La economía ya siente el impacto de la previa electoral

La economía de Mauricio Macri tiene errores y hay falta de certidumbre, pero mientras más posibilidades tiene el kirchnerismo más crece la desconfianza.

Por Gabriela Origlia

El oficialismo busca eje para la campaña presidencial 2019; después del regreso de las vacaciones el tema empezará a tomar fuerza en la agenda porque está claro que la economía no llegará en el mejor momento para que ese sea el corazón del mensaje a los votantes. La oposición, por supuesto, tendrá ahí un tópico servido aun cuando en la mayoría de los casos no puedan dar respuestas claras a los problemas.
Los datos de la última semana fueron malos. El riesgo país tocó los 778 puntos, un factor más que pesa en esta desconfianza –según los analistas- es que la incertidumbre electoral se adelantó de y los mercados sopesan qué pasaría si a Cristina Fernández le fuera bien.
La economía de Mauricio Macri tiene errores y hay falta de certidumbre, pero mientras más posibilidades tiene el kirchnerismo más crece la desconfianza. Al del riesgo país se le agregaron los números de pobreza en alza y la inflación rondando 47% anual.
Dos economistas referentes también aportaron lo suyo. Guillermo Calvo advirtió que la política monetaria que lleva adelante el Gobierno tiene el riesgo intrínseco de ser más recesivas. “Con salarios fuertemente indexados, la tasa de cambio no ancla la inflación” y es necesario recurrir a otros instrumentos como la tasa de interés para conseguir coordinar expectativas.
Destacó que las salidas de las crisis cambiarias por sudden stop como las que experimenta la Argentina, tienen una caída de los salarios reales del orden del 30% y que si no se desacoplan los salarios de los precios, difícilmente la recesión encuentre su piso.
También Carlos Melconian habló; lo hizo en la CFA Society Argentina y planteó que el actual “no es un programa para reactivar la economía, sino para apagar el incendio”. Ratificó que el Fondo Monetario Internacional se hizo cargo de la política monetaria, cambiaria y fiscal y a los funcionarios solo les quedó encargarse del “régimen comunicativo”.
El amigo del Presidente apuntó que a las elecciones no se llegará con un “crecimiento exuberante”; consideró que solo el campo “si el tiempo acompaña” podrá tener un crecimiento en forma de “V”, mientras que para el resto de la economía que -representa el 85% del PBI- tendrá forma de “L”. Lo cual lo condujo a preguntarse si un Gobierno “puede ganar una elección con esta economía”.
Para el año que viene, en términos de consumo, las estimaciones apuntan que los salarios –que este perderán en promedio un 14%- crecerán un 4%; los jubilados tendrán una situación similar. Los consultores indican que se moderará la caída del consumo.
La industria acumula seis meses de caída; tras la devaluación, hubo algo de reducción de los costos laborales porque disminuyó el salario en dólares, pero ese efecto se ve acotado si no hay demanda interna que dinamice la producción. La expectativa oficial es que crezca un ocho por ciento la llegada de turistas extranjeros y que las exportaciones crezcan alrededor de seis por ciento.
El crecimiento en Brasil y un real fuerte podrían acelerar la demanda e impulsar las exportaciones argentinas, fundamentalmente de materias primas, alimentos y vehículos, para revertir el rojo comercial que fue de US$8187 millones en 2017 y que este año sería de US$2000 millones
En ese contexto hay un nombre entre los posibles candidatos que entusiasma a los empresarios, el del exministro Roberto Lavagna. También disertó en los últimos días en un almuerzo cerrado y su convocatoria fue importante. A sus allegados él asegura que no quiere competir y, sus allegados, plantean que sus 76 años es un límite. Los hombres de negocios lo miran como una alternativa viable.
Lavagna no cree que el programa económico de Macri y la sociedad con el Fondo lleguen a buen puerto; entiende que puede haber una recesión largo. Incluso en su círculo desconfían de que la recuperación aparezca poco antes de las elecciones.



Dejar respuesta