acto el martes y cumbre con referentes nacionales para definir candidaturas.



Por Alejandro Moreno

Ramón Mestre buscará esta semana colocarse en el centro de la escena de la alianza Cambiemos, con el objetivo de apuntalar sus chances de convertirse en el candidato a gobernador. Los demás no se quedarán quietos.
En Sociedad Belgrano, Mestre lanzará formalmente su candidatura a gobernador con un acto que precederá en horas a la visita de la delegación de referentes nacionales de la UCR y del PRO, que vendrán a escribir el segundo capítulo visible de las negociaciones para evitar una interna.
El mestrismo se moviliza en las seccionales para reunir los tres mil militantes que le darán marco al acto en el cual el intendente proclamará lo que se conoce desde hace siete años: quiere recuperar para la UCR el poder provincial que precisamente perdió su padre en diciembre de 1998.
Mestre pretende hacer una demostración de fuerzas porque afirma sus pretensiones en sostener que es dueño de la mayor porción del aparato partidario, lo que le otorgaría un poder territorial que en campaña podrá revertir alguna encuesta poco feliz para él.
Después del acto se dará una ducha, descansará un poco y el miércoles compartirá la reunión de jefes y candidatos de Cambiemos (el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el presidente del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, entre otros). Será la segunda reunión, tras la del jueves pasado a la que no pudo asistir por problemas con el vuelo, según se explicó desde el mestrismo.
A la reunión, Mestre llegará con la última resolución del Comité Central, según la cual el radicalismo se opone a que las candidaturas queden resueltas por encuestas, el mecanismo preferido por la Casa Rosada.
Los mestristas insisten con que su jefe es el candidato “natural” del radicalismo cordobés. En otras palabras, la discusión con otros aspirantes no debe tener lugar. Así, Mario Negri y Dante Rossi, por la UCR, el macrista Héctor Baldassi y el “juecista” Luis Juez, en la opinión mestrista, no estarían haciendo más que mejorar su cotización para obtener más ventajas al momento de bajarse.
Negri no piensa lo mismo. Ayer declaró que “Cambiemos Córdoba es un equipo amplio y plural, en el que no hay individualidades imprescindibles ni liderazgos providenciales”. Lo de individualidades imprescindibles y liderazgos providenciales, no hace falta que Negri lo aclare, son disparos a Mestre. “Solo vamos a exigir honestidad, vocación de servicio y mucha dedicación para trabajar en resolver los problemas de los cordobeses”, agregó.
El negrismo endurece su posición frente al mestrismo. El concejal Juan Negri protestó por la noticia de que la Municipalidad de Córdoba cubrirá 137 millones de pesos de las deudas de Cotreco. “Como concejal de la ciudad de Córdoba voy a exigir una justificación legal, económica y política de semejante decisión. Sindicatos ricos, empresas fundidas, pésimo servicio y subsidios millonarios? Así no”, expresó.
Las declaraciones recalientan la interna aliancista . A ello colaboró también el concejal mestrista Gustavo Fonseca, quien manifestó en una entrevista con El Correligionario que “uno no está equivocado en decir que Macri es funcional a Unión por Córdoba”, reviviendo así el fantasma del acuerdo por debajo de la mesa entre el gobernador Schiaretti y el Presidente.
Entre el acto y la cumbre, Mestre podría apurar la aprobación del reglamento electoral de Cambiemos, cuyo borrador elabora Alberto Zapiola. El borrador mestrista incorporaría exigencias controvertidas para competir por la candidatura a gobernador. Una que trascendió es que deben presentarse como condición veinte candidatos a legisladores departamentales, y a su vez, en cada uno de esos departamentos la mitad de los candidatos a intendentes y jefes comunales. Este último punto incitaría a la competencia en ciudades donde hay acuerdos, por lo que la interna provincial terminaría por agitar disputas locales.



Dejar respuesta