Epec divide para triunfar (firma acuerdo con Regional VM)

La compañía estatal cerró con el Sindicato Regional de Luz y Fuerza, representante de sus empleados en todo el interior provincial a excepción de Río Cuarto, un acuerdo que fija la paritaria de 2018 en el 27,05 por ciento.

Por Felipe Osman

La empresa estatal a cargo de la Energía en Córdoba o, más aún, la Provincia, logró el pasado viernes consolidar un avance importante en su pulso con el Sindicato de Luz y Fuerza, llevando al papel un acuerdo en el que cerró una paritaria cercana al 27 por ciento con el gremio -por 2018- a cambio de que éste consintiera en hacer algunas concesiones a su empleadora.
El acuerdo paritario consiste en agregar, al 10 por ciento decidido unilateralmente por Epec a principios de octubre, otro 10 por ciento retroactivo a noviembre y un 5 por ciento más con diciembre. Además, se pactó un aumento de otro 5 por ciento en febrero de 2019 que será tomado a cuenta de futuros reajustes salariales para ese período.
Si se tiene en cuenta que los aumentos son aplicados sobre una base que se va recapitalizando con cada uno de ellos, el aumento total para 2018 sería de un 27,05 por ciento.
Este reajuste salarial llega en un momento clave para los empleados de Epec, porque al alcanzar al mes de diciembre impactará no solo en este salario sino también en el aguinaldo y, más importante aún, en la Bonificación Anual por Eficiencia que los trabajadores agremiados bajo el convenio colectivo lucifuercista cobran todos los años y que implica, según la antigüedad de cada agente, hasta un monto de tres sueldos mensuales.
Como contrapartida, el Sindicato Regional de Luz y Fuerza aceptó –en atención a la situación que atraviesa la empresa- consentir algunos de los cambios que esta demandaba en el convenio colectivo. Sin embargo, al no especificarse la fecha de vigencia en el documento, aunque si dejándose constancia de que estas concesiones responden a una situación de emergencia, no queda claro si lo acordado implica un modificación al convenio o, simplemente, la suspensión de algunas de sus cláusulas por un tiempo limitado.
Luz y Fuerza Regional aceptó aplicar, en lo relativo a licencias por enfermedad o accidentes inculpables, los mínimos establecidos por la Ley de Contratos de Trabajo, que dispone que ante uno de estos supuestos el empleador deberá liquidar mensualmente el salario su empleado por un año. De ser más prolongada la imposibilidad transitoria que separe al empleado de su cargo, el empleador deberá reservarle el puesto de trabajo por otro año, pero sin necesidad de seguir cubriendo sus salarios.
Además, el sindicato aceptó que a los fines de liquidar las BAE (Bonificaciones Anuales por “Eficiencia”), la empresa podrá dividir a sus dependientes en seis grupos que recibirán este concepto extraordinario en cuotas y durante distintos meses del año.
Epec logró también que la “indemnización” por retiro que el convenio colectivo fija en diez salarios mensuales que se entregan a cada trabajador que inicia sus trámites jubilatorios pueda ser pagada en ocho cuotas mensuales.
Por otro lado Luz y Fuerza Regional Villa María aceptó la validez de una resolución dictada por el Directorio que, hasta ahora, sigue cuestionando Luz y Fuerza Córdoba, y que consiste en suspender los “corrimientos automáticos”, según los cuales todos los empleados de Epec debían subir de categoría en el escalafón ante la ausencia de uno de sus superiores jerárquicos en la oficina en la que prestaran servicios. Esto conllevaba, desde luego, un incremente salarial para todos los trabajadores de una oficina en la que un superior se ausentaba por una licencia más o menos prolongada.
Finalmente, Luz y Fuerza Regional aceptó resignar una ventaja que le concedía su convenio colectivo y que implicaban dos días extra de vacaciones para los empleados que decidieran viajar a destinos ubicados a más de 100 kilómetros de distancia de su lugar de trabajo.
La firma de este acuerdo implica, para la Provincia, solidificar –al menos, parcialmente o temporalmente- una posición que ha alcanzado tras casi nueve meses de pulsear con el sindicato. Pero además significa lograr una fisura en el frente gremial que componen los tres sindicatos de Luz y Fuerza en términos de negociación paritaria y renegociación del convenio colectivo.
Desde el Centro Cívico ahora se insistirá para llegar a un acuerdo similar con Luz y Fuerza Río Cuarto para sumar presión ante el sindicato que en capital dirige Gabriel Suárez, que no adhiere a este acuerdo y que ha convocado a una marcha multisectorial a realizarse mañana a partir de las 18 para reclamar “contra el tarifazo, contra el proyecto de Marco Regulatorio Eléctrico, y por el fortalecimiento de la EPEC estatal e integrada”.
Cabe aclarar, en última instancia, que el acuerdo rubricado entre Epec y el Sindicato Regional lucifuercista adopta un “compromiso institucional” según el cual la empresa le hará partícipe de toda ventaja que en futuras negociaciones logren los otros sindicatos de Luz y Fuerza.



Dejar respuesta