Atenas hace escuela

Por Federico Jelic

Dentro de los proyectos integrales a nivel institucional que maneja la Asociación Deportiva Atenas para el 2019, hay lugar para las aulas. Se trata de hacer escuela. Y no tiene nada que ver con la analogía metafórica de haberle enseñado al país cómo se prepara una idea basquetbolística, con aquellos referentes (o profesores) que ilusionaron a toda la provincia, llenando de gloria el escudo, como Marcelo Milanesio, su hermano Mario, Héctor “Pichi” Campana, Diego Osella y Fabricio Oberto, por ejemplo. Egresaron con nueve títulos de la Liga Nacional. Ahora el desafío es dar un salto educativo para la sociedad, con la posibilidad de brindar clases, a nivel Secundario y Primario.
Al igual que Racing de Nueva Italia e Instituto Atlético Central Córdoba, la entidad “griega” apunta a dar el salto institucional, como para agrandar las disciplinas pero en este caso, para insertarse en el sistema educativo provincial. El propio presidente Felipe Lábaque lo anunció en conferencia de prensa, justo a la par de los detalles finales de obra del estadio propio que quedaría culminado a finales del año próximo. Sin embargo, el hecho de que se coloquen los cimientos de una escuela es toda una novedad.
Seguramente no faltarán aquellos desconfiados que señalarán con el dedo que todo se trata de una estrategia política para posicionar la imagen del “Felo” en el Complejo Deliberante y su carrera como vice intendente, en un año electoral donde muchos lo ubican como un potencial candidato a la jefatura comunal, pero de todas maneras, su respuesta es con acciones y proyectos en un año inestable a nivel general.

Haciendo escuela al andar
De acuerdo a lo que manifestaron las autoridades del club, las primeras aulas se construirán en la misma manzana, justo en la parte del predio donde estaba ubicada las piletas de natación de la Escuela de Verano. La primera parte de la obra implica la posibilidad de contar con cuatro aulas, aunque dependerá de la necesidad y la demanda, ya que el primer año apenas podrán tener clases un solo curso o quizás dos. A medida que pasen los años, se añadirán la Primaria, pero la base está centrada en la Secundaria, con el agregado de que tendrá orientación al deporte y actividades vocacionales junto a la institución. El propio Bruno Lábaque, hijo del presidente y ex base de la entidad “Verde”, fue quien arropó la iniciativa, como una de las prioridades, a la par del armado del equipo para el Súper 20, la Liga Nacional, y también la Liga de las Américas, desafíos inminentes del plantel superior profesional.
Según comentaron desde la cúpula directiva de la entidad, no llegó a tiempo la aprobación para este 2018, la firma de parte del Ministerio de Educación Provincial, motivo por el cual habrá dilaciones con la inauguración y el cursado. Es que Lábaque (padre), no quiso utilizar sus influencias como presidente del Concejo Deliberante y su identificación con Cambiemos y el PRO, en función de evitar críticas en ese sentido, por aprovechar ventajas políticas en pos de una obra que incluso le sirve para imagen y para su plataforma electoral. Para evitar suspicacias, se sometió a la burocracia con sus pasos procesales.

Estadio y plantel, en conformación
En cuanto al hogar de Atenas, el “Felo” comentó que comenzarán en inicios de 2019 con el tramo final de las obras del estadio propio, situ en la misma sede. Ya hay acuerdo con la firma constructora y la compañía de seguro que será inversor principal, y en cinco meses quedarían las estructuras prefabricadas montadas, para después a fin de año poder cortar la cinta electoral. Habrá cambio transversal de su ubicación, que le permitirán avanzar con la construcción mientras siguen negociando la compra de las últimas tres viviendas lindantes al futuro estadio (según comentaron desde adentro, los propietarios solicitan cifras exorbitantes, casi extorsivas para abandonar los inmuebles), por eso que todo es cuestión de gestión para después soñar con una ampliación. La capacidad de aforo será de 3500 ubicaciones. En noviembre tendría ya su primer partido oficial, con la Liga en marcha.
¿Y el equipo? La apuesta sigue siendo dar rodaje a juveniles y jugadores propios, solo con un extranjero y Walter Herrmann como referente principal. Este proyecto u objetivo tiene que ver puntalmente por el elevado precio del dólar (Atenas tuvo cuatro foráneos la temporada pasada), es decir, más por necesidad que por convicciones propias pero bienvenido sea el puntapié inicial para darle más participación a la cantera. Lógicamente, el objetivo de protagonismo no será el mismo, y Lábaque sabe que eso puede ser un lastre político, después de que la vara quedara altísima en cuanto a las exigencias, tras el buen desempeño el torneo pasado y con su clásico rival, Instituto, disputando la final de la Copa Sudamericana. Por eso, aunque no desmientan, siguen esperando al posibilidad de algún refuerzo de fuste para antes del inicio de la Liga de las Américas por más que el discurso oficial siga hablando de austeridad.
En un año eleccionario, Lábaque apuesta más fuerte como presidente de Atenas que en su carrera al despacho principal del edificio “6 de Julio”. Escuela y estadio propio, plantel en el máximo torneo internacional del continente son argumentos sólidos para sustentar su proyecto. La otra campaña (la política) también está en marcha, sin embargo, por más que le pueda dar réditos en simultáneo, hoy las acciones son más fuertes a partir de mejorar el club de toda su vida.



Dejar respuesta