Habrá paridad de género pero no en la Carta Orgánica

La enmienda que había enviado el intendente Ramón Mestre no logró los votos necesarios. Se aprobó una reforma al Código Electoral que si bien alcanza para que debute la boleta mixta en los próximos comicios municipales, no lo garantiza absolutamente.

Por Yanina Soria
[email protected]

Guerra de egos, mezquindades políticas y reclamos cruzados por el patentamiento del triunfo. Esos fueron apenas algunos de los condimentos que atravesaron la polémica sesión del Concejo Deliberante del día ayer, la última del 2018.
Finalmente y después de varios meses se aprobó la paridad de género, una bandera que hace un tiempo retomó un grupo transversal de concejales que lograron poner en agenda el reclamo para equilibrar las listas municipales en igual proporción de hombres y mujeres.
Sin embargo, más allá de que para el afuera la sanción fue celebrada por todos, hacia adentro para muchos el sabor fue agridulce. Es que la obligatoriedad de las boletas mixtas se logró introducir a partir de una modificación al Código Electoral, pero no por Carta Orgánica.
Ocurre que si bien esa simple reforma de la ordenanza municipal basta para que debute la paridad en los comicios del 2019, existe un riesgo de impugnaciones en función a las interpretaciones jurídicas que puedan surgir del artículo 132 de ley madre que rige para la ciudad y que no pudo ser enmendado.
“Las listas de candidatos a Concejales, Convencionales y miembros del Tribunal de Cuentas no pueden superar el setenta por ciento (70 %) de candidatos de un mismo sexo. La proporción debe garantizar la inclusión de un candidato de distinto sexo cada tres (3)”, reza textualmente el punto referido.
Al quedar así, la paridad de género podría tambalear ya que el camino más largo, el del referéndum, hubiese sido la única manera de garantizarlo fehacientemente. Sin embargo, el proyecto enviado por el Ejecutivo Municipal no logró reunir los 21 votos necesarios, por lo que se avanzó con el Código. Quienes lo acompañaron descuentan que hay voluntad política de hacerlo cumplir.
El primer proyecto contó con el acompañamiento del oficialismo, los tres olguistas y Marcelo Pascual del bloque Frente Federal de Acción Solidaria. Frente a la negativa de Unión por Córdoba, Pensando Córdoba y la socialdemócrata Laura Sesma, se avanzó con el despacho de minoría que contó con la firma de las concejalas que, originalmente, arrancaron con la movida por la paridad este año.
Lo que VAMOS, el peronismo y el bloque de Victoria Flores solicitaban para acompañar el proyecto de Mestre era introducir un punto donde se introdujera la fecha para el referéndum -90 días antes de las elecciones municipales- para asegurarse que de esa manera la nueva condición para el armado de las listas del tercer candidato hacia abajo (no alcanza a la fórmula), comenzara a regir sí o sí el año que viene.
El oficialismo no aceptó y por eso, la única vía que quedó fue habilitar el tratamiento sobre tablas para la modificación del Código Electoral que finalmente fue sancionado por todos los bloques a excepción de los concejales Javier Lafuente, Héctor Carranza, Abelardo Losano, Marcelo pascual y Sesma.

Vigo vs Mestre
En la previa al inicio del debate, hubo fuego cruzado entre radicales y peronistas. Una parte del la oposición cargó contra el intendente Ramón Mestre a quien acusó de querer usufructuar políticamente esta victoria con miras a su posicionamiento para las elecciones provinciales, mientras que desde el oficialismo disparan directamente contra el Panal, concretamente hacia la diputada Alejandra Vigo, por trabar la sanción.
Ayer, por Twitter Mestre dijo: “Hoy, el Concejo Deliberante, o mejor dicho sus 31 concejales y concejalas, tienen la responsabilidad de hacer ley la paridad de género en la ciudad de Córdoba. Los proyectos deben ser votados. Córdoba no puede atrasar. La paridad no puede demorar más. #ParidadYa”.
Poco después, la ex secretaria de Equidad de la Provincia le apuntó al jefe comunal y, aunque sin nombrarlo, lo trató de tener “una actitud tramposa”.
“Actitud tramposa del Ejecutivo municipal de la ciudad de Córdoba, perjudica la democracia y se opone a la lucha de las mujeres de su propio partido. #ParidadYa. Adhesión a la ley provincial!”, retrucó también por la red social.



1 Comentario

  1. Eso de la paridad de género ya es un dislate más de esta pseuda revolución feminista que ya tiene caracteres de pasar a ser una naciente dictadura (metafóricamente) proletariada como todas las expresiones extremistas que han sucedido en la historia de la humanidad. Dejando bien en claro que el que suscribe jamás apoyó una supremacía machista contra los derechos absolutos de la mujer. A esta altura de los tiempos la mujer hace rato que ganó por méritos propios ser tratada como una igual a cualquier otro genero distinto como lo es el masculino. Ahora que se tenga que imponer mediante una ordenanza que deba haber mas de un género que otro para formar una lista o que ocupen las bancas de cualquier legislatura ya sea municipal, provincial o nacional es un exhabrupto a la inteligencia del hombre (hombres y mujeres), los puestos legislativos y de candidatos deben ser cubiertos por personas que resalten sus méritos en capacidad e idoneidad y no por antguedad o por números. Eso es una muestra más de nuestra decadencia y baja calidad de nuestros representantes que ocupan puestos legislativos, ejecutivos y judicales como también de cualquier otro organismo burocrático estatal. Con esta política seguimos como dice una parte de nuestro himno tanguero que dice: Da lo mismo ser un burro que un profesor, así no se lucha por la igualdad (que no existe) sino que se fundamenta cada día más el achatamiento intelectual de los que nos deben representar y dirigir en nuestras vidas diarias. Así que las concejalas optan más por la igualdad de género que por la calidad de representantes populares, ya sean mayorías masculinas o al revés.-

Dejar respuesta