Internas, la última escala para definir candidatos en Cambiemos

Peña insistió con que las encuestas definan la fórmula en la provincia de Córdoba

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Mario Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez cumplieron ayer la misión de reunirse con la jefatura de Cambiemos en la Casa Rosada, en sus condiciones de precandidatos a gobernador de Córdoba. Ramón Mestre faltó por las dificultades del vuelo que lo llevó hasta Buenos Aires, adonde arribó a deshora.
La reunión no presumía de definitiva, pero sí de un encuentro importante para ir trazando reglas de juego en la definición de las candidaturas en la provincia de Córdoba, en especial la más importante: la de gobernador.
El anfitrión fue el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el delineador de las estrategias del macrismo. También participaron el ministro del Interior, Rogelio frigerio, el secretario general del PRO, Humberto Schiavoni, y el presidente del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Cornejo.
Poca falta hacía ya, de tan alejados que quedaron los fantasmas de un acuerdo sorprendente entre la Casa Rosada y el Panal, la aclaración de que ganar en Córdoba es un objetivo importante para Macri. La provincia ha sido consagrada como la capital política del triunfo del 2015, y su ubicación temprana en el largo calendario electoral del 2019 lleva al gobierno a necesitar de una victoria para alimentar las chances presidenciales.
Peña ratificó la voluntad de ganar en Córdoba y consideró con los demás cuál es el mejor mecanismo para elegir al candidato que más chances le de a Cambiemos. Como se sabe, hay dos opciones que sobresalen a las demás: el intendente Ramón Mestre y el diputado Mario Negri. Baldassi no es más que una amenaza a los radicales en caso de que todo se vaya al diablo entre ellos. Juez se anotó como siempre, pero su mirada está puesta en un retorno al Palacio 6 de Julio. Y Dante Rossi, que ayer no estuvo en la cumbre, advirtió que más allá de lo que resuelvan “en Buenos Aires, nosotros vamos a competir el 24 de febrero”.
Para el domingo 24 de febrero fue convocada la elección interna en Cambiemos, de la que podrán participar los aspirantes de la Unión Cívica Radical, del PRO, de la Coalición Cívica-ARI y del Frente Cívico. Pero aún no hay un reglamento que establezca las reglas de juego, y faltan noticias de que se esté avanzando en su elaboración.
En la Casa Rosada quieren que esa interna sea la última solución a aplicar. La prioridad es un acuerdo que surja de mirar encuestas objetivas y razonables, como fueron descriptas, para que el mejor posicionado se queda con la candidatura a gobernador. Claro que antes habrá que sentarse a convenir un “reglamento” para la lectura de las encuestas. ¿Quiénes las harán? ¿Cómo deberán interpretarse los resultados? ¿Cuántos puntos de diferencia definen la discusión: cinco, diez?
Como Mestre no llegó a la reunión, faltó en la mesa la resolución del Comité Central de la UCR, aprobado el lunes pasado, por la cual se expresó el rechazo partidario a las encuestas como método. Esa resolución tuvo el voto mestrista y de otros grupos menores, y el rechazo del negrismo y del aguadismo/deloredismo.
Con las fiestas de fin de año encima y enero por delante, no habría mucho más que febrero para desarrollar la campaña interna. Cada día que pasa, la definición en las urnas parece más compleja.
La semana que viene habrá una segunda reunión en Córdoba, a la que se agregarán a la lista de invitados los presidentes de los partidos (o sea el macrista Darío Capitani y el lilista Gregorio Hernández Maqueda, porque Mestre y Juez son los titulares de la UCR y el Frente Cívico, respectivamente), y los apoderados.

Ejes de campaña
En la conversación de ayer, Peña recomendó a sus contertulios que el eje de la campaña, sea quien fuere finalmente el candidato, apunte a advertir a los cordobeses que las obra que realiza y exhibe el gobernador peronista Juan Schiaretti son producto de los fondos o los avales de la Nación.



Dejar respuesta