UNC financiará campañas rectorales (prueba piloto)

En su última sesión del año, el Consejo Superior aprobó un presupuesto de 2 millones de pesos que se dividirá en partes iguales entre los candidatos que participen. Buscan nivelar las oportunidades de competir.



La primera elección directa de rector y vicerrector de la UNC ya tiene tanto fecha oficial como reglamento propio. En la que fue la última sesión del año, los miembros de Consejo Superior dieron aprobación a las normativas pertinentes para dejar en marcha el proceso electoral que se consumará en los comicios del 16 de mayo de 2019.
La novedad más destacada fue la aprobación de una resolución que establece, por primera vez en la Universidad, el financiamiento público de campañas electorales. Los consiliarios dispusieron que se destine un monto de 2 millones de pesos a este fin, el que se repartirá en partes iguales entre los distintos candidatos a rector que participen de los comicios.
La medida fue aprobada por unanimidad, y el objetivo de esta erogación es tender hacia una distribución más equitativa de los recursos de campaña con los que cuenta cada candidato.
Hasta ahora, las campañas electorales de la UNC siempre han tenido un financiamiento exclusivamente privado. La aprobación de esta resolución implica un experimento para los claustros universitarios, que posteriormente podrían evaluar la extensión de esta modalidad al resto de los comicios de la Casa de Trejo.

Reglamento electoral
La primera elección directa rectoral coincidirá con los comicios de consejeros y consiliarios estudiantiles de todas las Facultades, celebrándose el “tercer jueves de mayo”. La modalidad de sufragio será la boleta única, que tendrá el mismo diseño y características que la utilizada en los comicios decanales, es decir, con la foto de ambos candidatos de cada fórmula (rector y vicerrector) y ordenada según sorteo público entre las distintas listas.
Para participar, las fórmulas de candidatos deberán presentar avales firmados por miembros de cada uno de los cuatro claustros: docentes, no docentes, estudiantes y graduados. La cantidad de dichos avales será equivalente al 5 por ciento de los votantes efectivos de la última elección.
Según estimaciones preliminares, el próximo año las cantidades de avales rondarán los 250 profesores, 150 no docentes, 450 graduados y casi 3 mil estudiantes, sin diferenciar la unidad académica de procedencia. Para simplificar su recolección, el periodo de campaña tendrá una duración de 30 días hábiles, comenzando dos semanas antes del vencimiento para la presentación de candidatos.
Aquellas fórmulas que cumplan con los requisitos legales y formales para competir, gozarán el año que viene de financiamiento público, con el que podrán complementar los aportes privados que reciban.
Para mejorar la transparencia del proceso, el dinero no será entregado a los apoderados de cada fórmula. Por el contrario, estos podrán presentar facturas a la UNC que serán pagadas directamente al proveedor del servicio o producto de campaña.
Esta innovación en el mundo electoral universitario se ha establecido por única vez para esta elección en particular. Los consiliarios buscan así tener la posibilidad de confirmar, modificar o revocar esta propuesta para futuras elecciones, así como también considerar su ampliación a otras elecciones (por ejemplo, decanales, estudiantiles, etc.).
Asimismo, el reglamento electoral para rector mantiene las disposiciones que figuran en su equivalente para decanos, como son la realización de un debate público y el acceso a espacios gratuitos de propaganda en los medios oficiales de la UNC.

Cardioprotección y cárceles
La prolongada sesión del Consejo Superior tuvo una variada composición de temáticas. Entre ellas, el cuerpo aprobó el proyecto UNC Cardioprotegida, presentado por los consiliarios de las bancadas estudiantiles de Franja Morada y el Movimiento Nacional Reformista (MNR).
Se trata de una iniciativa para instalar desfibriladores en todos los edificios y espacios de la Casa de Trejo, y comenzar un plan de capacitación que abarcarían, en un primer momento, al personal no docente y, posteriormente, al resto de los claustros.
Por otra parte, se dio aprobación a un proyecto de fortalecimiento de la educación en las cárceles provinciales, también impulsado por el tándem Franja Morada – MNR. Actualmente, las Facultades de Derecho y de Filosofía y Humanidades dictan clases a estudiantes en contexto de encierro. La resolución aprobada ayer busca que más unidades académicas generen propuestas académicas tanto formales como no estructuradas.



Dejar respuesta